Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Cambio climático

La disminución de los glaciares, un efecto del calentamiento

  • El fenómeno supone una amenaza de inundaciones y la pérdida de acceso al agua

Un bloque de hielo desprendido de un glaciar

Un bloque de hielo desprendido de un glaciar

EFE
0
Actualizada 04/12/2014 a las 11:58
  • EFE. Lima
El retroceso de los glaciares se acelera rápidamente en distintas partes del mundo debido al calentamiento global, lo que supone una grave amenaza de inundaciones y desastres naturales, así como la pérdida de especies y acceso al agua natural.

En una cadena de nevados tropicales, como la Cordillera Blanca de Perú, la disminución ha sido de 22 por ciento entre 1970 y 2003, mientras que en el mar de Amundsen, al oeste de la Antártida, la pérdida anual ha sido de 83.000 millones de toneladas de hielo desde 1992.

Las montañas ocupan el 24 por ciento de la superficie mundial y albergan a 1.200 millones de personas en las comunidades aledañas.

La mitad de la población asentada en las regiones montañosas de los países en desarrollo sufren de hambre crónica y la mayoría viven en extrema pobreza, lo cual agrava la situación social por el deshielo de los glaciares, explicó la portavoz del programa 'Hombre y Biósfera' de la Unesco, María Rosa Cárdenas.

"La montaña es un regulador del clima, es un regulador de las corrientes del viento, de los flujos del agua, y puede brindar una cierta protección contra los riesgos naturales", explicó Cárdenas.

"La situación en otras partes del mundo es similar a lo que se ve en América Latina, un retroceso glaciar y pérdida de la masa, lo que está conllevando en gran parte a uno de los principales problemas que es la aparición de lagos de origen glaciar", agregó Cárdenas.

Estos lagos tienen un gran volumen de agua, procedente de un glaciar derretido, pero en un lugar inestable y que, de un momento a otro, se rebalsa y puede generar "daños enormes" en las poblaciones por inundaciones repentinas, anotó la especialista.

Este programa de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura presentó en Lima, durante la Conferencia sobre Cambio Climático de las Naciones Unidas, una exposición de imágenes de satélite sobre el estado de los glaciares en el mundo como consecuencia del cambio climático.

La muestra 'Los impactos del cambio climático en las regiones montañosas del mundo' muestra 23 imágenes de la Agencia japonesa de Exploración Aeroespacial, la Agencia Espacial Europea y el Servicio Geológico de Estados Unidos en paneles instalados en la Municipalidad de Lima.

Cárdenas señaló que solo en uno de los 23 glaciares analizados para la muestra, ubicado en Noruega, registró un retroceso en la disminución de la masa glaciar.

"Hay glaciares que en diez años retrocedieron uno o dos kilómetros, pero en otros glaciares podemos ver un retroceso mucho más grande en cincuenta años", dijo.

"Es un poco difícil hablar de lo que está pasando a nivel mundial, de cuántos kilómetros están retrocediendo porque ni a nivel mundial ni regional podemos dar un número exacto", añadió.

En el caso de los glaciares tropicales, la monitorización ha registrado retrocesos importantes, como el nevado Quellcaya, en la región peruana de Cuzco, donde su principal lengua glaciar Kori Kari retrocedió 1,2 kilómetros en 1978 y en 2008.

El terreno que rodea a los glaciares suele tener rocas sueltas y esta inestabilidad empeora cuando hay sismos, como en Perú.

Precisamente, en los poblados de la Cordillera Blanca fallecieron al menos 30.000 personas durante treinta catástrofes naturales ocurridas entre 1941 y 2005, de acuerdo a los estudios recogidos por la Unesco.

Por su parte, en una zona de la Antártida, el derretimiento de los glaciares triplicó su ritmo en la última década, según un estudio de la Universidad de California en Irvin y del Jet Propulsion Laboratory de la Nasa.

Los glaciares en el mar de Amundsen, al oeste de la Antártida, han perdido 83.000 millones de toneladas anuales desde 1992, y el ritmo de derretimiento subió a 16.300 millones de toneladas anuales desde 2003, indicó la investigación difundida esta semana en Lima.

Parte de las consecuencias de la pérdida de los glaciares es tener que adaptarse a saber con qué cantidad de agua podremos contar para beber o regar los cultivos, así como para generar energía.
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra