Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

POLÍTICA

El Gobierno "respeta" la decisión del PSE de acudir a la conferencia de San Sebastián

  • El PP advierte de que la dimensión internacional del acto implica reconocer demandas de la banda terrorista

Imagen de la noticia
Jesús Eguiguren (PSE) junto a los populares Iñaki Oyarzábal y Antonio Basagoiti en el Parlamento vasco. EFE
  • PAULA DE LAS HERAS . COLPISA. MADRID
Actualizada 15/10/2011 a las 01:02

El Gobierno "respeta" que los socialistas vascos deseen acudir a la conferencia internacional impulsada en San Sebastián por la organización independentista Lokarri pese a minimizar su relevancia para el fin del terrorismo y estar convencido de que el acto tiene mucho de propagandístico por parte de Batasuna. "Lo realmente relevante para la paz es que ETA abandone definitivamente las armas -resumió el ministro Portavoz, José Blanco-; no valoramos quién participa en el acto".

La decisión del PSE dejó descolocado a buena parte del Ejecutivo. Blanco aseguró, durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, que él sí fue pertinentemente informado de la discutida resolución de la federación vasca en su calidad de vicesecretario general del PSOE.Y no mostró el más mínimo malestar.

Pero en el núcleo duro del Gobierno hay quien asegura que el gesto de los socialistas vascos fue una auténtica sorpresa que sólo se explica, dicen, por el ambiente que se respira en el País Vasco y por la presión del PNV, que rápidamente anunció su disposición a participar en el encuentro.

En el PSOE creen que si los nacionalistas se hubieran "quedado fuera" las cosas habrían sido muy distintas. "Han desbaratado en parte el decálogo del lehendakari", dicen en referencia al escenario anunciado por Patxi López durante el debate de política general, en el que se incluía la propuesta de un acercamiento progresivo de presos de ETA a cárceles vascas y una política penitenciaria "flexible" si la banda terrorista se disuelve.

Comprobación

El jefe del Ejecutivo vasco, de viaje oficial en EE UU, argumentó ayer que su partido quiere estar presente en la cita, que tendrá lugar el lunes en el Palacio de Ayete y cuenta con el patrocinio de cinco organizaciones internacionales especialistas en mediación de conflictos, para comprobar si realmente sirve para "avanzar en el camino de la paz y la libertad".

Los socialistas vascos mantienen un cierto grado de escepticismo respecto a las verdaderas intenciones de Batasuna, pero su portavoz, José Antonio Pastor, defendió que es importante que en un foro como ese haya alguien que defienda lo que su partido propugna: "Paz con memoria, el reconocimiento de las víctimas y la disolución incondicional y definitiva por parte de ETA".

Pastor subrayó, en todo caso, que el PSE no avala la definición del encuentro como "conferencia de paz". "Eso significa hacer una analogía entre dos combatientes en una especie de guerra y esto ha sido una cosa muy distinta: una amenaza de una organización terrorista contra la democracia".

La apuesta socialista no deja de ser, a la postre, una solución intermedia. No habrá representación del Gobierno vasco y tampoco del central. Blanco aseguró nunca estuvo sobre la mesa otra posibilidad porque la "única línea de trabajo" del Ejecutivo para lograr acabar con el terrorismo es "la que le ha llevado a su práctica derrota social y policial".

Antonio Basagoiti (PP), optó por una recriminación comedida. "Es el pez que se muerde la cola; supone volver a la espiral de que ETA tiene razón en sus peticiones, a la dinámica de que la banda necesita conseguir algo para dejarnos en paz".

En el PSE hay posiciones encontradas. El más convencido de las bondades de la cumbre, que ayudará a Batasuna a lograr la ansiada internacionalización de su proyecto, es su presidente, Jesús Eguiguren. "Es un paso adelante que hemos pedido toda la vida".

Campaña de propaganda

El Gobierno se prepara para una "inminente avalancha propagandística" de ETA y de la izquierda "abertzale" para convertirse en el centro de atención antes de la campaña electoral. Guardia Civil y Policía Nacional tienen pruebas de un "movimiento febril" en el entorno político de la banda para dar un espaldarazo a la candidatura de Amaiur y redoblar la presión sobre el Gobierno de Zapatero para tratar de arrancar algún tipo de concesión en la política penitenciaria.



volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE