Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Audiencia Nacional

Piden 86 años a un etarra por intentar matar al Rey en el Guggenheim

  • El representante de la Fiscalía ha rebajado en nueve años la pena que solicitaba en sus conclusiones provisionales

Imagen divulgada por la Casa Real de don Juan Carlos durante la entrevista.

El Rey emérito Juan Carlos I.

efe
Actualizada 07/03/2016 a las 15:14
  • efe. madrid
El fiscal ha pedido este lunes en un juicio celebrado en la Audiencia Nacional 86 años de cárcel para el etarra Eneko Gogeaskoetxea por intentar matar al Rey Juan Carlos durante la inauguración del Museo Guggenheim de Bilbao en 1997, una atentado frustrado que se saldó con la muerte a tiros de un ertzaina.

De esta forma el representante de la Fiscalía ha rebajado en nueve años la pena que solicitaba en sus conclusiones provisionales al retirar el cargo por el delito de pertenencia a banda armada al haber sido el acusado ya enjuiciado con anterioridad por el mismo.

El fiscal ha mantenido que el acusado cometió delitos contra la Corona, falsificación de documento oficial con finalidad terrorista, homicidio, depósito de armas de guerra, tenencia ilícita de arma corta, detención ilegal y coacciones por los que ha pedido un total de 86 años y cinco meses de prisión.

Por su parte la abogada del acusado ha reclamado su absolución al estimar que no se ha probado su participación en los hechos y alternativamente, para el caso de que el tribunal aprecie lo contrario, penas menores en otros motivos porque a su juicio no hay delito contra la Corona porque el objetivo de los etarras era el Museo Guggenheim y no el Rey.

Durante la primera jornada del juicio, celebrada el pasado 11 de febrero, Gogeaskoetxea -considerado uno de los máximos responsables del aparato 'militar' y 'logístico' de ETA cuando se produjo su detención en Cambridge (Reino Unido) en 2011, negó las acusaciones del fiscal.

Ese mismo día testificó el etarra Kepa Arronategui, ya condenado por estos hechos, que aseguró que Eneko Gogeaskoetxea no participó en esta acción y que si le implicó tras ser detenido fue por las presiones que dijo que sufrió de la Ertzaintza.

Kepa Arronategui aclaró además que el comando pretendía atentar contra el Museo Guggenheim pero no matar al Rey.

Según el fiscal, Gogeaskoetxea constituyó en 1996 el comando Katu junto a Kepa Arronategi y ha mantenido que ambos recibieron la instrucción de matar al Rey con ocasión de la inauguración del Museo Guggenheim "siempre y cuando ello no implicara el riesgo de afectar a personas ajenas al aparato del Estado, en cuyo caso se limitarían a atacar el museo".

Ha añadido que para ello, el acusado recibió material explosivo y armamento de ETA para preparar tres grandes jardineras a las que, junto Arronategi, introdujo cuatro tubos de PVC en cada una de ellas y una granada autopropulsada Mekar de calibre 83, cuya carga estaba constituida por pólvora negra y podían ser activadas por radio-control.

Sobre las 16.00 horas de la fecha referida, tras descargar un macetero, haciéndose pasar por empleados de jardinería, fueron sorprendidos por dos ertzainas.

Cuando los agentes trataban de comprobar la matrícula, el acusado de forma sorpresiva y sin dejar a su víctima capacidad de reacción disparó al agente José María Aguirre Larraona en el tórax desde una distancia de un metro ocasionándole la muerte, siempre según el fiscal.

Mientras que Arronategui fue detenido por la Policía Municipal Gogeaskoetxea se introdujo en un coche que se encontraba en las inmediaciones y obligó a su propietario a que le sacara del lugar para huir, según el relato del fiscal.

A su juicio no se han acreditado malos tratos a Arronategui durante su declaración ante la Ertzaintza y ha añadido que hay otras pruebas contra Gogeaskoetxea como que huyó al enterarse que le buscaban y huellas suyas encontradas en un caserío usado por los terroristas y en vehículos que utilizaron para la acción.

Ha destacado que los terroristas habían preparado una carga explosiva capaz de conseguir la destrucción total del museo y provocar una metralla que habría alcanzado a todas las personas que se encontraran en la zona.

La abogada defensora ha pedido la absolución y en todo caso ha alegado que no hay delito contra a Corona y que algunos delitos que el fiscal atribuye a Gogeaskoetxea ya han prescrito por el tiempo transcurrido.
Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra