Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Pactos de Gobierno

PSOE y C's creen que puede haber segunda investidura con posibilidades de salir adelante

  • Los cuatro grandes partidos tienen en sus manos evitar las elecciones del 26 de junio

Pedro Sánchez sale vapuleado del primer asalto de la investidura

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, en su escaño.

EFE
Actualizada 06/03/2016 a las 08:58
  • colpisa. madrid
Las fuerzas políticas no han sabido traducir a términos parlamentarios el mandato de diálogo y acuerdo que votaron los ciudadanos el 20 de diciembre. Al menos, a la primera. La frustrada investidura de Pedro Sánchez ha dado paso a un terreno inexplorado en la política española. Nada hay regulado sobre cómo actuar a partir de ahora hasta el 2 de mayo. Los cuatro grandes partidos tienen en sus manos evitar las elecciones del 26 de junio, pero no será fácil porque es necesario que el PP, PSOE o Podemos hagan una pirueta política espectacular y alguno de ellos doble la cerviz para ir a una segunda investidura con garantías de que un candidato se convierta en el próximo presidente del Gobierno. O bien el PP o Podemos apoyan al PSOE o los socialistas respaldan a los populares. No hay más opciones para que haya presidente del Gobierno. El campo de las posibilidades se puede reducir aún más hasta que la disyuntiva se limite a Pedro Sánchez presidente o a votar de nuevo De entrada, nadie va a cambiar de postura, al menos eso dicen, a la espera de que sea el otro al que le flaqueen las piernas. De producirse esa voltereta, será al final, cerca del 2 de mayo. Una solución a la catalana que tiene defensores, aunque la mayoría no concede muchas posibilidades a este escenario y ve casi inevitable la convocatoria de nuevos comicios.

Es una guerra de nervios en la que los sondeos van a jugar a partir de ahora un papel determinante. El que vea recompensada su estrategia con buenas expectativas de voto no va a modificar, como es obvio, sus planteamientos. Pero la formación que constate un descenso en las encuestas entrará en pánico, y será la que se plantee una reconsideración de sus posturas.

Estos son los dilemas a los que se enfrentan los cuatro partidos mayoritarios:

1. ¿Su estrategia para la investidura ha logrado los objetivos fijados?

2. ¿Van a cambiar la línea de trabajo después del primer debate?

3. ¿Creen que habrá segundo debate o nuevas elecciones?

Ciudadanos: Fieles al pacto, pero sin cerrarse puertas. Albert Rivera no ve más camino que convencer a PSOE y PP de que es hora de que se olviden de acudir a otras elecciones, que probablemente no solucionarían el atasco institucional, y de que asuman que no les queda más remedio que sentarse a pactar un programa para que lo ejecute un gobierno con independencia de quién lo encabece. Si no lo logra, lo que hoy parece probable, podrá decir a los votantes que sus 40 diputados, pese a no ser determinantes, se han mojado hasta el último día para poner en marcha la legislatura y que son otros los que la impidieron por reducirlo todo a una lucha de personas y sillones.

1. Ciudadanos desde el primer día buscó un acuerdo de gobierno a tres, con implicación de PP y PSOE. Y sigue siendo su opción. La primera elección se la hizo el propio Mariano Rajoy al renunciar a ser candidato ante el Rey y dejar vía libre a Pedro Sánchez. El no a la investidura del socialista, que tras cerrar un acuerdo programático de 200 puntos se convirtió en su socio, no lo ven como un fracaso estratégico. Ciudadanos cree que cerró un buen acuerdo de gobierno, perfectamente asumible por el PP -que rechazó apoyarlo solo porque Rajoy no admite más pacto que el que le haga presidente- e incluso suficiente para obtener la abstención de Podemos. Para hacerlo posible incluso aceptaron pasar de la abstención al sí, pero no sirvió de nada por los noes de Pablo Iglesias y el PP.

2. Para la etapa que tiene fecha de caducidad el 2 de mayo parten de los mismos mimbres, pero con su alianza con los socialistas fortalecida. Mantendrán el pacto de gobierno con el PSOE mientras ambos partidos sigan fieles al documento de 66 páginas y se comprometan a no introducir modificaciones por exigencia de otras fuerzas para pactar salvo que sean admisibles por ambas partes. Ciudadanos va a intentar, aunque con mucho escepticismo, atraer al PP a ese acuerdo. Espera que el PSOE tratará de hacer lo propio con los grupos de izquierda con el objetivo de al menos llevar a Podemos hasta la abstención. El nombre del candidato ya es otra cosa. No se desmarcan de Sánchez mientras el Rey no proponga a otro, pero su fidelidad será al documento que han firmado, en base al que esperan poner en pie un Gobierno, sin prejuzgar por el momento ningún nombre ni sigla para la Presidencia. Bueno sí, tienen claro que nunca apoyarán a Rajoy, a quien ven inhabilitado por falta de espíritu pactista y por la corrupción.

3. Son dos alternativas válidas para los de Albert Rivera. Unas nuevas elecciones, que al principio se veían como un peligro, ahora son vistas con mejores ojos porque consideran que su esfuerzo pactista encontrara recompensa en las urnas. Pero tampoco descartan que haya una nueva votación de investidura siempre que Podemos reconsidere su postura y se avenga a la abstención.

​PSOE: Objetivo: hacer culpable a Podemos (P. De las Heras) : Paula de Las Heras Madrid. Si una virtud reconocen afines y detractores a Pedro Sánchez es su tenacidad y su capacidad de hacer frente a las adversidades. No se rinde ni siquiera cuando el sentido común aconsejaría hacerlo y esa es la actitud que le ha llevado a estar donde se encuentra ahora. Fue contra todo pronóstico aspirante a la secretaría general del PSOE y contra todo pronóstico ganó. Ha resistido a una batalla orgánica que se llevó por delante a su antecesor, Alfredo Pérez Rubalcaba. Perdió las elecciones pero aún así logró ser candidato a la investidura. Y, pese al revés de este viernes, aún cree que puede ser presidente del Gobierno.

1. Es cierto que la estrategia seguida por el líder de los socialistas desde el 20 de diciembre despertó, en un primer momento, muchos resquemores. Su aparente apuesta por una coalición de izquierdas como la que ahora defiende Podemos -alentada por aquel viaje a Lisboa para estudiar el pacto de izquierdas que permitió al socialista Antònio Costa desbancar al vencedor los comicios, Pedro Passos Coelho- dio argumentos a los barones críticos para tratar de derribarlo. Una vez recibió el encargo del Rey, comenzaron los contactos con el resto de partidos y dejó claro que lo que buscaba era un acuerdo "transversal" que lo situara en el centro del tablero, las críticas, sin embargo, se amortiguaron. Ahora, la oposición interna vuelve a denostar en privado el camino elegido. Dicen que el pacto con Ciudadanos les dejará a merced de Podemos si hay nuevos comicios. La dirección del partido defiende, en cambio, que los votantes sabrán valorar a quien ha buscado acuerdos y penalizará a quien los ha obstaculizado. Creen, además, que Iglesias cometió un grave error al demostrar, en el debate del miércoles, que "odia más al PSOE que al PP".

2. Entre los 'sanchistas' existe aún así cierto temor sobre lo que puede pasar en estos dos meses a los que su líder se enfrenta ya sin el "escudo" de haber sido propuesto por el Rey. No niegan que la posición de partida sea buena, mejorada incluso con la reafirmación del pacto con Ciudadanos para formar un frente negociador conjunto, pero temen que un movimiento en el PP (la renuncia de Mariano Rajoy y una candidatura renovada) les coloque en una situación complicada. En principio, la línea a seguir es clara. Sánchez defenderá su pacto reforzado con Ciudadanos como base del único pacto que puede lograr "el cambio"; insistirá en que "lamentablemente" no hay una mayoría de izquierdas salvo que se pretenda hacerla descansar sobre los independentistas catalanes, y afeará a Pablo Iglesias que impida la puesta en marcha de medidas sociales "para la gente real".

3. Con ese elemento de presión los socialistas aspiran a forzar la abstención de Podemos 'in extremis' a finales de abril. Muchos, admiten, aún así que su esperanza es escasa.

PP: En busca del pacto sin opciones de Gobierno. Mariano Rajoy tiene ahora la oportunidad de revertir la situación adversa en la que se encuentra el PP y combatir la imagen de no haber hecho lo suficiente por garantizar un "Gobierno estable". Los dos meses por explorar hasta la convocatoria de nuevas elecciones permiten al líder de los populares recuperar la iniciativa, pasar de la confrontación al diálogo e interpretar el rol del presidente en funciones que tiende puentes y trabaja por lograr una gran coalición. El objetivo es alcanzar los, a su juicio, probables comicios en las mejores condiciones. Pero su propia trayectoria y la agenda judicial relativa a la corrupción amenazan con dificultar la estrategia del jefe del Ejecutivo.

1. Los populares han llegado al primer pleno de investidura sumidos en la "depresión". Las urnas no concedieron al PP la posibilidad de formar Gobierno junto a Ciudadanos. Y esa circunstancia, sumada al no rotundo del PSOE y a la renuncia de Rajoy a intentar su propia investidura, dejaron al partido fuera de juego y vapuleado por nuevas informaciones sobre presunta corrupción en Madrid y Valencia. Los pasos en falso del jefe del Ejecutivo y los factores externos se convirtieron, además, en caldo de cultivo para el debilitamiento del liderazgo del presidente. En este contexto debe entenderse que su discurso en el pleno de investidura de Pedro Sánchez llegara a rozar por momentos lo ofensivo. Su dominio de la ironía, junto a la ridiculización del papel del PSOE, sirvió para elevar el ánimo en sus filas, pero algunas fuentes del PP admiten que "insinuar que todos los socialistas son tontos" estuvo fuera de lugar.

3. Pero si los puentes parecieron dinamitarse, poco importa. A partir de ahora, el escenario cambia. El equipo de Rajoy quiere dejar atrás los reproches y tender sus manos tanto al PSOE como a Ciudadanos para escenificar su disposición a llegar a acuerdos, recuperar el balón y mantener al partido movilizado hasta las elecciones que dan por hechas. Por eso, juzgan que lo importante es trabajar para que la formación llegue al verano en las mejores condiciones posibles. Y en la cúpula de los populares cruzan los dedos por que el avance de las causas de corrupción no terminen por entorpecer su recuperación.

4. Los escándalos constituyen el principal argumento empleado por Ciudadanos para deslegitimar a Rajoy. En el PP están convencidos de que el presidente se ha convertido en la pieza de caza de Albert Rivera, aunque las posibilidades de que el jefe del Ejecutivo pudiese ser reelegido eran ya mínimas. Para que el líder de los populares decida defender su investidura deberá lograr antes los apoyos que le garanticen el éxito de la operación. Es decir el respaldo del PSOE. Por lo que en el partido tiene casi asumido es que Rajoy no tiene ninguna opción de superar un debate de investidura.

Podemos: Su único "carril" es el de la coalición

Hasta ahora Podemos se ha mantenido firme en su propósito de formar un Ejecutivo con PSOE, IU y Compromís que debería además obtener la abstención de los independentistas catalanes. Y no piensa cejar en ese objetivo en los dos meses que restan hasta la convocatoria de nuevas elecciones. La formación de Pablo Iglesias lo apuesta todo al Gobierno de coalición. No ha contemplado otra opción en el pasado ni prevé hacerlo en el futuro. Como no se cansa de repetir Iñigo Errejón, para salir con un Gobierno del actual bloque institucional "sólo existen dos carriles": el de la gran coalición y el de la alianza de la izquierda. Podemos se agarra a la esperanza de tras el fracaso de la investidura de Pedro Sánchez los socialistas rectificarán y llamarán a su puerta. De lo contrario el partido morado afrontará en dos meses la disyuntiva de encarar unas elecciones para las que le las encuestas le dan a la baja o permitir un gobierno socialista a cambio de contrapartidas en política social y una legislatura corta.

1. En el partido morado existe el convencimiento de que se ha hecho todo cuanto se ha podido y de que la única responsabilidad de que no se haya formado ya un Gobierno de cambio recae sobre los socialistas y su acuerdo con las oligarquías que apuestan porque nada cambie. La finalidad de Podemos, insisten fuentes de la formación, no es sólo echar a Mariano Rajoy de la Moncloa, sino sacar también sus políticas. Sin embargo, desde el partido morado se sostiene que "el acuerdo firmado entre Ciudadanos y PSOE mantiene las bases de la lógica económica aplicada por el Partido Popular" y, por tanto, no puede recibir su apoyo.

2. Podemos y sus confluencias mantienen que han sido claros y coherentes desde que Iglesias sorprendió con su propuesta de coalición. Su apuesta por un gobierno de cambio, plural y proporcional para conjugar la política económica y la agenda social es irrenunciable. Desde Podemos se mantiene contra viento y marea que existen dos razones fundamentales para mantenerse firme en sus planteamientos. De un lado, los 161 escaños de las fuerzas de izquierda suman más que los 130 de PSOE y Ciudadanos. Por otro, Podemos mantiene que Ciudadanos "parece dispuesto a hacer cualquier cosa para alcanzar el poder y mantener el estado de cosas con retoques estéticos", y por eso no le allanarán el camino para acceder al Gobierno.

3. Desde Podemos se asegura que se dejarán la piel para que ese segundo debate se produzca. No obstante, añaden, de lo que se trata es que un nuevo intento no aboque a los españoles a otra investidura fallida y a "la pérdida de otra oportunidad histórica". Como han venido repitiendo sus dirigentes a lo largo de las últimas semanas, dos meses dan para mucho. Aunque todo puede ocurrir en ese tiempo, lo único factible a día de hoy para Podemos es gobernar codo a codo con el PSOE. 03/05/17-36/16
Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra