Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

CATALUÑA

Esquerra cierra filas con Mas y pide generosidad a la CUP

  • El independentismo confía en el acuerdo aunque se impacienta ante la indefinición en torno a la investidura

El presidente de ERC, Oriol Junqueras.
El presidente de ERC, Oriol Junqueras.
EFE
  • colpisa. barcelona
Actualizada 19/11/2015 a las 06:00
La moral de la tropa independentista anda bastante tocada como consecuencia de la actual situación de bloqueo por la incapacidad de Convergència y de la CUP de ponerse de acuerdo para formar un gobierno. La euforia inicial, tras la aprobación de la declaración de inicio del proceso, se ha convertido en impaciencia, con el fantasma del adelanto electoral sobrevolando, lo que está abriendo grietas en todos los frentes, tanto en Junts pel Sí, como en Convergència, en la ANC o en la CUP.

Esquerra, casi el único actor del soberanismo que de momento no tiene frentes internos abiertos, abandonó este miércoles su posición casi ausente en la disputa entre Convergència y la CUP, convocó una reunión de urgencia de su ejecutiva y en un mensaje claro dirigido al partido antisistema cerró filas en torno a Mas, el "único candidato" a la Presidencia a la Generalitat que contemplan los republicanos. Esquerra pidió a los anticapitalistas que acepten a Mas como futuro presidente. "ERC tiene un único candidato, que es y será Artur Mas", afirmó Oriol Junqueras.

El presidente de Esquerra, al que se le había acusado de una cierta pasividad en la confrontación entre Convergència y la CUP, aseguró que hará todo lo que pueda para desbloquear la investidura. Horas antes, el candidato al Congreso de los republicanos, Gabriel Rufián, había hecho un llamamiento al "pragmatismo y a la generosidad de la CUP".

Por aquello de repartir culpas, los republicanos también reprocharon a Convergència la presión que ejerce sobre los antisistema. En las filas republicanas ha molestado el tono que han utilizado sus compañeros de coalición contra la CUP, lanzando ultimátums y rebajando el alcance del proceso. Por ello, reclamaron a sus socios moderación en el lenguaje porque el ruido no ayuda en las negociaciones.

Son las primeras diferencias que trascienden en el ámbito de Junts pel Sí, donde existe preocupación ante la posibilidad de que todo acabe en elecciones en marzo, en las que tienen poco que ganar y mucho que perder. En Esquerra, aun así, confiaron en el acuerdo con la izquierda radical. "No solo es posible, sino probable", auguró Junqueras. "El no acuerdo -añadió- sería un fraude a la ciudadanía".

En Convergència, que rebajaron el tono crítico con la CUP de días anteriores, también se mostraron optimistas. En cualquier caso, las aguas bajan revueltas en el partido de Artur Mas. Días después de que trascendiera que casi la mitad del Gobierno es crítico con la estrategia de Mas de buscar un acuerdo con los anticapitalistas y antieuropeos, el exconsejero Antoni Fernández Teixidó, del ala más conservadora de Convergència, anunció que deja el partido por sus discrepancias respecto a la hoja de ruta, la resolución independentista y la aproximación a la CUP. Teixidó da voz a los sectores moderados del nacionalismo, que llevan semanas afirmando que prefieren elecciones antes que continuar con la huida hacia adelante de la mano de la formación asamblearia.

CRISIS EN LOS ANTISISTEMA

Los problemas internos existen también en la CUP. Públicamente no hay reproches y el debate interno sobre si apoyan o no a Mas, que existe, no trasciende más allá de las asambleas del partido. Aun así, una histórica del partido, Blanca Serra, lanzó este miércoles fuertes críticas contra la actual dirección, a la que acusó, por su no a Mas, de estar alineada con el españolismo y de "enterrar el proceso". La dirección romperá este jueves el silencio que ha mantenido en los últimos días y responderá al Gobierno catalán que el martes le reclamó una "respuesta definitiva".

El otro frente abierto en el soberanismo está en la ANC. La unidad que ha imperado en la Asamblea durante los últimos tres años ya no es tan firme. De hecho, la entidad Súmate, vinculada a Esquerra, se ha desmarcado de la manifestación que la ANC ha convocado para el domingo en la que reclamará unidad "sin exclusiones", un planteamiento que el partido de Junqueras se ha calificado como un error por querer presionar a la CUP. En la propia Asamblea, tachada ahora de satélite de Convergència, reconocen que las dinámicas partidistas marcan las ejecutivas territoriales de la entidad, extremo que hasta hace bien poco no pasaba.

Ómnium Cultural, impulsora junto a la ANC de las manifestaciones de la Diada, tampoco asistirá a la protesta del domingo. La cohesión en el soberanismo civil se resiente.


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE