Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Un programa bajo llave

  • Rajoy no pasa, de momento, de hablar de reparto "equitativo" de sacrificios, sin entrar en ningún tipo de detalles

Imagen de la noticia
Mariano Rajoy, en la convención de Málaga, entre su esposa, Elvira Fernández, y María Dolores de Cospedal. EFE
  • ANTONIO MONTILLA . COLPISA. MADRID
Actualizada 10/10/2011 a las 01:02

LOS ciudadanos saben que Mariano Rajoy aspira a liderar desde el consenso un gran proyecto reformista para lograr la recuperación de España y, si llega a La Moncloa tras los comicios del 20-N, gobernará desde la responsabilidad y con el compromiso de decir siempre la verdad, aunque sea incómoda de contar. Lo prometió el sábado.

También conocen los ciudadanos, porque también ayer lo contó el propio Rajoy en Málaga, que repartirá de manera "equitativa y justa" las cargas que tendrá que asumir el conjunto de la sociedad para vencer la crisis y retornar a la senda del crecimiento económico y de la creación de empleo.

Lo que los ciudadanos ignoran, cuando restan 42 días para las próximas elecciones, es qué tipo de reforma laboral quiere implantar Rajoy o, por ejemplo, si piensa incrementar el poder adquisitivo de los pensionistas, o si mantendrá los subsidios por desempleo.

Tampoco tienen claro, porque el líder popular aún no lo confirmó, si mantendrá la gratuidad de la educación y de la sanidad en los mismos términos que en la actualidad, o si el "imprescindible plan de ajuste" incluirá despidos de empleados públicos y mermas en este servicio.

Rajoy dejó en un cajón bajo llave su programa electoral y no lo presentó, pese a que lo había anunciado el 29 de julio, en la cita celebrada en Málaga.

No mentir, no prometer

La hoja de ruta con la que el PP piensa sacar a España del atolladero se convirtió en una especie de arcano al que sólo tiene acceso su más estrecho círculo de confianza, es decir, María Dolores de Cospedal, Soraya Sáenz de Santamaría, Ana Mato, Javier Arenas, Jorge Moragas y el coordinador del texto, Baudilio Tomé.

No cabe duda de que, en la mente del presidente popular, pesa de forma notable el amargo trance por el que pasó el primer ministro de Reino Unido, David Cameron, al que todas las encuestas otorgaban -como ahora a Rajoy- una holgada mayoría absoluta en las elecciones de mayo de 2010 y, sin embargo, acabó necesitando la ayuda del Partido Liberal para formar Gobierno. Los analistas achacaron este retroceso de última hora al plan de ajuste que anunció Cameron durante la campaña electoral.

El PP quiere evitar a toda costa que su jefe de filas pague ese peaje. Las medidas impopulares, si las hay, se conocerán en el momento necesario, nunca antes.

Mientras tanto, la regla de oro de los populares es no mentir a los ciudadanos ni prometer aquello que suponga un costo económico difícil de asumir en época de vacas flacas.

Rajoy, más allá de que siga los pasos de Cameron o no, optó por una fórmula similar a la que recurrió el presidente de EE UU, Barack Obama. "Os digo que España puede y va salir de la crisis pese a que tendrá que sobreponerse a la peor herencia imaginable que ningún gobierno ha legado jamás al siguiente" en España.

Dos recuerdos

De momento, Rajoy prometió que enfrentará la "gravísima" crisis económica, social y política "sin miedos, con prudencia, pero con el atrevimiento que la situación exige".

Abundó que los presidentes José María Aznar, en 1996, y Adolfo Suárez, 20 años antes, tuvieron que lidiar con escenarios igualmente complejos, conscientes de que la respuesta a dicha contingencia no iba a ser fácil. "Y lo lograron", apostilló.

Pero la explicación del secretismo de Rajoy puede ser más prosaica. Algunas fuentes apuntan a que no quedó del todo contento con el contenido de parte del borrador que le presentaron los redactores del programa, aunque tampoco descartan que, sencillamente, estemos ante otro movimiento de ajedrez de Rajoy, que prefiere aguardar a que Alfredo Pérez Rubalcaba comunique su ideario.



volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE