Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

El nombre de Ruiz Gallardón anda entre el Gobierno y la presidencia del Congreso

  • En cualquier caso, es inminente la renuncia a la vara de mando de la capital, el puesto de los últimos años

Imagen de la noticia
Alberto Ruiz Gallardón, junto a Soraya Sáenz de Santamaría, en una reciente comparecencia. ARCHIVO
  • ANTONIO MONTILLA . COLPISA. MADRID
Actualizada 11/12/2011 a las 02:00

Llega el tiempo de tomar decisiones. Mariano Rajoy deberá adoptar mañana su primer gran veredicto político desde la cada vez más lejana noche del 20-N. El futuro presidente del Gobierno designará a los presidentes del Congreso y del Senado, y a los portavoces del grupo popular en ambas cámaras.

Lo hará durante la junta directiva nacional que el PP celebrará mañana, convocada en vísperas ya de la constitución oficial de las Cortes Generales, que se llevará cabo el próximo día 13.

La holgada mayoría absoluta que obtuvieron los populares el 20-N garantiza que las propuestas de la junta directiva saldrán adelante en las votaciones del martes.

El sigilo de Rajoy provoca especulaciones hasta en los asiduos a la sede nacional del PP, en la madrileña calle Génova, pero parece lógico que los cuatro elegidos sean informados hoy de la buena nueva.

La vacante de Bono

Rajoy, un fiel convencido de las ventajas de ser predecible, podría dar la sorpresa, según barruntan varios barones territoriales del PP, y situar a Alberto Ruiz Gallardón en el sillón que ocupó en la pasada legislatura el socialista José Bono.

Hasta Esperanza Aguirre tiene claro que el sueño de Gallardón es ser ministro, pero estas fuentes populares señalan la posibilidad de que el líder popular quiera "preservar" a uno de sus delfines predilectos del desgaste que padecerá el primer Ejecutivo de Rajoy, sobre todo porque deberá aplicar un duro plan de ajuste, si España quiere cumplir con el objetivo de situar el año próximo su déficit público en el 4,4%.

Una reducción a la que Rajoy se comprometió con los líderes europeos, aunque ello suponga la necesidad de afrontar "sacrificios". Gallardón debería decidir, en cualquier caso, si quiere renunciar a su aspiración de dirigir un ministerio. El premio no sería menor: convertirse, tras el Rey y el presidente del Gobierno, en la tercera autoridad del país.

Sus allegados aseguran que no le disgustaría porque, aunque se trata de un cargo con más poder institucional que efectivo, "no se quemaría" para futuras metas políticas.

Adiós a la alcaldía

Antes de elegir cualquiera de estos dos caminos, deberá renunciar a la vara de mando de Madrid, puesto que son cargos incompatibles con la alcaldía.

No obstante, "lo normal es que lo nombren ministro", apunta un veterano del PP. Su destino podría ser la cartera de Justicia e Interior, que, bajo la batuta de Rajoy, volvería a estar unificada en un sólo ministerio.

Antes de la irrupción de Gallardón en las quinielas para la Cámara Baja, barajaban tres nombres: Jorge Fernández, número uno del PP al Congreso por Barcelona; Ana Pastor, exministra y vicepresidenta segunda del Congreso en funciones; y Alfonso Alonso, vicesecretario general del PP vasco.

Si hay dudas sobre quién será el elegido para presidir el Congreso, todas las fuentes populares coinciden en un nombre para la Cámara Alta: Pío García-Escudero. El madrileño fue el senador más votado de España el pasado 20-N, con 1,62 millones de sufragios y, entre sus defensores, destaca Esperanza Aguirre.

Rajoy también podría llevárselo al Ejecutivo, aunque, al contrario que Gallardón, a García-Escudero le haría mucha ilusión la presidencia del Senado, del que forma parte desde 1995.

Moragas coordinará el despacho en La Moncloa

El secretismo con el que el líder del PP está llevando la composición de su próximo Gobierno afecta también a los que pueden formar su gabinete de trabajo en La Moncloa, aunque algunos se van abriendo paso. Son Jorge Moragas, Álvaro Nadal, Alfonso de Senillosa y Carmen Martínez Castro.

El primer viaje al extranjero de Rajoy, a Marsella, a la Cumbre del Partido Popular Europeo, sirvió sobre todo para que el futuro presidente comenzara a tejer su red de contactos internacionales a gran escala. Pero sirvió también para observar a quienes, casi con toda seguridad, le acompañarán en los asuntos diarios de despacho en La Moncloa.

El principal, uno de los cargos del PP que en los últimos años más poder acumuló, es el catalán Jorge Moragas, coordinador de Relaciones Internacionales y de Presidencia del partido. O lo que es lo mismo, el jefe de gabinete de Rajoy.

Más que ministro de Asuntos Exteriores, cargo que parece que al final recaerá en Miguel Arias Cañete, Jorge Moragas previsiblemente seguirá coordinando en la residencia presidencial la agenda exterior de Rajoy y gestionando en su nombre, y en la sombra, muchos asuntos de envergadura.

PORTAVOCES

González Pons, la voz del partido en el Congreso Rajoy tiene que decidir quién será la voz del PP en el Congreso y en el Senado. Esteban González Pons tiene casi todas las papeletas para ocupar la portavocía en el Congreso. Ya ocupó este cargo en el Senado y, tras cuatro años en primera fila de la comunicación del partido, su aspiración va más allá que el relevo de Sáenz de Santamaría.



volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE