Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Una mañana de corrillos en los escaños

  • La única "enmienda" aprobada fue a instancias de la Real Academia por una errata en el texto

Imagen de la noticia
Cristóbal Montoro (PP) conversa en la bancada socialista con Rubalcaba, Zapatero y Salgado. AFP
Imagen de la noticia
Sáenz de Santamaría y Alonso. EFE
  • MELCHOR SÁIZ-PARDO . COLPISA. MADRID
Actualizada 03/09/2011 a las 00:03

FUE una sesión extraña y un zoco casi desde el inicio. Las negociaciones de última hora, en vivo y en directo y en pleno hemiciclo para atraerse a CiU convirtieron la cámara en una suerte de mercado persa con ofertas y regateos. Nadie miraba a la tribuna desde la que se hablaba de reformar la Constitución. Todos los ojos estaban puestos en Josep Antoni Duran i Lleida, que hacía como que leía distraído un libro, sabedor, sin embargo, de que era el centro de atención de todos.

Los rumores crecieron cuando el grueso del Gobierno hizo su aparición en el hemiciclo con 15 minutos de retraso, apenas concluido un poco habitual Consejo de Ministros en el propio Congreso. Alfredo Pérez Rubalcaba también llegó media hora tarde.

El jefe del Gobierno pareció durante toda sesión absorto en sus pensamientos, a mil años luz del follón de idas y venidas de los diputados del PP, PSOE y CiU. Ni siquiera José Antonio Alonso, el jefe del grupo parlamentario socialista, se dignó a consultar con el "ausente" Zapatero los papeles.

Orden a los ujieres

Pero lo mejor estaba aún por llegar. El zoco se animó como un mercadillo en día de fiesta cuando Bono, al filo del mediodía, anunció que interrumpía "cinco minutos" para que le hicieran llegar las posibles enmiendas transaccionales antes de la esperada votación. Sáenz de Santamaría y Alonso abandonaron de inmediato el hemiciclo casi a la carrera.

Y fue entonces el momento de las imágenes "imposibles": Cristóbal Montoro (PP) charlaba animadamente con Zapatero, Rubalcaba y Salgado.

Para entonces, el ambiente de compadreo entre populares y socialistas levantaba ampollas entre los nacionalistas y los minoritarios de izquierda. El gesto torcido e indisimulado de Gaspar Llamazares era el fiel resumen del enfado del resto de los grupos. Duran Lleida seguía sumergido en la lectura.

Y de nuevo otra foto de las raras: Rajoy y Salgado charlando con toda cordialidad en el centro del hemiciclo. Las voces de los minoritarios arreciaron cuando los "cinco minutos" de Bono se habían convertido en cerca de media hora.

Entonces, Alonso y Sáenz de Santamaría irrumpieron en el hemiciclo con más papeles y, tras una rápida consulta a Rajoy y Rubalcaba -las dudas con este último se debían a una confusión por su mala caligrafía- se encaminaron a todo correr hacia Duran Lleida para hacerle la última propuesta.

Cuando Bono reinició la sesión, el cabreo de los diputados de IU, BNG, ERC y NaBai era más que evidente. Bono no les dejó hablar para explicar las razones de su fuga y les invitó a que se fueran ya del hemiciclo, antes de cerrar las puertas.

Al final se marcharon entre la algarabía general. Pero Llamazares se quedó para perpetrar su particular venganza contra populares, socialistas y nacionalistas catalanes. Eso sí, tras vetar la dos transaccionales, no pudo irse de la cámara porque Bono había ordenado a los ujieres que se convirtieran en cancerberos de las puertas. El diputado de IU tuvo que quedarse en un rincón y aguantar los abucheos de sus señorías.

Parecía que la mañana en el "mercado" del Congreso no podía deparar más sorpresas, pero faltaba José Bono. El presidente de la cámara anunció que acababa de llamar a la Real Academia de la Lengua porque había detectado una "incorrección lingüística" en la redacción de la reforma: decía "en relación al PIB" y debía figurar "en relación con el PIB". Los diputados accedieron por unanimidad a ese cambio de última hora.



volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE