Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Pactos de Gobierno

Rajoy se reserva la carta de su retirada para salvar un eventual Gobierno del PP

  • El comité de dirección del partido diseña mañana una estrategia para disputar a C's el centro derecha sin crear daños irreparables en la relación con Rivera

Rajoy acusa a Sánchez de protagonizar una
Mariano Rajoy, durante su intervención en el foro 'La Razón'.
efe
  • colpisa. madrid
Actualizada 29/02/2016 a las 06:00
En el Gobierno se ha instalado la percepción de que el lance iniciado la noche electoral del 20 de diciembre se ganará o perderá en tiempo de descuento. La votación de investidura del miércoles activará el temporizador que marca los dos meses que tienen las fuerzas políticas para alcanzar un pacto que evite la convocatoria de nuevas elecciones, y el PP sostiene que Mariano Rajoy se guardará hasta el último día la carta de su retirada en caso de poder facilitar así la continuidad de los suyos en la Moncloa. "Sólo apartas la reina si puedes ganar la partida", advierten fuentes populares que recuerdan que nadie salvo el presidente podrá tomar esa decisión "absolutamente personal" si las circunstancias lo exigen y que no será la corrupción ni el cuestionamiento interno los factores que acaben con Rajoy. El escenario en el que trabajan en el equipo de dirección no ha variado. "Los números son los números", explican para justificar que la única ecuación que contemplan es la de un Gobierno de coalición con PSOE y Ciudadanos. Y únicamente de poder lograr ese reto complicado, y hoy por hoy remoto, el líder del PP podría valorar dar un paso atrás y buscar un relevo, consciente de que sus eventuales socios jamás permitirían cederle a él la presidencia del Ejecutivo.

Algunos dirigentes del partido comparan la situación con la vivida en Cataluña, donde Artur Mas cedió ante la presión de la CUP, y valoran que el "sacrificio" de Rajoy sería un "mal menor" cuando la batalla más complicada es la de recuperar la iniciativa política si el líder socialista, Pedro Sánchez, fracasa en su intento de ser elegido presidente. En primer lugar, conceden que, apurando los plazos, Podemos podría acabar por abstenerse y que, entonces, el pacto de PSOE y Ciudadanos, hoy despreciado, sería suficiente para gobernar.

Y, por otro lado, admiten que atraer a los socialistas a un acuerdo para que gobierne el PP podría no conseguirse jamás. Todo lo que ocurra en estos dos meses dependerá en buena medida de las tendencias que alumbren las encuestas y de los intereses partidistas. ¿Preferirá Podemos elecciones o quedarse en la oposición al PSOE? ¿Se sentirán los socialistas con fuerza para afrontar unos comicios o acusarán el desgaste del tiempo? Lo que fuentes populares tienen claro es que se abre una fase en la que la incertidumbre hará que todos conjuguen sus habilidades para buscar sus propios acuerdos, torpedear los del contrario y actuar como si esta fuera ya la precampaña: "Los líderes serán durante dos meses presidentes, jefes de la oposición y candidatos a unas nuevas elecciones".

Vísceras y estrategia La última vertiente ha llevado al PP a elevar el tono frente a Ciudadanos tras la firma del pacto con los socialistas. La proximidad del pleno de investidura de Pedro Sánchez ha hecho que los populares rescaten sus mensajes del 20-D contra quien les disputa el centro derecha y registra un auge en los sondeos. Creen que el acuerdo con el PSOE concede al PP la oportunidad de empujar a Albert Rivera hacia la izquierda y no quieren desaprovechar el momento de ensayar un relato capaz de seducir a sus potenciales votantes, especialmente, a los que hace dos meses se le fueron a la abstención o decidieron cambiar de caballo.

El comité de dirección del partido, encabezado por Rajoy, definirá este lunes las líneas generales del discurso de los populares para esta semana. Fuentes de la formación anticipan que los vicesecretarios y los segundos espadas seguirán la senda de "visceralización" en sus referencias a Rivera. Mientras tanto, el presidente continuará con sus críticas a Ciudadanos, pero más comedidas, en la línea de la carta que le envió el jueves pasado para expresarle que no podía a apoyar a "su candidato" socialista.

Al jefe del Ejecutivo no le interesa alimentar una relación tan fría como la que mantiene con Sánchez. Sobre todo, porque, a día de hoy , el joven político catalán es el único que tiende la mano al PP. En el entorno de Rajoy llaman a apreciar estos matices en su intervención del miércoles en el debate de investidura, pero reconocen que la actitud de diálogo queda aplazada hasta que se frustre, algo que dan por hecho, la elección del secretario general del PSOE como presidente. Entienden que entonces se podrán retomar las conversaciones con Ciudadanos, pese a haber tildado a Rivera de "pichón", como hizo el portavoz parlamentario, Rafael Hernando, y aunque el presidente haya acusado a los socialistas de pactar con un partido que "no sirve absolutamente para nada". Gajes de la política.

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE