Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca

Rubalcaba recurre al "comodín Felipe" para tratar de agitar al PSOE

  • "Gracias de verdad, de corazón. Miles de veces gracias", repitió tras agradecer la lealtad del aspirante a La Moncloa

Imagen de la noticia

De izda. a dcha., Felipe González, Alfredo Pérez Rubalcaba, José Luis Rodríguez Zapatero y el eurodiputado alemán German Martin Schultz. REUTERS

0
Actualizada 01/10/2011 a las 01:01
  • PAULA DE LA HERAS . COLPISA. MADRID

Era el día de José Luis Rodríguez Zapatero. Así aparecía en el programa oficial de la Conferencia Política que el PSOE celebra este fin de semana en Madrid para debatir sobre la bases de su programa electoral: "18. 30 h. Inauguración" y, a continuación, su nombre.

El presidente del Gobierno había preparado un discurso autoreivindicativo cargado de referencias a sus decisiones durante estos años de crisis, pero al final tuvo que quedarse sin uno de los pocos momentos de gloria que ya le son concedidos. Felipe González subió al escenario e inevitablemente la jornada adquirió otro cariz.

"No sé si me invitan como agitador agitado, rebelde que no se conforma o fiel militante de un partido que no quiero que se sienta derrotado", arrancó el primer jefe del Ejecutivo socialista de la democracia. Le dio vueltas al tema, pero en realidad, Felipe González tenía claro su papel. Hace ya varias semanas que viene reprochando a los suyos que hayan dado la batalla por perdida y que asuman los pronósticos para las generales del 20 de noviembre con los "brazos caídos". Y pretendía remover conciencias.

No deja de ser sintomático que los socialistas necesiten, o crean necesitar, de una figura como la de su antiguo líder para intentar sobre ponerse a ese espíritu de fin de ciclo que se ha instalado en su ánimo. Pero aún más significativo resulta que recurrieran a él en una ocasión como la de ayer.

Fue, claramente, un modo de contrarrestar la intervención de un Zapatero que, como confiesan en la dirección del partido, está "achicharrado" para la opinión pública en general, pero también para su propio electorado.

"Felipe" -nadie lo llama González en el PSOE- recordó que también él tuvo que afrontar malas perspectivas electorales en sus últimos años en el Gobierno y que también tuvo que desayunarse algunas mañanas con sondeos que apuntaban a una distancia de 14 puntos, similar a la actual, en 1996. "Es mucho -admitió-, pero nos faltó un debate o una semana para darle la vuelta a las encuestas". El PP de José María Aznar, efectivamente, ganó aquel año las elecciones generales por unos 300.000 votos.

Era un modo de dar ánimos, pero también una crítica a los suyos por ser incapaces de reaccionar frente al discurso del PP. "Dicen que los mayores recortes los ha hecho este Gobierno y no es verdad -señaló-; tomado todo el período incluido los años dramáticos de crisis se ha hecho un esfuerzo en gasto social mucho mayor que el PP en los ocho años anteriores. Pero el debate es tan confuso y a veces tengo la sensación de que estamos a la defensiva".

Zapatero se despide justificando sus decisiones en política económica

El presidente del Gobierno, José Rodríguez Zapatero, se despidió de sus compañeros del PSOE agradeciendo su apoyo, reivindicando sus decisiones y loando a su sucesor, el candidato a la Presidencia Alfredo Pérez Rubalcaca. Frente a las acusaciones del PP, que hace dos días difundían dos vídeos tachándole de "recortador profesional", defendió su papel a frente del Ministerio del Interior.

"Ha recortado a ETA para que esté agónica como está en estos momentos", aseguró. "Gracias a su capacidad de resistir al terror, la democracia siempre gana"."Gracias de verdad, de corazón. Miles de veces gracias".

La intervención de Zapatero tuvo un claro sabor a despedida. Ante los suyos, a los que dio las "gracias" reiteradas veces, justificó su política en sus ocho años de gobierno "más allá de los errores cometidos". Así, el jefe del Ejecutivo subrayó que sus medidas contra la crisis -recortes incluidos- han sido "tan importantes" como los avances sociales de la primera legislatura.

Zapatero defendió que tomar dichas medidas han sido para él un ejercidio de deber.

Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra