Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Salud

Hallan "deficiencias nutricionales" en 9 de 10 menús de comida rápida

  • Los menús en Pamplona son un 28% más caros que en el resto de España y hay que desembolsar una media de 16,4 euros

Una mujer come una hamburguesa
Una mujer come una hamburguesa
archivo
  • EUROPA PRESS. Pamplona
Actualizada 11/02/2014 a las 13:30
Eroski Consumer ha analizado un total de 100 propuestas de menús de comida rápida seudosaludables en diez ciudades de España. En el caso de Pamplona, nueve de los diez menús estudiados presentan "deficiencias nutricionales".

En una nota, Eroski Consumer ha señalado que "en España cada vez se consume más 'fast food', aunque en los últimos tiempos, las cadenas de comida rápida, motivadas por la mayor preocupación de la sociedad por su salud, introducen elementos saludables en sus menús". Eroski Consumer ha querido "comprobar la calidad dietética de estos menús, aparentemente más benévolos".

Para ello, se analizaron un total de 100 propuestas de menús seudosaludables en diez ciudades: A Coruña, Barcelona, Bilbao, Logroño, Madrid, Pamplona, San Sebastián, Sevilla, Valencia y Vitoria.

Se decidió dejar de lado las grandes franquicias, ya que los resultados hubieran sido poco dispares, según Consumer Eroski, que ha explicado que "en su lugar, se fijó la atención en establecimientos tradicionales y locales que incluyen en sus cartas hamburguesas, bocadillos, sándwiches, pizzas, platos combinados..."

En Pamplona se solicitaron diez menús saludables de comida rápida (compuestos por un plato principal, una guarnición o un entrante, una bebida y un postre); tres en los que el elemento principal fuese la hamburguesa, tres la pizza, dos el bocadillo y dos el kebab.

Los colaboradores de la revista se acercaban a cada local y solicitaban los menús más saludables, es decir, pedían al empleado del establecimiento que fuese él quien les aconsejase sobre qué era lo más saludable.

Según Eroski Consumer, la decena de menús analizados en la capital navarra obtuvieron una valoración media de 'regular', la peor y por debajo de la de la media del estudio (un 'aceptable'). Cinco de ellos aprobaron el examen de calidad dietética, pero los otros cinco lo suspendieron, tres con un 'regular' y dos con un 'mal'. Entre los aprobados, únicamente uno obtuvo una calificación de 'bien', mientras que los cuatro restantes se quedaban en el 'aceptable'.

CARENCIAS NUTRICIONALES

Por otro lado, Eroski Consumer ha indicado que "la comida y la cena son los momentos en los que habitualmente se suele tomar comida rápida". En ellos, ha añadido, "los requerimientos nutricionales demandan consumir cereales o tubérculos, verduras y hortalizas y una cantidad moderada de alimentos proteicos (carne, pescado, huevo, legumbres o frutos secos)".

En este sentido, se hallaron "diversas carencias nutricionales en la mayor parte de las propuestas recibidas". Entre las más importantes, la revista asegura que destacaba el hecho de que en cuatro de ellas se producía un desequilibrio nutricional.

Por otro lado, Eroski Consumer ha advertido de que "aunque las salsas acompañan y enriquecen los platos, hay que tener especial cuidado, ya que suponen calorías extra". En los menús pamploneses analizados, en siete incluían salsas en el plato principal (mayonesa, generalmente) y también en las guarniciones (aceite y vinagre para las ensaladas).

Por último, ha destacado que "siete menús analizados en Pamplona no ofrecían fruta fresca o lácteo sencillo como postre, cuando es una de las recomendaciones a la hora de comer equilibradamente". Otra de ellas, ha agregado, es beber agua: únicamente en tres de los menús analizados incluían esta opción. En cuatro, recomendaban refrescos, en dos de ellos sin azúcares añadidos.

16,4 EUROS POR MENÚ

Además, Eroski Consumer ha señalado que una de las características más atrayentes de la comida rápida es su precio, a priori bajo. Mientras los cien menús analizados en el estudio tenían un coste medio de 12,7 euros, los pamploneses eran un 28 por ciento más onerosos y había que desembolsar una media de 16,4 euros, el coste más alto del estudio.

Los menús más económicos, por su parte, se encontraron en Sevilla, donde el desembolso medio era de 7,9 euros, un 52 por ciento más baratos que en la capital navarra. La nota media en el examen nutricional de sus menús seudosaludables era de 'regular', al igual que los de Pamplona.


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE