arquitectura

​Foster evoca en los coches de Cuba las ganas de vivir

  • El arquitecto británico ha participado este domingo en el 'Hay Festival' de Segovia

​Foster evoca en los coches de Cuba las ganas de vivir

El británico Norman Foster (i), uno de los arquitectos más creativos del mundo, a bordo de un Hispano Suiza de 1922, en Segovia

efe
0
Actualizada 28/09/2014 a las 17:24
Etiquetas
  • efe. segovia
El británico Norman Foster, uno de los arquitectos más creativos del mundo, ha evocado este domingo la arquitectura y el diseño de los vehículos de los años cuarenta y cincuenta en Cuba y lo ha identificado con las ganas de vivir y el optimismo de las gentes de entonces, "que miraban al futuro".

Junto con su esposa, Elena Ochoa, y el director de cine David Trueba, Foster ha participado este domingo en el Hay Festival de Segovia, donde se ha presentado el libro del periodista Mauricio Vicent "Havana. Autos and Architecture", que surgió a raíz de los viajes de este arquitecto a la capital cubana.

Quizá, para quien fue galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de las Artes en 2009, la sociedad actual tenga unos coches más seguros y con un menor consumo "pero algo se perdió, ya no tienen personalidad, no evocan tiempos futuros".

Hay lazos entre los vehículos, algunos inspirados en diseños aeronáuticos, y la arquitectura en la isla caribeña, de ahí que Foster opine que el libro está hablando de la historia de Cuba a través de la vida de los vehículos.

En realidad, según la editora Elena Ochoa, la historia que rodea al libro es un "manifiesto de amor", desde la elaboración de la cuidada edición por la editorial Ivorypress, al amor por la Habana y los automóviles, a punto de desaparecer, algunos que ya son historia porque han desaparecido las matrículas que llevaban.

Norman Foster ha llegado a la antigua iglesia de San Juan de los Caballeros, del románico, lugar del encuentro, a bordo de un flamante Hispano Suiza de 1922, en el que ha viajado por calles del recinto histórico junto a Trueba, Vicent y el fotógrafo Nigel Young, autor de algunas de las imágenes de la publicación.

Es cierto, como reconoce Foster, que la arquitectura y los coches se encuadran en compartimentos separados, pero el arte les une, además de que se puede hablar de historia a través de la vida de los vehículos.

En sus viajes a La Habana con Elena Ochoa, según ha confesado, a Foster le envolvió el "cambio tan dramático de Cuba", a la que ha definido como un museo viviente del automóvil americano y llena de contradicciones ya que los embargos provienen de Estados Unidos y muchos motores de la antigua Unión Soviética.

Esta historia, según su protagonista, también autor del epílogo de la publicación, nació de una arquitectura a punto de derrumbarse en diálogo con unos vehículos hartos de visitar el taller, pero rodando, por lo que a través de la historia de los coches se cuenta también la trayectoria del lugar.

Faltaba un hilo conductor, que es donde ha entrado en juego Mauricio Vicent, en ese relato de las historias de las gentes vinculadas a los coches, a la vida en la isla, para terminar siendo una obra sobre "lo que ha pasado y pasa en Cuba, la radiografía de un momento que no se repetirá", ha matizado el autor.

Vicent ha utilizado para los coches la definición que emplean los arquitectos para los viejos edificios que aún se mantienen en pie "estática milagrosa" y ha destacado el trabajo que realizan los mecánicos, definidos como personajes secundarios, ante la ausencia de piezas, fabricándolas en tornos de más de cien años.

Se trata de un homenaje al ingenio cubano que ha logrado mantener en pie coches con más de sesenta años de vida y saber combinar piezas de vehículos de ahora que sirvan para sus antecesores.

Aún Foster está muy sorprendido de "cómo de unos talleres tan sucios y desorganizados, como los de La Habana, pueden salir estos coches, del caos, al final, surgen unos coches perfectos, con toda la pátina del tiempo".

Como anécdota ha hablado de un Chevrolet de 1957 con motor de una lancha rápida, al que le introducen en el maletero sacos de arena para que no se levante al rodar, o del paralelismo que existe hoy entre la imagen de otro vehículo de la misma marca color verde surf aparcado ante el Hotel Riviera, como si fuera entonces pero sin mafiosos, ha evocado Vicent.

Trueba, seleccionado para representar a España en los Óscar, ha coincidido en que se trata de un libro de amor "a la superación a las dificultades de la gente en Cuba y al coche como ideal del hombre que busca chica y que habla de que no tiene un sitio particular al que ir, como la canción de amor". 
Etiquetas
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE