Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Literatura

Juan Manuel Montilla 'Langui': "Soy un imperfecto feliz"

  • El actor, que nació con una parálisis cerebral, publica un libro con una lección de optimismo

Juan Manuel Montilla 'Langui'

Juan Manuel Montilla 'Langui'

EFE
0
Actualizada 02/12/2014 a las 16:34
Etiquetas
  • EFE. Madrid
A pesar de su "imperfección", como él llama a su discapacidad, Juan Manuel Montilla 'Langui' no se cambia por nadie, aunque reconoce, eso sí, que una vez al mes le gustaría tener un "cuerpo en condiciones" para, por ejemplo, jugar al fútbol. "Soy un imperfecto feliz. Mola", aseguró.

Y de felicidad e imperfección habla 'Langui' en su nuevo libro, escrito en los ratos libres que ha logrado arañar a su más que agitada vida laboral, pues no para de escribir canciones, de dar conciertos, de hacer radio o de rodar para una exitosa serie de televisión ('El chiringuito de Pepe'), entre otras muchas actividades.

"¡Estoy en racha!, y que no se acabe", comentó en una entrevista este joven hiperactivo que nunca se ha puesto límites en la vida. "Me gusta probar, investigar, dar siempre el cien por cien", insistió.

'Cómo ser un imperfecto feliz' (Martínez Roca), su tercer libro, es, por encima de todo, un canto a la vida, una lección de optimismo dictada por un chico de barrio, Pan Bendito, en la periferia sur madrileña, que, tras nacer con una parálisis cerebral, podría haber estado condenado a una vida infeliz. "Ha sido todo lo contrario, aunque no ha sido fácil", reconoció ahora, a sus 35 "tacos", que, coqueto, le cuesta confesar.

Llegada al mundo que 'Langui' cuenta, no sin cierta guasa, en su libro. "Creo -escribió- que la cigüeña pasaba por un IKEA, se distrajo, soltó la bolsa y caí directo a un almacén. Allí me ensamblaron mal".

Que nadie piense que fue un niño infeliz. Es más, aseguró tajante que su infancia fue "muy feliz", gracias a unos padres que trabajaron y lucharon mucho para sacarle adelante, para pagarle las muchas operaciones que sufrió y la posterior rehabilitación, y a unos amigos del barrio -'el Hugo', 'el Félix', 'el chepa', 'el rata'...- que le trataron como a uno más. Y que, a la hora de jugar con él, no pusieron más limitaciones que las derivadas de sus "limitaciones de fábrica".

"Soy muy afortunado pues siempre he gozado de un grupo de amigos que me han ayudado a ser feliz, que me han tratado como a uno más. Han contado conmigo para todo. Para jugar al fútbol, para ir de discotecas,...Y si no podía llegar a un sitio, por mis limitaciones, pues íbamos a otro. También me he tenido que enfrentar a la crueldad de otros, a la chulería, el vacile, a la ley de la calle que imperaba en el barrio", relató.

"Las imperfecciones -comentó el ganador de dos Goyas por la película 'El truco del manco'- tienen su encanto, nos hacen muy nuestros, diferentes. Todos somos imperfectos. Lo importante es saber sacarles partido. Es lo que yo he hecho. Las trabajo, han ido evolucionando conmigo y me hacen sentir feliz".

'Langui' -de lánguido, mote que heredó del señor Matías, "que en paz descanse", un vecino del barrio también discapacitado- ha escrito este "desnudo emocional" para sí mismo -"me he quedado muy a gusto", reconoció- y para otras personas a las que su experiencia les pueda ser útil para buscar y encontrar la felicidad. "Es el libro de un imperfecto para un lector imperfecto", apostilló.

Libro que confía lean sus dos hijos -de ocho y cinco años- cuando sean un poco más mayores, para que "conozcan mejor a su viejo. Verán lo que fui y sentí. Con el tiempo me he dado cuenta de que los padres tenemos que ser un referente para nuestros hijos. Los míos lo fueron para mí. Cuando eres joven buscas esa referencia en un futbolista, un deportista, en un cantante, en un amigo... pero son los padres los referentes de verdad".

Partiendo de la base de que la felicidad son "instantes fugaces", hay muchas cosas en la vida de 'Langui' que le hacen sentirse feliz. "Me gusta mucho la vida, la luz del día, integrarme con la gente, salir todos los días de casa, ver el movimiento de la gente por la calle, de aquí pa'allá,...Me gusta mirar, observar, reír, componer, conversar...Y estar con mi familia y mis amigos".

Aunque también hay otras muchas que le hacen sentirse infeliz. "Ver cómo está todo en general. Cuando pienso en la pensión que le ha quedado a mi padre, después de trabajar como un c...toda la vida. O ver a mi madre levantarse todos los días a las cinco de la mañana para irse a trabajar a la otra punta de Madrid, a servir, que le paguen ná y menos y que el jefe le hable mal, a sus casi sesenta años. Ver que los amigos no llegan a fin de mes, no pueden pagar la hipoteca...".
Etiquetas
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra