Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

pactos

Sánchez solo planteará al Rey la investidura si logra la complicidad de Podemos

  • Sánchez admite que va a ser "muy difícil", pero su objetivo, sin despreciar a otras fuerzas, es que Podemos revise su negativa

Pedro Sánchez sale vapuleado del primer asalto de la investidura
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, en su escaño.
EFE
  • colpisa. madrid
Actualizada 07/03/2016 a las 06:00
Pedro Sánchez solo propondrá al Rey que está en disposición de presentarse de nuevo a la investidura cuando cuente con la complicidad de Podemos. En el PSOE dan por imposible el voto favorable del partido de Pablo Iglesias, pero no descartan, pese al clima irrespirable en sus relaciones actuales, que se abstengan en la votación. Para ir macerando ese cambio de postura, los socialistas han redoblado sus presiones para que la dirección morada se replantee su negativa.

El secretario general del PSOE considera, como también lo pensaba Mariano Rajoy tras las elecciones, que es el candidato natural para una segunda investidura porque cuenta con la minoría con más votos, los 130 de la suma de diputados socialistas y de Ciudadanos. Está convencido de que ha arrebatado al PP, que tiene 123 escaños, esa posición de preeminencia ante una eventual ronda de contactos del Rey. Pero hasta que no sume nuevos apoyos no va a hacer llegar al jefe del Estado que está en condiciones de volver a ser el candidato a presidente del Gobierno. No va a emplear la investidura en sí, dicen fuentes socialistas, como elemento de presión ante otras fuerzas políticas para que respalden su postulación, algo que sí ocurrió en el debate de la pasada semana.

Sánchez admite que va a ser "muy difícil", pero su objetivo, sin despreciar a otras fuerzas, es que Podemos revise su negativa. No aspira a que respalde su candidatura, esa marcha atrás de Iglesias parece inviable porque ha ido muy lejos en el enfrentamiento, pero sí al menos que se abstenga en la votación. Solo con eso, según sus cuentas, tendría muy cerca la investidura.

Los socialistas no creen que su reforzada alianza con Ciudadanos sea una rémora insalvable para acercar posturas con fuerzas de la izquierda. Esperan, como así ha ocurrido, una reacción airada en los primeros momentos, pero confían que en las semanas de negociación que quedan hasta el dos de mayo puedan atemperarse las posiciones porque nadie querrá ser el responsable del fracaso. Sánchez, incluso, no ve descabellado celebrar en algún momento una reunión a tres entre él, Rivera e Iglesias, pese al rechazo mutuo que se profesan los líderes de Ciudadanos y Podemos, porque tienen el común denominador de la apuesta por el cambio.
El líder socialista espera asimismo que un acercamiento a Compromís, que se presenta factible, y al PNV, aunque los nacionalistas han emplazado al PSOE a empezar de cero, haga mella en la negativa de Podemos. Los cálculos optimistas de Sánchez se fundamentan en su apreciación de que el rechazo de Iglesias tiene mucho de 'postureo', porque la mayoría de las medidas acordadas con Ciudadanos las puede suscribir Podemos, más que de diferencias ideológicas.

Exvotantes socialistas Otro elemento que maneja el secretario general del PSOE para favorecer esta aproximación a Iglesias es el rechazo que, a su juicio, ha suscitado entre sus bases y sus votantes la actitud del líder del partido morado durante el debate de investidura. No solo la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, o el exfiscal Anticorrupción Carlos Jiménez Villarejo, están descontentos con el voto en contra durante la investidura, el malestar, apuntan en el PSOE, también se ha extendido a muchos exvotantes suyos que ahora están con Podemos y que no compartieron el maltrato a Sánchez, a Felipe González y a la historia del socialismo.

El secretario de Organización del PSOE, César Luena, ahondó este sábado en esa posible contradicción y acusó a Iglesias de "traicionar el sentido y el espíritu de sus votantes" porque si es posible en términos aritmético el cambio "no puede ser" que se frustre porque una parte de las fuerzas progresistas "se vaya al extremo para tocarse con la derecha". Con esa actitud, añadió el número dos del partido, se hace "el trabajo sucio" al PP.

El líder de los socialistas catalanes se sumó a la ofensiva sobre Podemos y aventuró que en el último momento cambiará de postura. Miquel Iceta remedó el "tic, tac, tic, tac" que empleó Iglesias en la campaña electoral en un mitin en Valencia para constatar que "el reloj del cambio se ha puesto en marcha", y llegará el momento en que "todos se tendrán que retratar" y elegir entre Sánchez y Rajoy.

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE