Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Caso Nóos

El juicio del 'caso Nóos' entra en fase de ajuste de cuentas

Los hermanos Tejeiro, acusados por Urdangarin y Torres, de urdir todas las irregularidades pasan al contraataque como testigos arrepentidos

Ampliar ​Iñaki Urdangarin inicia su declaración en el juicio del caso Nóos
​Iñaki Urdangarin inicia su declaración en el juicio del caso Nóos
  • colpisa. madrid
Actualizado el 09/03/2016 a las 06:00
El juicio del ‘caso Nóos’ entra en la fase de ajuste de cuentas tras las cuatro primeras semanas de declaraciones de imputados. La guerra abierta entre las familias enfrentadas en el proceso desembocará, casi sin duda, en una vendetta a partir de este miércoles. Declararán ante el tribunal dos de los testigos más esperados, los arrepentidos Miguel y Luis Tejeiro, los cuñados de Diego Torres que se presentan con la clara intención de tomarse la revancha después de escuchar durante días las acusaciones, especialmente contra Miguel, del propio Torres e Iñaki Urdangarin y Cristina de Borbón de haber urdido las irregularidades en el Instituto Nóos y en sus empresas satélites que sirvieron para desviar a los bolsillos de sus jefes más de seis millones de euros de dinero público.

Miguel Tejeiro vuelve con ganas al tribunal. El asesor fiscal y antiguo secretario en la junta directiva del Instituto Nóos el cabecilla del bando formado por él mismo y sus hermanos, Marco Antonio, gerente de Nóos e imputado, y Luis, contable de la trama y testigo. Frente a ellos está el bando de los matrimonios Urdangarin-Borbón y Torres-Ana María Tejeiro, hermana de los anteriores, que se reconcilió días antes del juicio tras cinco años de disputas y envío de correos electrónicos comprometedores con el único fin de intentar salvar a las esposas y tratar de exculparse acusando de todo a la familia de los asesores.

Miguel Tejeiro fue absuelto el primer día de juicio tras la sorprendente decisión de Manos Limpias, única parte que le acusaba, de retirar los cargos contra él. Antes de la pirueta la acusación popular pedía para el asesor fiscal once años de cárcel. Según fuentes del caso, la decisión de Manos Limpias de sacarle del banquillo debería tener como "contraprestación" una "dura" declaración del ahora testigo para terminar de acorralar a Torres, Urdangarin y, quien sabe, si poner más complicado el futuro procesal de la infanta Cristina.

Una y otra vez, los exresponsables de Nóos culparon a Tejeiro de haberles "asesorado" en sus tácticas más irregulares. Fue él, según los imputados, quien ideó la facturación cruzada entre las sociedades del grupo para vaciar las arcas de Nóos a través de trabajos falsos o hinchados o quien forzó a Urdangarin y Torres a contratar trabajadores ficticios en sus empresas en un plan de optimización fiscal y, de paso, defraudar a la Seguridad Social. Su nombre fue usado como parapeto por ambos imputados cada vez que se veían en un aprieto.

CONTINUO REFUGIO

Iñaki Urdangarin también se refugió tras Miguel Tejeiro cuando fue preguntado por las irregularidades en Aizoon, la empresa que comparte al 50% con la infanta y que fue utilizada para defraudar al fisco y desviar casi un millón de euros de dinero público al patrimonio de la pareja. El cuñado del Rey aseguró que fue Tejeiro, quien también era el asesor fiscal de Aizoon, el que aceptó endosar a la sociedad inmobiliaria gastos personales del matrimonio como viajes, comidas o fiestas para desgravar.

La declaración de Tejeiro, explican fuentes del proceso, podría ser bastante comprometedora, no solo para los dos exsocios, sino también para Cristina de Borbón por el conocimiento que tiene de las irregularidades que se cometieron en Aizoon, la firma que a fin de cuentas ha llevado a la hermana de Felipe VI al banquillo. La infanta, en su declaración del pasado jueves ya culpó a los "asesores" de su marido, sin citar expresamente a Miguel Tejeiro, de los desmanes fiscales de su empresa, de la que dijo desconocerlo todo.

Luis Tejeiro, por su parte, no tendría tanta munición, pero era el contable de todo el entramado y está decidido a salvar a sus hermanos frente a la acometida del otro bando. Tanto Luis como Miguel son testigos en esta causa lo que implica que no pueden mentir y están obligados a responder a todas las partes y a todas las preguntas, incluidas las más comprometedoras.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE