Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

arquitectura

Londres no quiere apagar la luz por los rascacielos

La construcción de 236 de estos edificios genera un debate en el que participa Carlos de Inglaterra

Ampliar Londres no quiere apagar la luz por los rascacielos
Londres no quiere apagar la luz por los rascacielos
  • colpisa. madrid
Actualizado el 21/04/2014 a las 06:00
Frente a la desmesura de los infinitos rascacielos de Nueva York, Londres siempre ha presumido de sus bajas casitas. Así, el pijo Chelsea y el obrero East End no tienen nada en común: solo una planificación arquitectónica que nunca ha querido tocar las nubes. Hasta hace unos años, los edificios altos eran una excepción en la ciudad y las novelas de Dickens y las películas románticas como 'Notting Hill' han perpetuado esa imagen. Pero las cosas comenzaron a cambiar con The Gherkin (El Pepinillo), la popular construcción ideada por Norman Foster para presidir la City. Y justo diez años después de la inauguración de este nuevo símbolo de la ciudad, que se conmemorará el 28 de abril, cuando los rascacielos han comenzado a asomarse a la capital económica de Europa (The Shard, el edificio más alto de Europa con 310 metros, es el último ejemplo) y decenas de ellos están ya en proyecto, el debate ha llegado a la calle.

Según una encuesta de Ipsos, el 32% de los londinenses no quiere que se construyan más edificios altos, el 26% aprueba que sí se hagan y un importante número de indecisos se debate entre los dos puntos de vista. Y es que de acuerdo a las previsiones del Ayuntamiento, la ciudad necesitará 400.000 nuevas viviendas en la próxima década y los rascacielos parecen la solución más factible para dar respuesta a esta carencia. Algunos, incluso, recuerdan que los ecologistas no lo ven con malos ojos, ya que los edificios altos evitan que la ciudad se extienda, lo que hace que el uso del coche, y por tanto, las emisiones de CO2, no se disparen, en una ciudad de por sí muy contaminada. En total, están proyectados en Londres 236 edificios de más de 20 plantas.

Pero en la capital más cara de Europa, esta repentina fiebre de los rascacielos augura una nueva subida del precio de la vivienda. La mayoría de ellos albergará pequeños y lujosos apartamentos, y está proyectada en las orillas del Támesis porque los nuevos propietarios siempre los prefieren con vistas al río. El metro cuadrado en la ciudad está a 10.000 euros, y los pisos situados junto al Támesis, como aquel en el que residía la pareja protagonista de 'Match Point', cuestan, muchas veces, lo que pida el propietario.

Además, los vecinos han descubierto que los rascacielos pueden arrebatarles de golpe uno de los bienes más preciados en Londres: el sol. Escaso ya de por sí en una ciudad donde en invierno anochece a las cuatro de la tarde, la perspectiva de tener todo el día la luz encendida por culpa de los grandes mamotretos indigna a más de uno. Entre ellos se encuentra el mismísimo príncipe Carlos, que ha alertado contra la "contaminación visual" y ha reclamado menos pisos caros y más viviendas asequibles para conseguir una ciudad "más humana".
volver arriba

Activar Notificaciones