Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

ELECCIONES

Sánchez: "Dije de Rajoy lo que millones de españoles piensan con razón"

  • Los socialistas admiten que el apelativo empleado contra el presidente fue duro pero alegan que lo necesitaban para resucitar su campaña

Sánchez:
El candidato del PSOE en las elecciones generales del 20D, Pedro Sánchez, a su salida del 'cara a cara'
EFE
  • COLPISA. MADRID
Actualizada 16/12/2015 a las 11:53
La atribución directa de un comportamiento deshonesto a Mariano Rajoy por parte de Pedro Sánchez en el cara a cara del pasado lunes no fue algo casual. Al contrario, es un síntoma de lo preocupantemente mal que pintan las cosas para el PSOE a cinco días de las votaciones, algo así como la activación de la solución nuclear, el último recurso del comité de campaña para intentar cobrar un impulso que le permita vencer los peores pronósticos. Una vez lanzado, el líder de los socialistas no dará un paso atrás. "Le dije al señor Rajoy lo que millones de españoles piensan y piensan con razón", se ratificó este martes.

Son muchos los que en el principal partido de la oposición admiten haberse sentido incómodos con ese apelativo punzante: "indecente". "Por supuesto que había que hacer referencia a la corrupción del PP y por supuesto que son exigibles responsabilidades políticas a Rajoy porque ha sido consentidor -apunta un barón- pero otra cosa es entrar en el ámbito personal; no estamos hablando de un tipo que esté en política para enriquecerse".

Existe un cierto temor a haber provocado rechazo con lo que una diputada socialista califica como la "visión más negativa del bipartidismo" y, entre los recelosos, no falta tampoco quien apunta que se ha podido despertar de su apatía a una parte del electorado popular ahora ofendido; algo así como lo que le pasó a Felipe González, apunta un veterano, tras su primer debate con José María Aznar en 1993. El comentario más generalizado, sin embargo, es el de que, bonito o no, "bajar al barro era necesario" para mejorar la moral del partido. "Lo importante es que ha animado a la gente", dicen, entendiendo por "gente" a los propios militantes socialistas.

"Tal y como están las cosas mejor firmeza e incluso fiereza que blandura", resume un peso pesado de la formación. Ahí está la clave, la razón de que Sánchez apretara el botón rojo. A las puertas de los comicios, el hasta ahora gran partido mayoritario de la izquierda, acogotado por Podemos, no ha sacado las garras y sin soldados no se gana una batalla. En Ferraz echan la culpa de esa apatía al PP, le acusan de haber elegido escrupulosamente la fecha de las elecciones con intereses aviesos, cerca de las Navidades, un tiempo de perdón. Remarcan una y otra vez que ha sido difícil activar la maquinaria electoral.

Primero, por la unidad en torno al Gobierno para hacer frente a la declaración de ruptura con la legalidad española del Parlamento de Cataluña; luego, por la activación del pacto de Estado contra el terrorismo tras los atentados de París, y finalmente, por el puente de la Inmaculada. Clave interna No es de extrañar que, desde hace días, los dirigentes del PSOE lancen en sus actos mensajes en clave interna del siguiente tenor: "un socialista jamás deja de luchar, nunca tira la toalla" o " los socialistas nos venimos arriba ante la dificultad". Ni que este martes, un día después del cara a cara, la dirección del partido mandara una carta a la militancia con el título "Estamos haciendo la mayor campaña...Ganaremos si seguimos movilizados".

"Tal y como iba la campaña -insiste otro líder territorial- había que arriesgar; ahora bien, es quemar mucha pólvora y en modo mascletá". No es la primera vez. Ya el secretario de Organización, César Luena, utilizó la misma fórmula para caldear el ambiente en la presentación de la campaña, cuando acusó a Rajoy de haber sido uno de los de los PP que se había "repartido el botín". Pero después los socialistas replegaron velas. Y Sánchez incluso defendió la honestidad personal del presidente del Gobierno. Hasta el debate del lunes. La duda es si la operación sirvió también para el objetivo de convencer a una parte del millón de votantes que duda si votar al PSOE o a Ciudadanos o del millón que está entre los socialistas y Podemos.

Sánchez, dio a enteder en Rne que sí. "La mayoría de personas que piensan que es necesario el cambio en España se sintieron identificada", adujo. Otros dirigentes admiten tener "serias dudas". "El debate -dicen- se embrolló demasiado".


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE