Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Pactos de Gobierno

Sánchez amplía el foco de Podemos a Ciudadanos en su plan de investidura

  • Susana Díaz evita marcar más líneas rojas antes del comité federal del PSOE y se limita a reivindicar que su partido sea "útil" a los españoles

Pedro Sánchez.
Pedro Sánchez.
REUTERS
  • colpisa. madrid
Actualizada 30/01/2016 a las 08:47
"La oferta de Pablo Iglesias, que en realidad fue un numerito, ha puesto el foco en Podemos pero el PSOE va a hablar con todos". La frase del secretario de Organización socialista, César Luena, en vísperas del Comité Federal que aprobará este sábado la fecha en la que la formación renovará su liderazgo, enmarca a la perfección la situación en la que se encuentra Pedro Sánchez. A medida que se acerca el momento de su segunda audiencia en la Zarzuela y crecen las posibilidades de que el Rey le encomiende la tarea de formar Gobierno, el dirigente busca el modo de no transitar por el desfiladero al que, aparentemente, le abocaron hace una semana tanto Mariano Rajoy como el líder de la nueva formación de izquierdas.

Y abre el abanico tratando de sumar a Ciudadanos a una ecuación de futuro Gobierno, que admiten los suyos, es complicada. "Sánchez -dijo de un modo muy gráfico el líder del PSC, Miquel Iceta, tras reunirse con él en Ferraz- mira a izquierda, a derecha y a su espalda". Sabe que, de alguna manera, su vida política depende de lo que sea capaz de hacer con los 90 escaños que logró su formación el 20 de diciembre y que ha de sumar a ese limitado margen político una difícil situación orgánica en la que, de momento, ha logrado sortear con relativo éxito.

Los más críticos, que en el último Comité Federal del 28 de diciembre pelearon por fijar ya la fecha del próximo congreso y ahora admiten ver a ese debate poco sentido, tratarán de limitar este sábado las opciones de su líder a dos: unas nuevas elecciones (lo que, en realidad, llevan defendiendo en privado desde la misma noche electoral) o un Gobierno que no pase por Podemos, algo que en el fondo creen imposible. Será, sin embargo, una reflexión de viva voz, que no quedará plasmada en resolución o mandato firme alguno, porque este cónclave no se convocó a ese fin. En todo caso, el intento de que Sánchez renuncie de manera expresa a aceptar la abstención de los secesionistas (necesaria para la coalición con Iglesias) fue respondido hoy de forma tajante por Luena en Rne: "Yo no le puedo fijar el sentido de voto a nadie salvo al PSOE".

CAMINO ESTRECHO

El caso es que, por un motivo u otro, hoy todo empuja a Sánchez a intentar un entendimiento con Rivera. Un entendimiento que, por sí solo, serviría de poco porque, aún en el hipotético caso de que Ciudadanos estuviera dispuesto a pasar de la abstención al 'sí', algo a lo que el jueves no se cerró por completo en función del proyecto que se le plantee, necesitarían que o bien el PP o bien Podemos se abstuvieran.

Y, de momento, hay pocas señales de que tal cosa se pueda producir. "Ese camino es más estrecho que el pelo de una gamba", admite uno de los dirigentes más próximos al secretario general. Con la premisa general de que el PP es "tóxico" y de que bajo ningún concepto se puede permitir que permanezca en el Gobierno (sólo Felipe González se ha atrevido a plantear en público lo contrario) ahí residiría, sin embargo, el común denominador de críticos y afines. Este viernes pasaron por el despacho de Sánchez, que a lo largo de la semana ha celebrado una ronda con los líderes territoriales del PSOE, dos adeptos, Iceta y la líder de los socialistas vascos, Idoia Mendia, y dos recelosos, el asturiano Javier Fernández y la andaluza Susana Díaz, que como el castellano-manchego, Emiliano García-Page, el valenciano Ximo Puig o el aragonés Javier Lambán, empujaron en ese sentido.

Díaz no quiso hablar y se limitó a decir que el PSOE debe ser un "instrumento útil a la sociedad", pero en su entorno ya han dejado claro que la opción de Podemos les inspira enorme desconfianza. Mendia, por su parte, recomendó a Sánchez que tome nota de lo que ocurre en el País Vasco, donde nunca ha funcionado el bipartidismo. El PNV gobierna en solitario esa comunidad con 25 diputados de 75 y, desde la centralidad, pacta con unos y con otros en función de la materia. También Iceta se mostró partidario de "explorar un gobierno de reformas con la base más amplia posible y de hablarlo, desde luego, con Podemos y con Ciudadanos -dijo-. No daría nada por hecho ni por perdido antes de empezar". Como la andaluza, el asturiano Fernández tampoco habló tras su paso por Ferraz, pero ya dijo en el último Comité Federal que, a su juicio,el escenario más probable son nuevos comicios en mayo.


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE