Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Rajoy garantiza que España cumplirá con los objetivos del déficit

  • El líder popular vuelve a actuar como presidente "in pectore" y rechaza una Europa de dos velocidades

Imagen de la noticia
Rajoy recibe el saludo efusivo de una simpatizante durante el mitin en Las Palmas de Gran Canaria. EFE
  • COLPISA. TENERIFE/ LAS PALMAS
Actualizada 11/11/2011 a las 01:04

Mariano Rajoy muestra más preocupación por los momentos de convulsión que vive la zona euro que por una campaña electoral a la que ya considera un mero trámite para llegar a la Moncloa.

El líder del PP es consciente de que, salvo una remontada in extremis de Alfredo Pérez Rubalcaba, será su gobierno quien deba afrontar la onda expansiva de las crisis griega e italiana que amenazan la propia existencia de la moneda europea.

Un rescate de la economía española, como los que han necesitado Irlanda, Portugal y Grecia, obligaría a Rajoy a imponer un plan ajuste mucho más severo del que tiene planeado y dejaría en el alero su intención de actualizar las pensiones en 2012.

Por todo ello, el líder del PP quiso apaciguar las dudas sobre España y envió a la Unión Europea dos claros mensajes, como si ya fuere el presidente del Gobierno y no el candidato que aún es.

Reiteró que "cumplirá con todos los compromisos" adquiridos con Europa para reducir el déficit de nuestro país -el 4,4% en el 2012 y el 3%, en 2013- pese a que Bruselas duda sobre la posibilidad efectiva de alcanzar, este objetivo.

Es un compromiso arriesgado porque el objetivo de dejar este año el déficit en el 6% es difícil de lograr y la mayoría de los analistas e instituciones financieras consideran que se superará ese porcentaje de saldo negativo de las cuentas públicas.

Rajoy lanzó el envite durante el mitin que reunió a unas 2.000 personas en Tenerife, pero trufó sus palabras con un toque de atención a Angela Merkel y Nicolas Sarkozy, los inspiradores de una posible Europa de dos velocidades que llevaría aparejada la exclusión de algunos de los actuales socios del euro.

Una fórmula que a Rajoy "no le gusta". Su apuesta es mantener el mismo diseño, pero "con un euro fuerte, en una Europa fuerte".

Para lograr que este efecto apaciguador perdure hasta, al menos, la constitución de su Gobierno, anunció que está dispuesto a ir más allá de los compromisos adquiridos en el último año por José Luis Rodríguez Zapatero.

"Corregiremos el déficit, no gastaremos lo que no tenemos y haremos todas las reformas que demandan el sentido común y Europa", indicó sin detallar el contenido de esas reformas.

Con todo, la principal diferencia que Rajoy estableció entre España y lo que acontece en Grecia e Italia es que "afortunadamente, aquí hay elecciones y haremos un gobierno serio".

Una forma de decir que los recambios al frente de los ejecutivos de Atenas y Roma con expertos de alto nivel no son de fiar. El candidato del PP consideró que en España el cambio es en sí mismo un activo para enderezar el rumbo tras varios años "en los que no se han hecho las cosas bien". Rajoy, pese a los nubarrones que amenazan a nuestra economía, aseveró que su objetivo es situar a España "a la cabeza de los países más importantes de la Unión Europea". Su fórmula será la de cambiar todas las políticas económicas menos "nuestra permanencia en el euro".

Etiquetas


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE