Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

CATALUÑA

El Gobierno estrecha el control sobre las finanzas de la Generalitat

  • Condiciona un desembolso de 3.034 millones a que se gasten "exclusivamente" en servicios públicos

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.
EFE
  • colpisa. madrid
Actualizada 21/11/2015 a las 06:00
El Gobierno dio otra vuelta de tuerca para abortar el proceso secesionista en Cataluña y estableció un férreo control sobre su actividad financiera. Aprobó un desembolso de 3.034 millones de euros del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA), pero lo supeditó a que ese dinero se dedique "exclusivamente" a educación, sanidad y servicios sociales. La vicepresidenta justificó ese condicionante "específico" por diversas razones económicas, pero el ministro de Hacienda fue cristalino y dijo que se debe a "las circunstancias políticas que está viviendo Cataluña".

"No hay intervención" de las cuentas de la Generalitat, insistió Cristóbal Montoro tras la reunión del Consejo de Ministros. Pero en Barcelona tienen claro que es justamente eso, y que el siguiente paso será el envío de los ‘hombres de negro’ a supervisar sus números. "Si quieren el colapso de la administración (catalana) lo conseguirán", sentenció el consejero de Economía, Andreu Mas-Colell. "No sé qué más quieren", se preguntó ya que la Generalitat "está intervenida" con los topes de déficit y otros controles que establece Hacienda para cumplir con los programas de estabilidad y poder acceder a los créditos del FLA.

El Gobierno ha decidido que además de las medidas legales, el recurso ante el Constitucional para suspender la declaración de apertura del proceso independentista, y de la presión política para detener el proceso secesionista, ha llegado la hora de ajustar el bolsillo de Artur Mas. Ya avisó hace unas semanas un miembro del Gobierno de Mariano Rajoy que el acoso sobre los independentistas catalanes sería "por tierra, mar y twitter".

El Consejo de Ministros aprobó hoy el desembolso de 3.034,8 millones de euros en un nuevo crédito del FLA para Cataluña. Desde 2012 hasta la fecha, el Gobierno de Artur Mas ha recibido a través de este mecanismo de financiación 52.962 millones de euros, casi la tercera parte de los poco más 180.000 millones entregados a todas las comunidades, salvo el País Vasco.

La vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría explicó que se imponían criterios restrictivos solo a Cataluña por las deudas contraídas, entre ellas el impago a las farmacias; la caída de la calificación de la deuda catalana que han establecido las agencias de rating; y la existencia de un déficit oculto de 1.300 millones del año pasado. Y aunque no fue tan clara como el ministro de Hacienda, la número dos del Ejecutivo también admitió que las declaraciones de algunos dirigentes independentistas llamando a la desobediencia y la insumisión fiscal han contribuido a estas medidas. "Si Cataluña no estuviera como está, no se tomarían estas decisiones", reconocieron fuentes de la Moncloa.

DENUNCIA

Para Mas-Colell, uno de los consejeros moderados y críticos con las urgencias secesionistas de Artur Mas, los argumentos esgrimidos en Madrid para controlar el gasto de la Generalitat son una "desfachatez", además de una "falsedad" en algunos asuntos como el déficit oculto. El responsable de Economía advirtió que "denunciará en todas las instancias donde pueda denunciar" al Gobierno de Mariano Rajoy si ha tomado esta decisión por "criterios políticos". Algo que la Moncloa no esconde aunque se disfrace de razón técnica

Montoro, en su esfuerzo por defender la justicia de las medidas para no alimentar la deriva separatista, subrayó que "no es admisible" que el Gobierno de Mas dedique el dinero de las arcas de Hacienda pagado por todos los españoles a "veleidades independentistas" o a emprender acciones "sin amparo legal o constitucional". Pero a renglón seguido reconoció que desde que se arbitró el sistema del FLA en 2012 "ni un euro" de los que ha recibido Cataluña ha ido a financiar "ocurrencias independentistas. Que quede claro de una vez, todos los mecanismos de financiación están controlados", y, por tanto, no hay desviaciones. Para apoyar sus palabras desplegó un amplio cuadro que detallaba el destino de los casi 53.000 millones que ha recibido Cataluña en créditos del FLA.

La pregunta obvia, respondieron fuentes nacionalistas desde Barcelona, es que si no se han producido desviaciones en el gasto de ese dinero por qué se establece ahora la exigencia de que esos fondos solo se destinen a financiar servicios públicos si eso ya se hacía antes. La respuesta que dieron desde la Generalitat es que las razones están en el calendario electoral. "Lo hacen con toda esta teatralidad para intentar transmitir el mensaje de que es gracias al Gobierno central que cobran las farmacias", resumió Mas Colell.


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE