Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
CATALUÑA

Un proceso soberanista lleno de esperpentos

  • El empate de la asamblea de la CUP fue el último de una larga lista de movimientos extravagantes en el tortuoso proyecto independentista de Mas​

Artur Mas al PP:

El presidente de la Generalitat Artur Mas.

EFE
0
02/01/2016 a las 06:00
Etiquetas
  • colpisa. madrid
El empate en la votación de la asamblea de la CUP del domingo pasado, en el que se decidía el futuro de la undécima legislatura de Cataluña, no se le hubiera ocurrido ni al más imaginativo de los guionistas del ‘Polonia’, el programa de sátira política de la televisión pública catalana. La igualdad a 1.515 sobre Mas sí, Mas no -si llega a ser a 1.714 se habría rizado el rizo por aquello de la fecha icónica del independentismo- fue el último de una larga lista de acontecimientos cuanto menos extravagantes en los más de dos años de proceso soberanista liderado por Artur Mas.

El siguiente esperpento podría producirse el domingo, en la reunión del consejo político de la CUP, que si veta la investidura de Mas facilitará las cuartas elecciones en cinco años en Cataluña, un hecho sin precedentes en la democracia española. Pero si favorece su elección, también estará dando paso a otro sainete, como será el hecho de que la Presidencia de la Generalitat de Cataluña sea casi coral y el jefe del Ejecutivo tenga que someterse a una moción de confianza en un plazo de un año con el riesgo elevado de perderla porque su único respaldo posible volvería a ser el del partido antisistema .

Insólito fue también que el candidato a la Presidencia de la Generalitat, el líder de Convergència concurriera como número cuatro de la lista de Junts pel Sí a las elecciones autonómicas del 27-S y que delegara en el presunto cabeza de cartel, Raül Romeva, el cuerpo a cuerpo en los debates televisivos durante la campaña. Mas tuvo que hacer encaje de bolillos para cuadrar la lista para las elecciones y para convencer a Esquerra para presentarse juntos en una misma candidatura, después de que durante toda la legislatura ERC efectuara la doble función, en ocasiones incomprensible, primero como socios del gobierno de la Generalitat y al mismo tiempo como líderes de la oposición.

CONSULTA Y PLEBISCITO

Extravagantes han sido asimismo los dos grandes hitos de la décima legislatura catalana: el 9-N y el 27-S. Como se suele decir lo que mal empieza, mal acaba. Y todo arrancó con una pregunta doble para la consulta, que era de difícil interpretación y que excluía a una parte de la población. El enunciado decía: "¿Quiere que Cataluña sea un Estado?" y "en caso afirmativo, ¿quiere que sea un Estado independiente?". Solo los que dijeran sí a la primera opción, podían responder a la segunda. Al final votaron 2,3 millones de catalanes (poco más de la mitad que en las autonómicas) en un sucedáneo de consulta que en último término recibió el calificativo de proceso participativo, nada que ver con el referéndum prometido.

Las elecciones del 27-S también fueron convocadas como un plebiscito, pero el independentismo no superó el 50% de los votos (se quedó en el 47,8%) y en cambio Junts pel Sí consideró legitimada su hoja de ruta hacia la secesión por la victoria en escaños. Sin embargo, el triunfo de la coalición de Convergència y Esquerra no fue por mayoría absoluta y, al depender de la CUP, facilitó que los anticapitalistas vendieran tan cara su piel que Mas ha tenido que ceder tanto en las negociaciones, como aprobar una declaración independentista, que inicia la ruptura y niega la autoridad del Tribunal Constitucional, y asumir un programa social propio de la extrema izquierda y muy alejado de los planteamientos liberales de Converència, sin asegurarse siquiera el mínimo de la investidura.
Etiquetas
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra