Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

SALUD

El copago sanitario para evitar más visitas al médico

  • Reino Unido y Dinamarca son, junto a España, algunos de los países que no cobran por la asistencia sanitaria pública

En la entrada de un quirófano
En la entrada de un quirófano
CEDIDA
  • AGENCIAS.MADRID
Actualizada 18/03/2012 a las 10:39
Copago. La palabra de moda entre los políticos españoles para intentar salvar el inmenso déficit que tiene la sanidad de las 17 Comunidades Autónomas y que en estos momentos se traga el 9,5% del PIB. Una fórmula que ha levantado las iras de numerosos colectivos -sindicatos y partidos de izquierda a la cabeza- por los costes que puede acarrear a los ciudadanos y que se va a empezar a aplicar en Cataluña a partir de julio. A pesar de que este espinoso asunto «no está encima de la mesa», como señaló la portavoz del Gobierno,Soraya Sáenz de Santamaría, muchos gobiernos autonómicos suspiran por seguir el camino marcado por Artur Mas en la sanidad catalana.Es la única solución, mejor dicho, la solución más rápida para paliar los gastos sanitarios. Las arcas autonómicas solo tienen telarañas .


Fernando Abril Martorell, vicepresidente y ministro de Economía con Adolfo Suárez, ya advirtió en un informe que adoptó su apellido de que el sistema de una sanidad pública totalmente gratuita no tenía futuro. "En alguna de sus recomendaciones ya hablaba de las facturas sombras (el documento que se da al paciente sobre cuánto ha costado su tratamiento) y el copago", asegura Francisco Errasti, profesor de Economía Sanitaria en la Universidad de Navarra. La palabra maldita ya se planteó, por tanto, hace 21 años, en el Congreso de los Diputados, aunque no se hizo mucho caso. España es, junto a Dinamarca y Reino Unido, algunos de los países que todavía no ha aplicado el copago a sus ciudadanos aunque con matices.En el país escandinavo, por ejemplo, el 2% de la población paga una cuota por algunas especialidades. En el resto de los países, el copago adquiere diferentes modalidades aunque todas tienen el mismo fin: la disuasión. "En España vamos al médico un 40% más que en la media europea", añade el profesor Errasti.

MÁS CONTROL


En todos los países en los que se ha aplicado el copago, se ha producido una reducción de las visitas a los médicos, aunque depende de la aplicación que se haga de este gravamen.En un estudio del IESE dirigido por la profesora Núria Mas, se indica que el copago limitado solo a la atención primaria puede llevar "a utilizar los servicios de urgencias por querer ahorrarse el coste, pudiendo aumentar de este modo el gasto para el sistema. Estos dos campos, el médico de cabecera y las urgencias, son donde más abundan las tasas. Por ejemplo, Alemania y Austria tienen una tarifa fija de 10 euros para la atención primaria; Portugal la fijo en 5 euros, Finlandia en casi 14 euros mientras que Noruega tiene la más alta con 23,5 euros. Pero en algunos lugares también tienen un límite para el copago. En Alemania, por ejemplo, si un ciudadano supera los 150 euros en consultas (es decir, que ha ido quince veces al médico) no tiene que pagar ni un euro más a partir de esta cantidad.

Es la misma cantidad que los ciudadanos de este país nórdico pagan por visitar a los médicos. En otros países, como Bélgica o Francia, el contribuyente abona un porcentaje de la tarifa. En el Benelux también existe una tarifa adicional para las visitas a domicilio. En urgencias, varios países aplican la política de devolver el dinero si la dolencia del paciente lo justifica. Y la atención hospitalaria varía dependiendo de cada país. Por ejemplo, Alemania, Austria, Bélgica y Luxemburgo cobran por cada día de hospitalización. Noruega, en cambio, apuesta por cobrar un porcentaje y una tercera vía es la francesa, que hace un cómputo entre los dos modelos anteriores.

Por otra parte, todos los países que incluyen este coste para el ciudadano, salvo Finlandia, tienen medidas para aquellas personas que tienen una situación de vulnerabilidad, pocos recursos y los enfermos crónicos. Unos colectivos que, según denuncian los colectivos contrarios al copago, serían los más afectados por la aplicación en España de este gravamen que solo es un parche para la situación de la sanidad española. "No resuelve el problema. Una solución puede ser un mayor acoplamiento entre lo privado y lo público, que las empresas puedan invertir. Y sobre todo, el copago se queda huérfana si no viene con más medidas como la educación para el uso de los recursos médicos", indica el profesor Erasti.










volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE