Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

El TS avala el divorcio a una mujer en coma

  • Considera que los padres pueden solicitar el divorcio como tutores, pese a la oposición del marido

  • COLPISA. VITORIA
Actualizada 06/10/2011 a las 01:00

Raquel M.N. se casó con Miguel Ángel S.G. el 16 de mayo de 1998. Dos años después, el 11 de marzo de 2000, la chica sufrió un grave accidente que la dejó tetrapléjica y en coma. En un principio, un juzgado de Vitoria nombró tutor al marido, pero posteriormente la Audiencia Provincial de Álava concedió la tutela a los padres de ella, Andrés y María Isabel, el considerar que tenían más disponibilidad para hacerse cargo de la joven. Luego, los progenitores iniciaron el proceso de divorcio de su hija. En primera instancia un juez rechazó la petición, pero luego la Audiencia se lo concedió. A continuación, el marido recurrió en casación al Tribunal Supremo y ayer trascendió su resolución: confirma la sentencia de la Audiencia Provincial y considera legitimados a los padres-tutores de la mujer incapacitada para instar su divorcio.

"Cierto desafecto"

En un principio, los padres de la chica pidieron la separación, que fue concedida por la Audiencia alavesa a finales de 2004. Los motivos en los que se sostuvo aquella sentencia fueron que, ya antes del accidente, había "un cierto desafecto entre los cónyuges".. Además, el magistrado consideró que en el nombramiento de los padres como tutores había influido el hecho de que "al ser el marido joven -y no tener hijos la pareja- podía rehacer su vida".

Y además, se fijó en que Miguel Ángel "iba muy poco a visitar a la esposa internada después del accidente, ni había acudido al centro ni había llamado, lo que indicaba la existencia de un incumplimiento, al menos, de los deberes de ayuda y socorro entre los cónyuges". En ese escenario "resulta del interés del incapaz declarar la separación".

Siendo firme la separación, los padres y tutores de Raquel iniciaron el proceso de divorcio, al que el marido se oponía. El Juzgado de Primera Instancia número 4 de Vitoria le dio la razón a Miguel Ángel. En aquella sentencia, de septiembre de 2007, el juez recordaba que la prestación de consentimiento para contraer matrimonio es "un acto personalísimo y no se permite que sea prestado por otra persona; en consecuencia, esta misma limitación afecta al consentimiento para el divorcio".

Los padres recurrieron de nuevo a la Audiencia Provincial, que enmendó la plana al juez de primera instancia. En junio de 2008 revocó aquella sentencia y admitió el divorcio, ya que no hacerlo vulneraría el derecho a la tutela judicial efectiva y el principio de igualdad. Es decir, "no sería lógico que el esposo pudiera obtener el divorcio en cualquier momento y que no pueda solicitarlo la esposa a través de sus tutores", señalaba aquella resolución.

El marido no estuvo conforme y acudió en casación al Tribunal Supremo (TS),cuyos magistrados se han pronuncidado dos años y medio después de admitir el recurso.

SENTENCIA

Libertad y tutela efectiva párrafo La sentencia cita dos derechos fundamentales en juego: la libertad de continuar o no casado; y el derecho a la tutela judicial efectiva, "que permite ejercer las acciones cuya titularidad corresponde al incapacitado por medio de representante legal".



volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE