Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Sevilla

Los cohetes no molestan pero el dominó sí

Normativa en Sevilla que prohibe las conversaciones "extremadamente altas

El dominó, prohibido en las calles de Sevilla
El dominó, prohibido en las calles de Sevilla
AP
  • Colpisa. Sevilla
Actualizada 26/07/2014 a las 06:00
Se acabó pasear por la calle y saber la hora a través de alguno de los campanarios repartidos por la ciudad. Nada de jugar al dominó en la calle, hacer rodar los bidones de cerveza para llevarlos del camión al bar o poseer sillas sin los correspondientes amortiguadores en las patas. Y ni pensar en dejar solo al perro en la terraza o que salte la alarma del coche durante más de tres minutos, dado que la Policía Local podrá retirar el vehículo.

El Ayuntamiento de Sevilla aspira a convertir la ciudad, tradicionalmente bulliciosa, en un remanso de paz con la aprobación de una polémica ordenanza contra la contaminación acústica con la que, en principio y entre otras cosas, se trataba de poner coto a las conocidas quejas por exceso de ruido procedentes de los bares.

El texto prevé sanciones desde un mínimo de 300 euros a un máximo de 300.000 euros en función de la gravedad de la infracción, y solo permite los ruidos en caso de fiestas señaladas, como la Feria de Abril o las romerías, por lo que se da la paradoja de que las hermandades religiosas sí podrán tirar cohetes, pero no se podrán lanzar en manifestaciones de carácter político o en las celebraciones deportivas.

Un elemento que ha suscitado el rechazo de ciudadanos y plataformas vecinales, que protestan también ante el exceso de regulación de situaciones cotidianas, como la realización de pequeñas reparaciones domésticas en el propio domicilio o la intensidad de las sirenas de ambulancia o incluso los acelerones con el coche.

Reprochan además que se otorga un excesivo poder a la Policía Local, cuyos agentes decidirán que la grúa se puede llevar un vehículo si la alarma emite un ruido insoportable, o si el vecino del cuarto, por ejemplo, se excede en la práctica de un instrumento musical. También tendrá potestad para clausurar o sancionar a un bar sin llevar sonómetro.

Una queja, la de la falta de unificación de criterios y la responsabilidad del agente sometida unicamente al sentido común, que también molesta a los propios policias, los mejores conocedores de que el exceso de ruido es una de las protestas más reiteradas por los ciudadanos a lo largo de la jornada, especialmente por la noche.

Una gran cantidad de denuncias, aseguran desde el Sindicato de Policía Local, refieren al molesto ruido procedente de los veladores situados bajo los domicilios, los bares de copas o discotecas, y constatan que las actividades contaminantes acústicamente en no pocas ocasiones están situadas en zonas residenciales.

En este sentido, la nueva norma prohibe consumir de pie, servir bebidas o comidas junto a la ventana del mostrador, usar un sistema de megafonía para anunciar al público las consumiciones ya preparadas o disponer televisiones en la calle para ver el fútbol por ejemplo.

Tampoco quedan permitidas actividades fuera del bar como atracciones infantiles o futbolines, jugar al dominó o los dados por su impacto acústico, las conversaciones "excesivamente altas", la preparación de comida o cantar y tocar instrumentos.

Y aunque no discotecas o bares, si permite desarrollar actividades de hostelería con música o karaokes colindantes con viviendas, aunque no en el mismo bloque. Es precisamente este punto, considerado un "retroceso respecto a la anterior normativa de 2005 por la oposición, el que lleva al sindicato policial a denunciar que la ordenanza no protege a los vecinos sino que blinda la actividad contaminante, al entender que se debería haber hecho un plan de acción más efectivo en las zonas ya saturadas evitando la implantación de nuevas actividades.

La polémica norma fue presentada durante el pasado verano, aunque ante la avalancha de alegaciones, más de un millar procedentes de todos los sectores, desde vecinos a policías pasando por la oposición, no ha sido hasta ayer cuando ha sido aprobada por el consistorio.


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE