Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Podemos

La dimisión de otros nueve dirigentes en Madrid agrava la crisis en Podemos

  • La dirección nacional desvincula las renuncias de un choque entre Iglesias y Errejón a cuenta de la estrategia en la negociación con el PSOE

alt

Pablo Iglesias en el Congreso de los Diputados.

10/03/2016 a las 06:00
Etiquetas
  • colpisa. madrid
Podemos atraviesa su peor crisis interna desde que se constituyó como partido hace algo más de dos años. La dimisión de nueve dirigentes de la formación en la Comunidad de Madrid, que se suma a la del lunes del secretario de Organización regional, Emilio Delgado, han puesto en jaque a la organización que dirige Luis Alegre, una de las personas de mayor confianza de Pablo Iglesias.

En el pasado Podemos había vivido duros enfrentamientos a nivel autonómico y estatal entre el sector oficialista y el crítico que abandera Izquierda Anticapitalistas. Esta vez, sin embargo, el cisma se produce en las propias filas de Iglesias. Con la cascada de dimisiones en Madrid la situación de Alegre.

Máxime cuando los oficialistas mantenían una exigua minoría en los órganos de dirección frente al sector crítico afín al eurodiputado Miguel Urbán. Si finalmente cae y la dirección nacional se ve obligada a crear una gestora hasta la celebración de unas nuevas primarias, Madrid pasaría a ser la sexta comunidad que Iglesias se ha visto obligado a intervenir en el plazo de un año por las divergencias internas. Los dimisionarios justifican su decisión en la "deriva" del Consejo Ciudadano de Madrid debida por la mala gestión de Alegre. En cualquier caso, intentan desvincular su decisión del supuesto enfrentamiento interno que mantienen Iglesias e Iñigo Errejón por el control del partido.

"Queremos manifestar que nuestras diferencias con respecto a las dirección política de la Comunidad de Madrid no ponen en duda nuestro compromiso con el proyecto, ni tienen relación alguna con supuestas divisiones ficticias de dimisión estatal". El propio Iglesias salió a desmentir el choque con su número dos poco después de conocerse las dimisiones.

"He mandado a Carolina Bescansa y a Iñigo Errejón a Siberia a re-educarse por ¡disidentes!", bromeó en las redes sociales. Aseguró que las informaciones en ese sentido suponen una cortina de humo para tapar, por ejemplo, la imputación del expresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González. Discrepancias con la estrategia Los reveses en las organizaciones territoriales van acompañados de la brecha que se ha abierto en la cúpula del partido a cuenta de la forma en que se están llevando las negociaciones con el PSOE. Cada vez son más los que cuestionan la decisión de no permitir un gobierno de Pedro Sánchez, aunque sea sin ministros de Podemos en el gabinete.

Símbolos del partido como el exfiscal anticorrupción Carlos Jiménez Villarejo o la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, han manifestado en público su deseo de que se facilite la investidura y después se negocie ley a ley en el Congreso. De puertas para fuera la dirección nacional defiende al unísono el no al candidato socialista, máxime cuando aún quedan dos meses por delante para volver a las urnas.

La cuestión es qué hacer cuando se comience a agotar el plazo. En ese supuesto, el sector más pragmático de Podemos cree que valdría la pena apoyar a Sánchez a cambio de suficientes contrapartidas. A la cabeza de este grupo muchos sitúan a Errejón y la causa del posible conflicto con Iglesias que todos en Podemos se esfuerzan en desmentir. El número dos del partido ya se enfrentó en 2015 a Juan Carlos Monedero para evitar la deriva de Podemos a posiciones radicales que podrían haber ahuyentado al electorado más centrista. Ahora, Errejón, calculador por naturaleza, vería más ventajas que inconvenientes en un Ejecutivo de Sánchez.

Frente a los que abogan por mejorar las relaciones con los socialistas se sitúa la corriente interna Anticapitalistas. El sector crítico rompió este miércoles la tregua que mantenía con los oficialistas y se desmarcó de la dirección nacional al abogar de forma pública por romper definitivamente las negociaciones con los socialistas. El principal grupo de oposición a Iglesias cree que ha llegado el momento de preparar a la formación para afrontar nuevas elecciones o para ponerse al frente de la oposición si se consuma la coalición PP-PSOE-Ciudadanos. Entre los pragmáticos y los anticapitalistas se coloca Pablo Iglesias. El secretario general combina su mano tendida a los socialistas con un discurso crítico ha llevado su relación con Sánchez a sus horas más bajas.
Etiquetas
Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra