Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Lorca despide a sus muertos hundida todavía entre toneladas de escombros

Imagen de la noticia
Los Príncipes de Asturias dan su pésame a los familiares de cuatro de las nueve víctimas de Lorca. REUTERS
Imagen de la noticia
Dos familiares se abrazan durante los funerales. REUTERS
Actualizada 07/06/2011 a las 12:29

Entre mareas de escombros, caravanas de personas sin rumbo cargadas con maletas y con mucho cansancio, la ciudad despidió ayer a sus muertos. Más de 3.000 lorquinos buscaron tiempo entre las ruinas de sus propias casas para dar su último adiós a los nueve fallecidos a los que el terremoto del miércoles sepultó. Personas a las que el seísmo enterró bajo esos mismos pesados cascotes que 48 horas después mantienen en estado catatónico a esta población de más de 90.000 almas, a la que ni la ayuda ni la solidaridad logran hacer recuperar el pulso.

El funeral tuvo lugar en un pabellón a medio construir en el recinto ferial de Santa Quiteria. No podía haber sido en otro sitio. Estas instalaciones, a escasos metros de la Huerta de la Rueda, la explanada convertida en improvisado campo de refugiados para 6.000 personas, son las únicas de grandes dimensiones que aún se mantienen intactas en la ciudad tras el temblor de tierra.

Cuatro féretros

Ni una sola de las 13 iglesias que tiene Lorca estaba en condiciones para albergar el oficio religioso.

Allí, en la nave industrial, bajo un techo del que en los últimos días no habían disfrutado mucho de los asistentes, Lorca dijo adiós para siempre a Antonia Sánchez, Juana Canales, Emilia Moreno, Juan Salinas, Raúl Guerrero, Domingo García, Rafael Mateos, Pedro José Rubio y María Dolores Montiel. No obstante, sólo cuatro de los féretros estuvieron presentes en el oficio, ya que el resto de las familias rechazaron participar en la ceremonia religiosa y prefirieron las despedidas en la intimidad.

Llantos

Los sollozos no se ahogaron con la llegada de los príncipes de Asturias, que presidieron el multitudinario acto, y que, nada más pisar tierra lorquina, se dirigieron a consolar al medio centenar de familiares y allegados de las víctimas mortales del temblor.

Durante el funeral -oficiado por el obispo de la Diócesis de Cartagena, José Manuel Lorca Planes y otra decena de sacerdotes- se vivieron algunas de las escenas más duras de los últimos días, con familiares destrozados y todavía incrédulos.

El obispo animó a los que antaño fueron sus parroquianos a afrontar el "golpe seco de la naturaleza y la inmensa tragedia de angustias y lágrimas" para hacer que "Lorca vuelva a su esplendor". El prelado, que felicitó a las administraciones públicas por su "diligencia" en esta desgracia, leyó un telegrama de Benedicto XVI, enviado por el cardenal secretario de Estado, Tarcisio Bertone, en el que el Papa instó a las instituciones públicas y personas de buena voluntad a mostrar su "solidaridad con las personas en dificultad".

Visita al barrio de La Viña

El oficio religioso, al que acudieron José Luis Rodríguez Zapatero, el ministro de Fomento, José Blanco, y los jefes de los ejecutivos murciano y valenciano, Ramón Luis Valcárcel y Francisco Camps, entre otras autoridades, sólo fue un paréntesis de recogimiento en el epicentro de un caos que se niega a ordenarse pese a tanto esfuerzo.

La visita de doña Letizia y don Felipe a los lugares más afectados, el mismo recorrido que horas antes había hecho Rodríguez Zapatero, sirvió para que constataran que dos días después Lorca se ve incapaz de retomar siquiera una normalidad aparente.

Los príncipes visitaron primero el barrio de La Viña, el centro de la tragedia, donde vieron los restos del inmueble del número 4 de la calle Infante Juan Manuel, un edificio que se plegó como un acordeón y en el que milagrosamente salvaron la vida 17 familias.

LA FRASE

El príncipe Felipe anima a Lorca a "levantarse con fuerza"

Delante del que quizás se convierta en icono del terremoto del 11 de mayo de 2011, la destrozada iglesia de Santiago, el príncipe quiso hacer un llamamiento a la esperanza a los lorquinos, a los que animó a "levantarse con fuerza", a "encarar el futuro" y a recuperar sus vidas "poco a poco" y la normalidad con el "apoyo y compresión de todos".

Ni don Felipe ni doña Letizia pudieron ocultar su sorpresa al ver el templo en ruinas. Aun impactado por la escena, recordó como el seísmo ha castigado a esta ciudad "tan emblemática por su patrimonio, el cual se ha visto seriamente dañado".

Tras mostrar su "profundo dolor" por la muerte de los nueve vecinos de esta ciudad, el heredero expresó su solidaridad a los vecinos "que se han visto afectados de muchas maneras", y llamó a "apoyar todas las acciones que se están llevando a cabo entre las distintas administraciones".

Don Felipe no ahorró en alabanzas al esfuerzo de todas las instituciones. "Se puede decir que todas las administraciones han mostrado un ejemplo de coordinación, eficacia y respuesta rápida a todos los niveles", señaló, al tiempo que hizo extensivas las felicitaciones a todos los servicios técnicos, militares, policiales y de emergencias, que, dijo, "se han volcado para minimizar los daños, reducir el impacto y ayudar a las personas que lo necesitan".

Palabras de Zapatero

Poco antes había sido José Luis Rodríguez Zapatero el que había alentado, también en Lorca y en un polideportivo medio derrumbado, a los miles de damnificados por el temblor del miércoles.

"El terremoto ha sido duro y fuerte, pero más fuerte es este país. Y más fuerte es la voluntad de solidaridad y reconstrucción", señaló.

El jefe del Ejecutivo, que reconoció el importante "alcance" de los daños que el terremoto ha provocado, se mostró, no obstante, seguro de que "vamos a superar esta prueba".



volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE