Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
JUICIO

Garzón vuelve este martes al Supremo por iniciar una causa contra el franquismo

  • Este martes se despacharán las cuestiones previas y la vista proseguirá el día 31 con el interrogatorio del juez

El juez Baltasar Garzón (i), junto a su abogado Francisco Baena Bocanegra (2i), durante el juicio que se sigue contra él en el Tribunal Supremo por ordenar grabar las conversaciones en prisión entre los imputados del

Baltasar Garzón en la rimera sesión del juicio

AGENCIAS
3
Actualizada 24/01/2012 a las 00:08
  • E.PRESS.MADRID
El Tribunal Supremo comenzará a juzgar este martes a Baltasar Garzón por un supuesto delito de prevaricación al investigar sin competencia los crímenes y desapariciones del franquismo, lo que le puede costar su inhabilitación como juez durante 20 años.

Se trata de la segunda ocasión en pocos días en la que el titular del juzgado Central de Instrucción número 5 se sienta en el banquillo para enfrentar una posible pena de inhabilitación, después de haber sido juzgado la pasada semana por intervenir los encuentros de los cabecillas de "Gürtel" con sus abogados en prisión.

Concretamente, el día 24 se citó a las partes para tratar las cuestiones previas a la vista -posibles peticiones de anulación por vulneración de derechos fundamentales- y el asunto se reactivará el 31 de enero, que será cuando previsiblemente se interrogue al juez de la Audiencia Nacional, que fue suspendido cautelarmente en sus funciones en mayo de 2010. Las sesiones proseguirán hasta mediados de febrero.

La Fiscalía no presenta acusación y solicita la libre absolución de Garzón - mantiene la misma postura en los tres procedimientos abiertos al titular del Juzgado Central de Instrucción número 5-, si bien el sindicato Manos Limpias, que concurre como acusación popular junto a la asociación Libertad e Identidad, pide que Garzón sea multado e inhabilitado por 20 años. Garzón será representado en esta causa por el abogado Gonzalo Martínez-Fresneda.

CUESTIONES PREVIAS


Fuentes de la acusación señalaron que esta parte, cuya representación ejercerá el letrado Joaquín Ruiz Infante, sí tiene previsto presentar cuestiones previas, entre ellas la de recusar al miembro de la Sala Perfecto Andrés Ibáñez, que consideran carece de imparcialidad necesaria por dirigir una publicación en la que se tildó a esta parte de "plataforma de la ultraderecha". La Sala ya rechazó esta petición sin necesidad de elevar el asunto a la Sala del 61, pero Manos Limpias previsiblemente volverá a plantearla.

La causa contra Garzón, conocido mundialmente por su lucha contra ETA y la apertura de causas de justicia universal, como la que permitió la detención en Londres del dictador chileno Augusto Pinochet, levantó gran expectación y se espera la asistencia a la vista de numeroso público, entre el que se encontrarán observadores internacionales pertenecientes a organizaciones de derechos humanos.

PROTESTAS Y PRENSA


Al igual que ocurrió con ocasión del juicio por las escuchas de 'Gürtel', la Plataforma de Apoyo de Garzón, a cuyo frente se encuentran destacadas personalidades del mundo de la cultura, como el poeta Luis García Montero o la actriz Pilar Bardem, han convocado concentraciones a las puertas del tribunal por lo que consideran un "juicio político" contra el único magistrado que se ha atrevido a enjuiciar la dictadura de Francisco Franco.

También se repetirá la expectación causada por este procedimiento entre la prensa a nivel nacional e internacional, ya que están acreditados más de 200 periodistas procedentes de diversos países, casi una treintena extranjeros. En la sala de vistas habrá sitio para un centenar de personas, aunque los periodistas podrán seguir la sesión desde la biblioteca del alto tribunal.

En su escrito de acusación, Manos Limpias sostiene que en todas sus actuaciones, el magistrado de la Audiencia Nacional "era perfectamente consciente de su incompetencia; de la retroactividad sancionadora que adoptaba; de la prescripción de los delitos que perseguía; del fallecimiento de víctimas y autores; de la creación de una causa general en contra de los principios de legalidad, culpabilidad y personalidad; de la inaplicación del derecho consuetudinario internacional, y de la infracción en suma de los más elementales criterios de legalidad".

Por ello, solicitan al Supremo que imponga a Garzón la pena de 24 meses de multa, a razón de 30 euros al día, así como 20 años de inhabilitación especial para empleo o cargo público, con pérdida definitiva del cargo que ostenta y de los honores que le son anejos, y con la incapacidad para obtener durante el tiempo de la condena cualquier empleo o cargo con funciones jurisdiccionales o de gobierno dentro del Poder Judicial o funciones jurisdiccionales fuera del mismo, así como al pago de las costas procesales producidas incluidas las de la acusación Popular.

Según el sindicato --uno de las tres organizaciones que se querellaron por esta causa junto a la Falange de las JONS, que fue expulsada del procedimiento y la asociación Libertad e Identidad--, "el momento culminante de la antijuridicidad" cometida por el magistrado es su auto de 16 de octubre de 2008" en el que, contra el criterio del fiscal, declaró la competencia de la Audiencia Nacional para la investigación y enjuiciamiento de los hechos denunciados por asociaciones de memoria histórica.

Para Manos Limpias, todas las resoluciones dictadas por Garzón en la causa abierta en la Audiencia Nacional son injustas por infracción del ordenamiento jurídico-penal, al haber sido dictadas "en fraude de ley, eludiendo normas aplicables y procurando la aplicación de otras no procedentes".

Igualmente, la acusación alega que se resolvió la persecución de delitos manifiestamente prescritos, no se respetó el principio de legalidad, al dejar sin aplicar la Ley de Amnistía, y se incumplieron las normas de competencia establecidas por la Ley Orgánica del Poder Judicial y la Ley de Enjuiciamiento Criminal.

INTEGRANTES DEL TRIBUNAL


El pasado mes de junio, La Sala del 61 aceptó de recusación presentado por Garzón contra el presidente de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, Juan Saavedra Ruíz, y los magistrados Adolfo Prego, Joaquín Giménez García, Francisco Monterde y Juan Ramón Berdugo, designados inicialmente para juzgarle por estos hechos, al considerarlos "contaminados" al ser los mismos que admitieron a trámite la querella y por intervenir en la instrucción de la causa.

Tras aceptarse este incidente, el Tribunal Supremo conformó un nuevo tribunal de siete magistrados en el que será ponente Andrés Martínez Arrieta. Completan la Sala enjuiciadora los magistrados de la Sala Segunda Carlos Granados (que presidirá la vista), Perfecto Andrés Ibáñez, Julián Sánchez Melgar, José Ramón Soriano Soriano, José Manuel Maza Martín y Miguel Colmenero Menéndez de Luarca y Andrés Martínez Arrieta, que será el ponente de la sentencia.

La Sala de lo Penal del Tribunal Supremo rechazó a más de la mitad de los testigos solicitados por el juez Baltasar Garzón para arbitrar su defensa en este juicio. No declararán ni expertos internacionales en jurisdicción universal ni el fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Javier Zaragoza.

La Sala únicamente consideró pertinente la declaración del propio Garzón y de una veintena de representantes de asociaciones de la memoria histórica.
Selección DN+


  • Los jueces han de cumplir las leyes los primeros
    (24/01/12 10:15)
    #3

    ¿Cómo pudieron los jueces a cargo del reciente proceso de las escuchas consentir que Garzón, que está SUSPENDIDO de sus funciones (¡tres juicios pendientes!), se disfrazara de juez (no tiene otro nombre) y se sentara en el lugar reservado a los jueces con esa cara de niño bueno? Su lugar estaba vestido de calle y en el banquillo de los acusados. Y sobre lo de hoy, ya vale de titulares tendenciosos.  Garzón está en el banquillo por presunta prevaricación, no por cuál es el asunto investigado. A ver si ahora va a ocurrir que un juez se levanta bien desayunado y decide por el morro que desde ya él va a investigar los GAL (por ejemplo), o qué pasa con la pasta de las cofradías sevillanas (por ejemplo). Pues no: cuando uno es juez, uno ejerce según unas reglas, y si cree que hay un delito pone una denuncia, pero no dice 'ahora esto lo investigo yo porque yo lo valgo'. 

    Responder

  • RG
    (24/01/12 09:19)
    #2

    Digan lo que digan: Ya no es una historia de jueces sino de historiadores!... al menos que algunos quieran sacarse unos duros de paso.

    Responder

  • Príncipe de Lu
    (24/01/12 08:37)
    #1

    España, ese gran país: un lugar donde nos creemos tan justos y progresistas que nos sentimos capaces de juzgar dictaduras como la chilena, y otras, por no cumplir derechos humanos, etc... No obstante, tratamos de ocultar la nuestra... Tal vez no fuese una dictadura y no se violasen derechos humanos o tal vez algunos herederos de ella sigan no sólo asomando la cabeza, si no teniendo poder o tal vez no interese... Esta noticia me parece más importante de lo que parece... España, ese gran país...

    Responder


Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra