Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

TERRORISMO INTERNACIONAL

Margallo apunta que la prioridad de España es actuar en el Sahel

​Mientras el Gobierno espera a que Francia concrete el "trozo de esquina" que toca barrer, Aznar propone no estar de "brazos cruzados"

MARGALLO SOBRE CATALUÑA: ES UNA SUBLEVACIÓN, UN GOLPE DE ESTADO INSTITUCIONAL
MARGALLO SOBRE CATALUÑA: ES UNA SUBLEVACIÓN, UN GOLPE DE ESTADO INSTITUCIONAL
  • colpisa. madrid
Publicado el 26/11/2015 a las 06:00
Dentro de la estrategia internacional contra el grupo terrorista Daesh que promueve Francia tras los atentados de París del pasado 13 de noviembre, el Gobierno entiende que a cada Estado le tocará un "trozo de esquina que barrer". Y en el caso de España parece que su área de trabajo quedará lejos de los bombardeos que se suceden sobre el territorio sirio. A la espera de la llamada del Ejecutivo galo para concretar la aportación española en el combate frente al yihadismo, el ministro de Asuntos Exteriores avanzó hoy que "el interés prioritario" de nuestro país debe ser el norte de África, aunque ninguna decisión se adoptará sin el acuerdo del conjunto de las fuerzas políticas. Esa es la línea roja que ha fijado el presidente Mariano Rajoy.

En el escenario que trazó este miércoles José Manuel García-Margallo, el Sahel sigue siendo no sólo el "patio trasero" de España, sino también su asignatura pendiente, mientras, a su juicio, otros países podrían aportar "más valor añadido" en lugares como Siria o Irak. "La urgencia no estriba en seguir amontonando material militar y fuerzas en Siria, que es suficiente, lo que hay que hacer es trabajar para que todos vayan en la misma dirección y no se produzcan incidentes", despejó el titular de Exteriores en una entrevista en La Sexta.

A día de hoy, 174 efectivos están desplegados en Malí, 70 en la República Centroafricana, 19 en Senegal y 12 en Somalia. El Gobierno considera que en países como Libia, "un polvorín", la tarea se ha quedado "estancada". Pero redefinir el refuerzo militar en esta zona para liberar a Francia y que pueda enfocarse en Siria, u optar finalmente por prestar otro tipo de ayuda contra la expansión del yihadismo, dependerá en primer lugar de esa conversación que sigue pendiente con las autoridades galas.

Las posibilidades pasan incluso, según García-Margallo, por acentuar la colaboración con Francia en materia de inteligencia para prevenir nuevos atentados, intensificar el trabajo conjunto en materia de seguridad o tratar de frenar las redes de financiación de las que se nutren los terroristas. Todas estas opciones que el Gobierno ha valorado serán analizadas con el país vecino, con las fuerzas políticas de la oposición y, en caso de ser necesario, en el Congreso de los Diputados.

Por ahora, sin embargo, toca mantenerse a la expectativa. Fuentes de la Moncloa reiteran por doquier que, por mucho que se especule y por mucha presión que se quiera ejercer, Rajoy no concretará la ayuda española mientras esta no sea requerida. La frase que mejor define el estado de espera en el que se encuentra el Gobierno es la que pronunció hace unos días el ministro de Defensa, Pedro Morenés, al referirse a su homólogo francés: "Él tiene mi teléfono".

Esa negociación bilateral sí se ha producido, en cambio, en Europa, entre Francia y Reino Unido, y Francia y Alemania. En el caso de la canciller, Angela Merkel, hoy se comprometió con el envío de 650 soldados para descargar a Francia de sus responsabilidades en Malí. La misma medida que se estudiaba en la Moncloa como hipótesis para España. Mientras, el primer ministro británico sentenció que su país no puede permitirse "esperar" y que debe "actuar ahora". David Cameron dará mañana a conocer su estrategia para combatir al Estado Islámico. Una hoja de ruta que incluye bombardeos en Siria.

INMUTABLE

Rajoy, sin embargo, no se siente interpelado por el ofrecimiento que van definiendo los Estados de la UE a medida que avanza la ronda de contactos del presidente francés, François Hollande, ni tampoco por el aviso de las autoridades galas que prevén contactar con el Ejecutivo antes incluso de las elecciones generales del 20 de diciembre. Nada altera por ahora al jefe del Ejecutivo, convencido de que hay que actuar con "prudencia" y "proporcionalidad". "Es lo que en toreo se llama temple -justificó García-Margallo-, (el presidente) no se pone nervioso ni confunde los términos".

Pero la actitud Rajoy volvió a toparse hoy con las advertencias de José María Aznar, que en un acto de la fundación que preside, FAES, insistió en que "no podemos quedarnos de brazos cruzados" y exhortó a los países europeos a afrontar un rearme moral. "Tenemos dilemas estratégicos, políticos y militares cruciales, nada es fácil, pero es imprescindible elegir y todos tendrán y tendremos que definir las opciones, elegir entre las distintas formas de abordar los problemas", proclamó Aznar.

No es la primera vez, ni será la última, que el expresidente del Gobierno cuestiona, de manera directa o indirecta, la actitud del líder de los populares. Fuentes del PP lamentan que Aznar se comporte como la "antítesis de la generosidad" con Rajoy, a quien entienden que nunca ha ayudado.

Pero también Ciudadanos se sumó hoy a las críticas. Albert Rivera afeó al Ejecutivo el estar esperando a que pasen las elecciones generales del 20 de diciembre para definir su posición. "¿Alguien piensa que el estado Islámico tiene en cuenta los calendarios electorales de los países?", preguntó retórico el líder de la formación naranja.
volver arriba

Activar Notificaciones