Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

EJÉRCITO ESPAÑOL

"Tenemos que ser fríos y no dejarnos llevar por las emociones"

  • La sargento Herráez, que participa en la 'Operación Sophia', asegura que "estamos aquí para defender los derechos y valores" de las personas

  • COLPISA. CATANIA
Actualizada 22/11/2015 a las 06:00
La Armada española participa en la 'Operación Sophia' de la Fuerza Naval Europea en el Mediterráneo (Eunavfor Med) con la fragata 'Canarias', un buque con base en Rota especializado en la guerra naval. Sin embargo, la filosofía del barco ha sido transformada dado que la misión ahora es evitar la muerte de los que huyen de la guerra y detener a los traficantes de seres humanos que se aprovechan de la desesperación de las personas para enriquecerse. "La gente se lanza al mar por la desesperación", por lo que "nuestra misión aquí es salvar vidas", explica la sargento Elizabeth Herráez, miembro de la tripulación de la 'Canarias' e integrada en el Equipo de Acogida de los migrantes.

Y es que desde el 1 de octubre que la fragata zarpó de su base sus cubiertas se han transformado en un centro de acogida flotante, incluido el hangar para el helicóptero. A día de hoy el buque ha recogido en aguas internacionales frente a Libia a 630 inmigrantes. Como los barcos de esclavos de siglos atrás, estas personas son hacinados en las cubiertas de las embarcaciones. Los que más pagan (de 1.000 a 4.000 dólares) arriba, los que menos (de 1.000 a 2.000) en las inferiores. Según la sargento Herráez estos últimos "van respirando humo constantemente", por lo que "la primera preocupación es que no haya ningún muerto". "Viajan personas de todas las edades, religiones, nacionalidades y vienen en muy malas condiciones, enfermos, con traumas por haber vivido los dramas de la guerra y por ello hay que estar muy preparados mentalmente para este tipo de operación".

Una vez rescatados y ya en la fragata, los migrantes quedan en manos del Equipo de Acogida, en el que está integrada la sargento. Primero se les entregan mantas y ropa, se les pregunta si están enfermos o necesitan atención médica. Acto seguido se le da agua y comida y "a partir de ahí, mimarles, cuidarles y, en todo momento, apoyarles para que vean que les vamos a ayudar. Esa es nuestra misión humanitaria", afirma rotunda la sargento Herráez. "Estamos defendiendo valores y derechos humanitarios", lo que para esta militar es "muy gratificante".

"SER MILITAR"

Esta joven militar, natural de Avila y que lleva siete años en la Armada, ha estado en dos ocasiones en aguas del Indico durante la 'Operación Atalanta' contra los piratas somalíes, pero manifiesta que en esta ocasión todo es muy distinto. "Hay que tener mucha frialdad" para atender los inmigrantes. "Hay que ser militar, no dejarse llevar por las emociones y ayudar, ayudar y ayudar. Pero cuando uno acaba la misión, uno es humano, piensa las cosas y es duro, pero no te puedes dejar llevar por las emociones y pensar pobrecitos, que pena", apunta al recordar los dos rescates que ha realizado la fragata. Especialmente duros son para esta mujer los casos de los niños, entre ellos el de una pequeña parapléjica que viajaba en brazos de su madre.

Una vez atendidos y secos, los inmigrantes son acomodados en lugares seguros del barco hasta su traslado a puerto o traspaso a otro barco de la 'Operación Sophia' con capacidad para atenderlos mejor -en este caso el buque de Médicos sin Fronteras-. Es en ese momento cuando estas personas comprenden que están en lugar seguro y agradecen lo que han hecho por ellos, "unos cantan y otros rezan".

Elizabeth Herráez cuando no atiende a los inmigrantes vela por el cumplimiento de las normas en el interior y de calidad de vida de la 'Canarias' como miembro de la guardia interior. Sabe que estas Navidades no podrá pasarlas con su familia en Avila, porque "estar en la Armada es estar embarcado" y "vivir lejos de casa, es una forma de vida que todos aceptamos, hombre y mujeres, muchos casados con hijos, sabiendo perdemos momentos muy importantes de la familia". "Dejamos una familia para incorporarnos a otra", añade.


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE