Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
nacional

La dirección de Podemos se lava las manos ante los conflictos territoriales

  • Errejón resta importancia a los enfrentamientos internos y señala que en dos años de vida a la formación ya se le han vaticinado siete rupturas​

La dirección de Podemos se lava las manos ante los conflictos territoriales

El portavoz de Podemos en el Congreso, Íñigo Errejón, durante la rueda de prensa que ha ofrecido hoy en el Congreso

efe
09/03/2016 a las 06:00
Etiquetas
  • colpisa. madrid
La dirección nacional de Podemos optó este martes por una huida hacia delante y negar que los problemas internos que sufren seis de sus federaciones regionales supongan una crisis generalizada en el partido, aquejado desde su nacimiento por la lucha entre los sectores oficialistas de Pablo Iglesias y los críticos nacidos sobre todo al calor de la corriente Izquierda Anticapitalista.

El encargado de salir a defender la estabilidad de la organización fue Iñigo Errejón. El número dos de Podemos restó importancia al hecho de que en los últimos meses hayan caído hasta seis secretarios generales autonómicos, ya sea por dimisión o por destitución desde Madrid. "Tenemos sólo dos años de existencia y nos han diagnosticado unas siete veces la ruptura", se defendió Errejón ante las preguntas en el Congreso.

El portavoz parlamentario eximió de responsabilidades a la ejecutiva nacional y endosó la resolución de los conflictos abiertos a los órganos territoriales. Errejón insistió en que los intentos de otros de transformar sus debates internos en rupturas y enfrentamientos graves han sido "una constante" a lo largo de los últimos meses. El secretario político destacó que en la cúpula del partido se mantiene una estricta neutralidad con lo que sucede en que cada territorio y se deja el camino libre para que sean las propias organizaciones territoriales las que solucionen "sus diferencias" dando de nuevo la voz a los inscritos en un nuevo proceso de primarias.

La intromisión de la dirección nacional en los asuntos internos, sin embargo, está en la raíz de las crisis de, al menos, las organizaciones de Podemos en Cataluña, Euskadi y Galicia. La última en entrar en crisis ha sido Madrid. En esta comunidad los oficialistas que lidera Luis Alegre disponen de una exigua mayoría en los órganos directivos sobre el sector crítico, afín al eurodiputado Miguel Urbán.

Pero la dimisión el lunes del secretario de Organización, Emilio Delgado, acompañada de fuertes críticas hacia el liderazgo de Alegre y su ineficacia, ha roto al sector afín al secretario general. Alegre, cofundador de Podemos a la vez que uno de los más estrechos colaboradores de Iglesias y Errejón, ganó por la mínima a Urbán las elecciones por la secretaría general. Desde entonces su figura se ha diluido, y de ser uno de los fijos en los grandes actos ha pasado al más absoluto anonimato.

No sólo no se postuló para encabezar la candidatura a la Comunidad de Madrid sino que también se quedó fuera de las listas para ocupar un escaño en el Congreso. Su labor se ha centrado en los últimos meses en la dirección del partido en la Comunidad de Madrid, aunque sin el éxito deseado a tenor de las frecuentes confrontaciones. Pero Madrid es sólo una más de las muchas regiones con problemas de liderazgo. Cataluña, Galicia y Cantabria están en la actualidad dirigidas por gestoras y se encuentran a la espera de nuevas elecciones internas para escoger la composición de sus órganos de dirección.

País Vaco y La Rioja celebraron sus procesos el pasado fin de semana. En el caso de Euskadi los críticos han puesto en duda la victoria de la diputada oficialista Nagua Alba al pedir un nuevo recuento de los votos. De forma paradójica, las regiones más estables han sido hasta el momento Andalucía y Aragón, las dos dirigidas por los críticos Teresa Rodríguez y Pablo Echenique.

Con ambos, sin embargo, la dirección nacional ha sabido entenderse a lo largo de los últimos meses. Carmena insiste en pactar .

Al cúmulo de problemas territoriales que padece Podemos se le han sumado las voces descontentas con la forma en que se lleva la negociación para formar Gobierno. A las criticas del exfiscal Carlos Jiménez Villarejo por el no a Pedro Sánchez se sumó hoy de nuevo Manuela Carmena. La pasada semana la alcaldesa de Madrid ya manifestó su deseo de permitir la investidura del líder socialista aunque horas después rectificó y aseguró que se refería a que deseaba que el sustento de Pedro Sánchez fuera una coalición de izquierda.

Este martes, no obstante, Carmena apostó por un acuerdo para investir a Sánchez con el apoyo de PSOE, Ciudadanos y Podemos. Una vez el socialista ocupe la Moncloa cada formación negociaría ley a ley. "Los acuerdos de investidura -dijo la alcaldesa- dan una elasticidad, una posibilidad de converger muchísimo más sutil y a su vez muchísimo más amplia para recoger diversas posturas".
Etiquetas
Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra