Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

TERRORISMO

El Gobierno no espera que ETA anuncie su disolución antes de las elecciones

  • "Tocamos con la punta de los dedos el fin de la violencia, pero no será en un plazo tan corto", dice el ministro Jáuregui

Imagen de la noticia
Primer encuentro oficial entre Urkullu y Rajoy el 8 de julio de 2010 en el Congreso de los Diputados. EFE
  • MELCHOR SÁIZ-PARDO . COLPISA. MADRID
Actualizada 11/10/2011 a las 01:00

Los servicios de Información de la Policía y la Guardia Civil no tienen datos ni indicios de que ETA tenga intención de anunciar su desaparición antes de las elecciones del 20 de noviembre.

Los responsables del Ministerio del Interior, sin embargo, trabajan desde hace semanas con la hipótesis de que la organización terrorista irrumpirá en la campaña con un nuevo comunicado, en el que a grandes líneas confirmará su intención de dejar las armas y desmontar su "aparato militar", siempre que se acepten sus condiciones: que el Gobierno admita la comisión internacional de verificación sobre su desarme, la amnistía para sus presos, el reconocimiento del derecho de autodeterminación del País Vasco y la anexión de Navarra.

Mandos de la lucha antiterrorista no quisieron confirmar ni desmentir los rumores que desde la semana pasada apuntan a que ETA tiene intención de reaparecer en breve con un comunicado o entrevista a un medio de comunicación internacional, como ya hiciera en septiembre del pasado año, cuando anunció en un vídeo enviado a la BBC británica su declaración de alto el fuego.

"Golpe de efecto"

En cualquier caso, señalan que es "muy probable" que ETA busque este mismo mes un "golpe de efecto" con vistas a las elecciones, sobre todo después de que la izquierda abertzale haya anunciado su intención de presentar candidaturas al Congreso y al Senado bajo la marca electoral de Amaiur. En esa línea, recuerdan la insistencia con la que ETA apareció en escena durante los meses previos a los pasados comicios locales del 22 de mayo.

Los analistas del Ministerio del Interior sostienen en que no ven lógico, dentro del análisis de los terroristas, que se produzca ya un anuncio del abandono definitivo de la violencia, pues ese comunicado dejaría a ETA sin instrumentos de presión sobre el Gobierno que salga de las urnas el 20 de noviembre para una hipotética negociación, a la que los etarras no han renunciado en modo alguno a pesar de que tanto el PSOE como el PP han garantizado que no entablarán diálogo alguno mientras ETA no decrete su fin.

Sea como fuere, las declaraciones este fin de semana del expresidente del PNV Xabier Arzalluz, en las que aseguraba que el final de ETA tendrá lugar "probablemente en días" y que no le cabía duda que la declaración definitiva se produciría mientras gobiernen los socialistas, volvieron a alimentar el debate.

Con cautela

El Gobierno, con la información que manejan los servicios antiterroristas, se mostró muy cauto. El ministro de la Presidencia descartó que el anuncio del fin de ETA sea inminente.

"No soy tan optimista, no creo que vaya a producirse un acontecimiento tan radical que ponga punto y aparte en esta página tan trágica de nuestra historia", explicó Ramón Jáuregui, quien no obstante reconoció que la banda se encuentra en un "camino sin retorno" hacia su desaparición "definitiva y para siempre".

"Avanzamos de forma irreversible, tocamos con la punta de los dedos el fin de la violencia, pero esto no se materializará en un periodo tan corto, sinceramente", dijo el ministro en Radio Euskadi.

Jáuregui dibujó un final de ETA mucho más difuso, sin un punto final claro.

"Mantener la calma, la unidad y la firmeza de los últimos años"

El candidato socialista a la Presidencia del Gobierno, Pérez Rubalcaba, dijo no tener información de un inminente anuncio de ETA sobre su disolución, aunque es "evidente" que "está recorriendo sus últimos pasos como organización terrorista". El final, por tanto, "está cerca". Pero de ahí a poner fecha hay un trecho. Pérez Rubalcaba apuntó que cuando ETA tenía fuerza y apoyo social se podían "predecir" sus movimiento, pero ahora, cuando está "débil y boqueando", es difícil de aventurar qué va a hacer. Lo que sí reclamó el líder socialista es mantener "la calma, la unidad y la firmeza" de los últimos años entre las fuerzas democráticas porque "no hay que equivocarse en el último momento.

En términos muy similares se expresó el presidente del PP vasco, Antonio Basagoiti, quien pidió "una sola voz, unidad y consenso" para acabar con ETA y "marcar el paso" en este proceso. Alertó también del riesgo de que alguien se lance en busca de "una medalla" por el final del terrorismo y no haga más que "derrapar en la última curva, cuando la meta está cerca".

Rajoy y Urkullu han mantenido seis reuniones secretas en un año

El diario El Paísinformaba ayer de que el líder del PNV, Iñigo Urkullu, y el del PP, Mariano Rajoy, han sostenido una relación estable desde hace un año, cuando el PP comenzó a perfilarse como alternativa al Gobierno socialista.

Los dos líderes políticos habrían mantenido seis reuniones secretas en el curso de un año, todas ellas en Madrid y la última en el pasado mes de julio, según la misma información.

En las reuniones, Urkullu habría comentado con Rajoy "los pasos dados por la izquierda, la primera tregua de ETA de septiembre de 2010 y la de enero de este año, así como las consecuencias políticas". La información asegura que los dos políticos "coinciden en que la paz no debe tener precio político".

Valoraciones

La portavoz del PP en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, consideró que es "normal" que el presidente de su partido se reúna con el del PNV, porque "lo anormal sería otra cosa", e insistió en que "hay que acabar con ETA y hay que hacerlo sin concesiones".

Recalcó que, al tratarse de "reuniones privadas", no podía hablar de su contenido, pero argumentó a continuación que conoce bien a Rajoy, su "prudencia" y "dónde está en la lucha antiterrorista desde hace muchos años". "El fin de ETA lo tenemos que escribir los demócratas no los terroristas, somos los que tenemos que poner punto y final", asegurado Sáenz de Santamaría quien agregó que, en esta materia, "no valen equidistancias".

También el líder de los populares vascos, Antonio Basagoiti, enmarcó las reuniones en un clima de "normalidad" y no sólo "para hablar de ETA".

Por su parte, el cabeza de lista del PNV al Congreso, Josu Erkoreka, afirmó que las reuniones de Urkullu con Rajoy han pretendido "encauzar" al PP en el "camino" hacia el final definitivo de ETA.

"No es preferir unas siglas u otras, ni es perseguir estar siempre con el que manda. Es una apuesta material por la paz que hay que articular necesariamente con el que esté en el Gobierno", argumentó Erkoreka.

Etiquetas


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE