Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
EDUCACIÓN

La universidad pública española es la sexta más cara de la Unión Europea

  • Estudiar una carrera en España en un centro público cuesta entre 700 y 2.600 euros por curso; varía en función de la CCAA

Estudiantes en el campus de la UPNA

Estudiantes en el campus de la UPNA

CALLEJA (ARCHIVO)
1
21/06/2014 a las 06:00
  • colpisa. barcelona
Si la sociedad española quiere tener una universidad pública elitista, a la que solo puedan aspirar los alumnos de familias con alto poder adquisitivo, el modelo actual es el adecuado, ya que se tiende a ello. Si por el contrario el objetivo es otro, que el acceso a la universidad esté al alcance de toda la ciudadanía, independientemente de su nivel de ingresos, ha llegado el momento de parar y repensar el sistema. Esta es la principal conclusión de un informe que analiza el coste de estudiar una carrera universitaria en Europa y que, como ocurre en la mayoría de los ránkings relacionados con la educación, como el informe PISA, España no sale bien parada en comparación con sus vecinos.

Así, la universidad pública española es la sexta más cara del viejo continente, solo superada por Reino Unido, Eslovenia, Irlanda, Hungría y Letonia. Estudiar un grado en España en un centro público cuesta entre 700 a 2.600 euros por curso -varía mucho en función de la carrera y de la autonomía (Cataluña es la más cara)-, mientras que hay 11 países de nuestro entorno (Austria, Dinamarca, Estonia, Finlandia, Grecia, Malta, Noruega, Suecia, Turquía, Chipre y República Checa) en los que estudiar sale gratis y 12 (Polonia, Francia, Alemania o Bélgica, entre otros) en los que hay que pagar de 7 a 1.000 euros por cursar un grado universitario. El Estado europeo que peor trata a sus universitarios es Reino Unido, donde estudiar una carrera en un centro público puede salir por 11.000 euros anuales, una cifra desorbitada y solo apta para hijos de millonarios.

Según Vera Sacristán, autora de 'El coste de estudiar en Europa', elaborado por el Observatorio del Sistema Universitario (OSU), este trabajo tira por tierra algunos tópicos. Por ejemplo, que la educación universitaria solo sea un tema capital y bien tratado en los países nórdicos (los que se llevan las mejores notas en todos los estudios), pues estados bien alejados del norte, como Turquía, Chipre, Malta o Grecia costean el 100% de los estudios universitarios. Una segunda lectura, centrada en España, concluye que los alumnos de familias con menor poder adquisitivo están empezando a renunciar a los estudios más caros, como son las carreras científico-técnicas.

Para los alumnos españoles el castigo es además doble, ya que no solo deben afrontar unos costes muy elevados, que se han incrementado en torno al 50% en la última década, sino que encima cuentan con pocas ayudas. De hecho, el estudio señala que cuanto más altos son los precios, más bajo es el porcentaje de estudiantes que lo pagan, con sólo dos excepciones: España y Reino Unido. Nuestro país, según el informe, no dispone ni de deducciones del IRPF, ni de subsidios destinados a las familias con hijos que estudian en la universidad, a pesar de que son iniciativas bastante habituales en otros países y el Gobierno tampoco ofrece préstamos al estudio, normalmente sin intereses o a tipos muy bajos. Llama la atención asimismo que los países que conceden más becas son los mismos donde los estudios son gratuitos. Se trata, en este caso, de ayudas orientadas a compensar el coste de oportunidad del estudio, es decir, de becas salario.

MÁSTERES CAROS

Algo parecido pasa con los estudios de máster. En la gran mayoría de los países, asegura el informe, estudiar un máster cuesta lo mismo o poco más que un curso de grado. España se sitúa entre los 7 estados donde los másteres son sustancialmente más caros que las carreras de grado, en torno a un 67%, con cuotas que van de los mil a los 5.000 euros, siempre en el caso de la universidad pública.

"El país debe tener claro cuál es su posición: si creemos que tener universitarios con independencia de sus situación económica es un bien para el país, entonces hay que recular y volver hacia grupos de países con precios más bajos", señala Vera Sacristán. En cambio, "si creemos que ser universitario es una inversión personal que se la debe costear el estudiante, estamos en el lugar adecuado", concluye.
Selección DN+


  • opino
    (22/06/14 00:17)
    #1

    Es bastante cara pero también es bastante laxa repartiendo títulos, así que se compensa. Lo malo es que ahora sale caro ser titulado universitario porque después no hay trabajo.

    Responder


Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra