Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Guia de Salud
Menu Suplemento Salud
sanidad

La llamada enfermedad del 'hombre torcido' sale de África

  • El chikungunya da el salto a América Central desde África y desata el pavor entre las autoridades sanitarias

0
07/07/2014 a las 06:00
Etiquetas
  • colpisa. madrid
El 'hombre torcido' ha dado un salto sorprendente para la comunidad médica. Un bote inesperado que le ha llevado a sobrevolar todo un océano para causar muchos problemas a las autoridades sanitarias de América Central y el Caribe. Viaja a bordo de los mosquitos, aunque hasta ahora no había conseguido ir tan lejos desde su Tanzania natal. Porque 'hombre torcido' o 'doblado por el dolor' es la traducción del makonde de la palabra chikungunya, una enfermedad conocida solo hace seis décadas y que no tiene cura.

Los primeros casos de este mal se conocieron en el país africano en 1952, donde se mantuvo controlado. Desde 2004, se han conocido nuevos brotes por el continente negro, en varias islas del océano Índico, Australia, India, Indonesia, Birmania, Maldivas, Sri Lanka o Tailandia. Tres años más tarde, apareció el primer caso europeo en Italia, en la región de Emilia-Romagna. Era la primera vez que se producía un enfermo autóctono, es decir, que fue picado porque las poblaciones de mosquitos de una determinada zona han sido infectadas.

"Es una enfermedad que estaba muy localizada en la zona tropical de África, pero ya no hay fronteras porque ha encontrado un nuevo vector (modo de transporte) en el mosquito tigre", explica el doctor José Ramón Yuste, especialista en enfermedades infecciosas de la Clínica Universidad de Navarra. Este mosquito (Aedes albopictus) se extendió por Europa desde Asia a partir de 1979, España incluida.

Antes ya se habían producido casos importados. Personas que habían visitado países peligrosos por el chikungunya y que la desarrollaron en su lugar de origen. "Puede tardar entre una y dos semanas en aparecer", apunta el doctor Yuste. En estos lugares tropicales la picadura más habitual es a través de otro mosquito, el Aedes aegypti, también responsable de la fiebre amarilla o el dengue. Con esta última patología conserva ciertas similitudes: fiebre de corta duración, manchas en la piel y dolores en las articulaciones hasta tal punto que puede impedir a las personas abrir una botella de agua. Unos dolores que pueden alargarse en el tiempo se pueden convertir en crónicos. "Tiene una baja mortalidad, pero una morbilidad complicada porque no hay una vacuna concreta para la enfermedad", comenta el doctor Yuste. "Solo funciona la prevención y que los grupos de riesgo (personas mayores o con una enfermedad crónica) acudan a sus médicos", añade.

Por el momento, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) ha contabilizado 4.721 casos confirmados y 21 muertos hasta el 27 de junio en Centroamérica y el Caribe, desde que en diciembre de 2013 apareciera el primer caso en las Antillas Menores. No obstante, la OPS destaca que hay 259.723 casos sospechosos, de los cuales la mayor parte pertenece a la República Dominicana (135.835). En Estados Unidos ya se han confirmado otros 73 casos de la enfermedad, que ha llegado hasta Argentina en esta evolución.
Etiquetas
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra