Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Debate de investidura

Pedro Sánchez sale vapuleado del primer asalto de la investidura

  • El líder socialista no suma ningún voto a los 130 del PSOE y Ciudadanos, y recibe 219 en contra y una abstención
  • La segunda jornada del debate se convierte en un duelo de todos contra todos que resta protagonismo al candidato

Pedro Sánchez sale vapuleado del primer asalto de la investidura

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, en su escaño.

EFE
Actualizada 03/03/2016 a las 10:03
  • COLPISA. MADRID
Pedro Sánchez recibió un contundente revés en la primera votación de su investidura. Obtuvo 130 votos a favor, los de los 90 socialistas y 40 de Ciudadanos, 219 en contra de todos los demás grupos y una abstención de Coalición Canaria. El varapalo no es por no alcanzar la mayoría absoluta, que se daba por descontado, sino por las oscuras perspectivas que tiene por delante. Algunos socialistas, cada vez menos, se aferran a la esperanza, pero es casi imposible que el candidato del PSOE logre el viernes más votos a favor que en contra. Sánchez comprobó en el debate de hoy que los rechazos a su investidura tienen sólidos cimientos que no van a cambiar en dos días y es muy probable que tampoco varíen en los dos próximos meses. La puerta a las elecciones el 26 de junio está abierta de par en par.

La segunda jornada del debate de investidura derivó en un duelo de todos contra todos en el que se dinamitaron casi todos los puentes. Sánchez se midió con todos los portavoces, pero estos también lo hicieron entre sí. Mariano Rajoy intercambió pullas con Albert Rivera; Pablo Iglesias hizo lo propio con el presidente en funciones y el líder de Ciudadanos; y este se empleó a fondo con el secretario general del Podemos. El resultado fue que el candidato perdió protagonismo a chorros en beneficio de quienes deberían haber sido los actores secundarios de una investidura que quedó vista para sentencia. La segunda votación del viernes se perfila como una mera formalidad para certificar la derrota del secretario general del PSOE.

Fue un debate extraño motivado por el hecho excepcional de que el aspirante era el líder del segundo partido, y no el del más votado. Esta circunstancia provocó que todo el que pasaba por la tribuna de oradores soltara un par de bofetadas dialécticas a Rajoy, que aguantó con cara de 'por qué me sacuden a mí cuando el candidato es el otro'. Por otra parte, como había total certidumbre sobre el resultado negativo de la votación, los portavoces de Podemos y Ciudadanos se dedicaron a ajustar cuentas entre ellos. Todo ello derivó en un embrollo de acusaciones cruzadas y referencias personales e históricas que superó al presidente del Congreso. Patxi López pecó de novato en estas lides y permitió intervenciones por alusiones, algo que sus predecesores administraron con extrema racanería para asegurarse el orden en la sala, y que solo contribuyeron a espesar más el debate.

RAJOY, SOBRADO

Sánchez escuchó como todos los grupos, con la lógica excepción de Ciudadanos, le decían que no a sus peticiones de apoyo. Unos con más rotundidad que otros, pero rechazo general al fin y al cabo. Soportó con el ceño fruncido el discurso socarrón, y hasta sobrado, de Rajoy. Intervención que enardeció a los diputados del PP, pero que para los socialistas fue un "bochornoso" episodio del "club de la comedia". El presidente en funciones tachó de "bluf" al candidato, puso en duda la capacidad intelectual de los diputados socialistas y ridiculizó con ahínco el acuerdo con Ciudadanos, que aunque no va a ninguna parte "se presentó como una página histórica de dimensiones solo comparables al pacto de los Toros de Guisando". Todo ello, según Rajoy, no para gobernar sino para afianzar su posición en el PSOE. El líder socialista no empleó el mismo registro, y dio por imposible conquistar el apoyo del PP mientras "el tapón" Rajoy siga al frente de ese partido.

Pero los momentos más duros llegaron en el duelo con el secretario general de Podemos, que en su primera intervención en un pleno del Congreso no dejó títere con cabeza en un discurso tremendista con el franquismo entre ceja y ceja. Del PP dijo que es un partido fundado por siete ministros de la dictadura; a Rivera le vio como "jefe de escuadra" de la Falange; y subrayó que el PSOE tiene un pasado "manchado con cal viva" por Felipe González y los GAL. Ahí se armó la de Dios es Cristo. La bronca de los socialistas fue de las que se recordarán mientras Iglesias decía no entender el enfado porque se había limitado a decir la verdad. Hasta el PP afeó al líder de Podemos sus palabras.

El debate, por decir algo, de Sánchez con Rivera se redujo a un empalagoso cruce de agradecimientos. El líder de Ciudadanos cumplió con su papel de poner toda la carne en el asador para que el PP revisara su negativa a suscribirlo porque sin su apoyo es papel mojado a efectos de la investidura. Pero Rivera también se despojó de su imagen de yerno ideal, y enseñó las uñas. Recordó al PP que gobernó con Jordi Pujol como aliado y defendió aquel 'pacto del Majestic' como cuestión de estado mientras ahora ridiculiza su pacto con Sánchez. También volvió a pedir a Rajoy que se vaya a casa porque no tiene sitio en la nueva etapa política.

El cruce de pareceres con las fuerzas independentistas catalanas fue un diálogo de sordos. Mientras los portavoces de Esquerra y Convergència reclamaron respeto y comprensión a sus posturas secesionistas porque tiene el aval de las urnas, el candidato socialista negó que posean esa garantía ciudadana y defendió la imposibilidad de celebrar el referéndum independentista porque la soberanía nacional no se puede trocear. Más cordial y de guante blanco fue el debate con el PNV, que ratificó su voto en contra, pero con la puerta abierta a seguir las negociaciones.

Los cuatro grandes partidos tensaron la cuerda hasta extremos que van a hacer muy difícil rebobinar y salvar las desavenencias en otro hipotético debate de investidura antes del 2 de mayo. La responsabilidad de proponer otro candidato o volver a jugar la carta de Sánchez corresponde al Rey, pero visto el cariz que ha tenido esta investidura no parece probable que abra una nueva ronda de consultas.
Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra