Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
ADICCIONES

Varón de 35 años que vive en ciudad, nuevo perfil del drogodependiente

  • El Observatorio de Proyecto Hombre revela que presenta asimismo problemas de pareja y tarda 10 años en comenzar su rehabilitación

0
Actualizada 25/06/2013 a las 15:16
  • EFE. Madrid
El perfil de la persona adicta al consumo de drogas ha cambiado en los últimos cinco años y, actualmente, sus características son las de un hombre de 35 años, que vive en ciudad, presenta problemas de pareja y tarda casi diez años en comenzar su tratamiento de rehabilitación.

Estas son algunas conclusiones que se desprenden del "Observatorio Proyecto Hombre sobre el perfil del drogodependiente. Informe 2012", que ha contado con una muestra de 2.910 personas que son atendidas por esta ONG.

El director del Observatorio, Antonio Jesús Molina, manifestó que el aspecto fundamental del estudio es que ha aumentado el consumo de alcohol y cannabis, lo que rompe con el imaginario colectivo español que, usualmente, asocia el perfil del drogodependiente al del heroinómano o politoxicómano.

Proyecto Hombre ha identificado cuatro perfiles distintos que varían en función del tipo de sustancia consumida: alcohol (41,7 %), cocaína (31,4 %), heroína (5,1 %) y cannabis (7 %), mientras que también se da policonsumo en un 12 % de estos casos.

El primer perfil, cuya sustancia de consumo es el alcohol, corresponde con el de una persona casada (62,1%), su edad media es de 42,7 años, uno de cada tres tiene empleo y está compuesto mayoritariamente por varones, aunque es el grupo que cuenta con el mayor porcentaje de mujeres.

Asimismo, cuatro de cada diez personas atendidas por Proyecto Hombre presentan alcoholismo, una cifra que Molina ha considerado como "muy elevada".

Molina ha indicado que desde Proyecto Hombre desconocen si el consumo de alcohol ha aumentado debido la crisis económica, sin embargo, ha hecho hincapié en que la "importancia" de estos datos es que permiten saber a las ONG cómo actuar para tratar a este tipo de personas.

Además, éste es el grupo que más tarda en ponerse en tratamiento, casi 20 años, lo que, en opinión del experto, se debe a que el consumo de alcohol no está mal visto socialmente y la persona no es consciente del problema.

"Beber alcohol no conlleva ningún estigma social como sí sucede con la cocaína y el consumidor busca excusas a su comportamiento. No obstante, ha llegado el momento en que no podemos excusarlo más y hay que actuar", ha subrayado.

El segundo perfil, que corresponde a los consumidores de cocaína, incluye a varones con empleo (50 %), en su mayoría solteros, más jóvenes que los alcohólicos (con 33 años de media) y con problemas de pareja y familiares.

Molina ha comentado que es "complicado" mantener una relación de pareja si se toma esta sustancia y, de esta manera, es el grupo en el que más rupturas y divorcios se producen.

El tercer grupo que describe el estudio, que ha contado con la colaboración de la Obra Social La Caixa y la financiación de la Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas, incluye a heroinómanos y policonsumidores, quienes rondan los 35 años y viven en medios protegidos, como albergues.

Uno de los mayores problemas a los que se enfrenta este grupo es el acceso al mercado laboral, ya que, a diferencia de los consumidores de alcohol y de cocaína, los heroinómanos no trabajan y perciben sus ingresos de sus familias o de ayudas sociales.

A su vez, son los que presentan mayor porcentaje de delitos cometidos e infecciones por VIH y hepatitis C.

Por primera vez, se ha creado un perfil en el que se incluye a los consumidores de cannabis en tratamiento, grupo del que solo se había hablado en términos de prevención.

Este es el grupo más joven de todos (26 años de media), nueve de cada diez son hombres solteros, reciben sus ingresos de familiares y son los que más pronto piden asistencia a Proyecto Hombre tras 9 años y medio de consumo.

"Tenemos que prestar atención especial a los que consumen alcohol y cannabis porque se salen del planteamiento original del drogodependiente, a la vez que vemos cómo evolucionan los otros dos grupos para mejorar los servicios de asistencia y prevención social", sentenció Molina.
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra