Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Pactos de Gobierno

Rajoy, dispuesto a negociar con Sánchez y Rivera

  • El líder del partido centrista no cierra la puerta a un presidente del PP si el actual candidato de los populares se aparta

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, conversa con el líder de Ciudadanos, Albert Rivera.

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, conversa con el líder de Ciudadanos, Albert Rivera.

EFE (ARCHIVO)
09/03/2016 a las 06:00
  • colpisa. madrid
En el Gobierno y en el PP hace tiempo que el optimismo se esfumó. Pero si Mariano Rajoy tuviera aún alguna posibilidad de ser reelegido presidente del Gobierno, fuentes populares creen que esa opción sólo podría vislumbrarse en una "negociación tripartita" con PSOE y Ciudadanos. Esa esperanza, junto a la necesidad de mostrar su perfil más pactista, llevará al jefe del Ejecutivo en funciones a telefonear a Pedro Sánchez y Albert Rivera. La idea es poder mantener con ambos una primera reunión "por separado", pero Rajoy tampoco se opone a un encuentro conjunto. Ni tan siquiera pondrá pegas a sentarse con Ciudadanos, el partido que pide su cabeza política.

En la nueva hoja de ruta esbozada el martes en el comité de dirección del PP, apenas se marcan condicionantes previos para arrancar las conversaciones. Varios ministros salieron este martes en defensa de su presidente, y reclamaron "humildad" a Rivera, pero pese a todo, los populares rebajaron el tono con el que se dirigen a su adversario directo. "Creo que lo que tenemos que hacer es sentarnos, y se puede hablar de muchas cosas sin renunciar a nuestros principios y valores y, por supuesto, sin que nos digan lo que tenemos que hacer internamente", estableció el vicesecretario de Comunicación, Pablo Casado, partidario de no empezar con "vetos".

En el PP sí ha sorprendido la dureza en las formas, no tanto en el fondo, que ha mantenido Ciudadanos desde el debate de investidura de la pasada semana. El pasado martes mismo, en una entrevista en Antena 3, Rivera señaló que el principal problema para una negociación a tres bandas es el presidente del Gobierno en funciones, que "quiere seguir siéndolo a cualquier precio", una condición previa que haría imposible el diálogo. "Si el PP quiere fiarlo todo a Rajoy es su problema -arremetió-, yo creo que hay personas en el PP, gente muy válida, que quiere tomar medidas contra la corrupción y hacer reformas".

Pero al mismo tiempo mostró la primera rendija para los populares desde el 20-D. "Hay muchos en el PP que están por un acuerdo con Ciudadanos y el PSOE, y luego ya se verá quién es el presidente", aventuró Rivera, que se desmarcó así del candidato Sánchez. En caso de que el relevo de Rajoy se produzca, el líder de Ciudadanos admite que "eso lo cambiaría todo" y no cierra la puerta a respaldar a un dirigente popular como presidente de un futuro Ejecutivo. Eso sí, si apostar por la renovación es la voluntad de la primera fuerza política, anima a no esperar más. "Lo tiene que hacer ahora", zanjó.

ESCENARIO BARAJADO

La sugerencia ni tan siquiera llevó al jefe del Ejecutivo a retirar la mano tendida a Ciudadanos. Rajoy, que aseguró no querer polemizar con Rivera, cree que los ataques se deben a que su oponente necesita justificar por qué ha decidido pasar "con armas y bagajes a apoyar al PSOE". "Rivera -afirmó- se ha apuntado al programa de los socialistas, tendrá que explicarlo a quien quiera oírle, a mí lo demás tampoco me importa demasiado".

Hace tiempo que fuentes de su entorno contemplan que, de ser posible un acuerdo para que el PP continúe en la Moncloa, el presidente estaría dispuesto a dar un paso atrás. Pero nunca antes de tener garantizada la victoria en la partida. Hoy por hoy, la negativa del PSOE a integrase en una gran coalición o a abstenerse para que gobiernen los populares hace imposible este escenario. Aún así, la formación de Rajoy valora que cualquier acercamiento a Ciudadanos que pueda servir para presionar a los socialistas debería ser entendido como un pequeño logro. Algunos no comprenden, de hecho, por qué esta estrategia no se puso en práctica desde el día después de las elecciones.

El primer paso será ahora telefonear a Sánchez y Rivera cuando, según el jefe del Ejecutivo, "se sedimente un poco el resultado del debate de investidura". Su intención es que a partir de entonces se produzca una primera reunión entre líderes políticos, y no entre equipos negociadores como proponen el PSOE y Ciudadanos. Los populares ya adelantan que, más allá de ir con sus propuestas, están dispuestos a poner un "folio en blanco en el medio", pero reclaman que todos acudan al encuentro con voluntad de ceder.
Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra