Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Mariano Rajoy encaja las primeras críticas desde su llegada al poder

  • El presidente del Gobierno se fija un horizonte de seis meses para completar los ajustes y recortes

  • ANTONIO MONTILLA . COLPISA. MADRID
Actualizada 08/01/2012 a las 01:04

La popularidad de José Luis Rodríguez Zapatero creció de manera notable a las pocas semanas de llegar a La Moncloa en 2004. Un logro propiciado, en parte, por el cumplimiento de una de sus principales promesas electorales: la retirada de las tropas españolas de Irak.

Había dudas de si, una vez alcanzada la gloria en las urnas, se atrevería a contradecir al gigante norteamericano. Lo hizo sin titubear. Siete años y medio después, sin embargo, dejó su cargo con una de las peores valoraciones de la historia, a causa de su gestión de la crisis económica.

Mariano Rajoy estrenó su mandato de manera antagónica. Refutó de un plumazo la esencia de su propio ideario económico al subir los impuestos, en especial, las rentas del trabajo.

Una medida que demonizó durante sus ocho años como jefe de la oposición y a la que renunció, de manera inopinada, tan sólo seis días después de defenderla ante el Congreso de los Diputados durante su investidura.

La mañana del 30 de diciembre, Rajoy dejó de ser previsible, una de las cualidades que más le gusta destacar de sí mismo, al realizar una enmienda a la totalidad a su política fiscal.

Con ello, no sólo violó una de las máximas de la política liberal, sino que envió un confuso mensaje al sector más conservador de su partido, que había tolerado cierta desideologización en pos de centrar el mensaje del PP en la economía, verdadero talón de Aquiles del PSOE.

Pero fuentes del Gobierno niegan la mayor: "No hay ni improvisación ni bandazo". Es más, advierten de que el presidente está dispuesto a tomar más resoluciones impopulares, si con ello cumple con el compromiso de reducir el déficit hasta el 4,4% en 2012.

El "inicio del inicio"

De hecho, "el inicio del inicio", como bautizó Soraya Sáenz de Santamaría al tijeretazo del Consejo de Ministros del 30 de diciembre, iba a tener su continuación el 5 de enero. Así lo habían anunciado varios ministros.

Pasos encaminados a dotar de contenido la máxima acuñada por el propio presidente de que los recortes serían "justos y equitativos", porque, de momento, sólo recaen sobre las clases medias.

Finalmente, el Ejecutivo guardó las tijeras en el cajón, al menos durante una semana. En vez de ordenar, como hizo con los impuestos y con el decreto de no disponibilidad de 8.900 millones del presupuesto que tenían los ministerios, optó por analizar qué pasos dar.

El eco de los vítores de la todavía no tan lejana noche electoral ya no suena con la misma intensidad tras el tijeretazo. Las primeras encuestas muestran la decepción, incluso entre el electorado popular, por la subida de impuestos.

La respuesta internacional, al menos de inicio, tampoco fue la esperada. La prima de riesgo subió hasta los 385 puntos básicos al cierre de la semana y la bolsa sigue en pérdidas.

El presidente se fijó un horizonte de seis meses para que brille la luz al final del túnel. Para entonces, además de completar los ajustes, se habrá aprobado la reforma laboral y la reestructuración del sistema financiero.

Etiquetas


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE