Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Debate de investidura

Sánchez no logra los apoyos en su primera sesión de investidura

  • El candidato socialista ha contado con 219 votos en contra, 130 a favor y una abstención
  • La segunda votación, en la que bastaría una mayoría simple, será el próximo viernes en un pleno que está convocado a las 18.30 horas
  • Los duros reproches mutuos escuchados en la sesión parecen dificultar futuros acuerdos que impidieran la repetición de las elecciones

Sánchez fracasa en la primera votación de la investidura

Sánchez volverá a intentarlo el viernes cuando solo necesitará la mayoría simple

ATLAS
Pedro Sánchez, en su escaño.

Pedro Sánchez, en su escaño.

EFE
Actualizada 02/03/2016 a las 22:15
  • EFE. Madrid
El líder del PSOE, Pedro Sánchez, no ha conseguido este miércoles la mayoría absoluta del Congreso requerida para ser elegido presidente del Gobierno, en una sesión en la que los duros reproches mutuos parecen dificultar futuros acuerdos que impidieran la repetición de las elecciones.

Sánchez ha logrado sólo 130 votos a favor (los 90 de los diputados socialistas y los 40 de los escaños de Ciudadanos), mientras que ha cosechado 219 votos en contra correspondientes a todos los demás grupos, excepto el de la diputada de Coalición Canaria, Ana Oramas, que se ha abstenido.

Al no conseguir los 176 votos a favor necesarios para ser elegido este miércoles presidente (la mitad más uno de los diputados), habrá que esperar a la votación que se celebrará dentro de 48 horas, en la tarde del viernes. Según marca la Constitución y el Reglamento del Congreso, esta segunda votación debe efectuarse a las 48 horas de la primera, lo que significa que se puede llevar a cabo desde las 19.45 horas de la tarde del viernes.

Para ello, el presidente del Congreso, Patxi López, ha convocado a los diputados a una nueva sesión el viernes a las 18.30 horas para dar tiempo a las intervenciones breves del candidato Pedro Sánchez y del resto de portavoces antes de la votación.

Sánchez dispondrá pasado mañana de un turno de palabra de diez minutos, y el resto de portavoces, de cinco.

En ella le bastaría tener más votos a favor que en contra. Pero no lo conseguirá tampoco a tenor de las intervenciones de los líderes de los diversos grupos parlamentarios, que han sido de tal dureza en algunos casos -como la de Pablo Iglesias contra el PSOE- que hacen muy difícil algún acuerdo durante los dos próximos meses que evite nuevas elecciones el 26 de junio.

Sánchez, que sólo ha escuchado palabras a favor por parte del líder de Ciudadanos, Albert Rivera, ha tomado la palabra al cierre del debate y justo antes de la votación para ratificar que el PSOE seguirá siendo la fuerza del cambio que tiende la mando al resto de partidos.

El hecho de que Sánchez llegara a la sesión de este miércoles sin los apoyos suficientes para ser investido ha provocado que el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, le acusara de protagonizar un "bluf" con el único fin de lograr su supervivencia y de lanzar su campaña ante la repetición de los comicios.

Rajoy ha dirigido una sucesión de puyas cargadas de ironía contra el candidato socialista, al que ha responsabilizado de una investidura "ficticia".

También ha ridiculizado el pacto "de muy limitada relevancia" al que llegó con Ciudadanos y que considera que se ha querido hacer creer tan histórico como el de "los Toros de Guisando" y presentarlo como un "curalotodo" o "el bálsamo de Fierabrás".

Y ha arremetido igualmente contra Rivera por las versiones "contradictorias" de ese acuerdo que han dado él y el líder socialista, del que ha dicho que no es lo que necesita España.

En su cara a cara, Rajoy y Sánchez se han acusado mutuamente de de ser un "tapón" para España, y el secretario general del PSOE ha certificado que es imposible que ambos puedan llegar a un acuerdo para la formación del nuevo ejecutivo.

Sánchez ha opinado que el PP sólo podrá regenerarse desde la oposición y ha considerado una paradoja que Podemos se vaya a acabar convirtiendo en la "única tabla de salvación" de Rajoy.

De la mano de Podemos y de Pablo Iglesias han llegado al hemiciclo los reproches más duros que ha tenido que escuchar el secretario general del PSOE.

Iglesias ha cargado contra él por haber cedido ante los poderes económicos y las oligarquías con su acuerdo con C's y se ha remontado incluso a uno de los momentos más negros de los GAL, al pedir a Sánchez que no se deje aconsejar por quienes tienen un pasado manchado con "cal viva".

"El problema es que le han prohibido pactar con nosotros (...); lo dijo Felipe González, el que tiene el pasado manchado de cal viva".

Unas palabras que han provocado un agrio debate, con airadas protestas de la bancada socialista y en el que el presidente del Congreso, Patxi López, ha retirado la palabra al líder de Podemos.

Ante esa acusación, Sánchez ha salido en defensa del expresidente: "Me siento muy orgulloso de Felipe González", ha proclamado. Y ha avisado a Podemos de que, si vota no a su investidura, se convertirá en cómplice del "infierno" de Rajoy.

Pero Iglesias ha dirigido también críticas al PP ("el partido que ha hecho de la corrupción y la injusticia una forma de gobierno", ha dicho) y Ciudadanos, al que ha denominado "la naranja mecánica" y ha calificado de "marioneta de los poderosos".

Si esa intervención parece haber roto puentes para un próximo acuerdo entre PSOE y Podemos, la de Albert Rivera hace difícil también un hipotético pacto PP-C's.

Rivera ha pedido a Rajoy "valentía" para facilitar ese acuerdo, pero piensa que él no puede liderar esta nueva etapa política porque no cree en las reformas necesarias que necesita España y no puede abanderar la lucha contra la corrupción.

También le ha instado a abandonar la "extraña pinza" que está protagonizando con Podemos y ha defendido su acuerdo con el PSOE, partido al que ha agradecido su "coraje" pese a las dificultades.

Los partidos nacionalistas de Cataluña y País Vasco han fundamentado su voto en contra de la investidura de Sánchez en su negativa a consultar a catalanes y vascos sobre su futuro y han rechazado unánimemente el acuerdo suscrito con Ciudadanos.
Unos reproches escuchados también a algunos representantes del grupo mixto.
Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra