Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Partido Popular (PP)

La cúpula del PP censura la irrupción de Aznar en vísperas de las generales

La dirección del PP no oculta que el comunicado del expresidente del Gobierno ha sido recibido como un acto de "pura provocación"

La cúpula del PP censura la irrupción de Aznar en vísperas de las generales
La cúpula del PP censura la irrupción de Aznar en vísperas de las generales
  • COLPISA. MADRID
Publicado el 30/09/2015 a las 06:00
La dirección del PP no oculta que el comunicado de José María Aznar ha sido recibido como un acto de "pura provocación". No es que el partido no esté acostumbrado a la manera de proceder del expresidente del Gobierno, pero esta vez las críticas a la gestión de Mariano Rajoy frente al desafío independentista han despertado un malestar general en la cúpula de la formación y en el Gobierno, donde se recuerda que sólo quedan tres meses para las elecciones generales y que no es momento para las "polémicas" y el "fuego amigo" sino para remar todos juntos en una sola dirección.

La vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, fue hoy de las primeras en reclamar a todos que se centren en "trabajar y construir", al tiempo que la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, sugería que posicionamientos como el de Aznar se expresen en los órganos internos del partido. Por ejemplo, el Comité Ejecutivo del pasado lunes, donde sólo tomaron la palabra Rajoy, su número dos, María Dolores de Cospedal, y el candidato catalán, Xavier García Albiol.

Pero no son sólo "las formas" lo que enerva a la cúpula del PP, también "el fondo", como señaló hoy el ministro de Industria, José Manuel Soria. El portavoz del partido en el Congreso, Rafael Hernando, replicó al expresidente que la formación "se ha dejado la piel" por plantar cara al independentismo en Cataluña, en un ambiente de "hostilidad, insultos, acosos y vejaciones". Y la vicesecretaria de Organización de los populares catalanes, Dolors Montserrat, tachó de "deslealtad absoluta" el comportamiento de Aznar, a quien recuerda que en 1996 suscribió el ‘Pacto del Majestic’ con CiU. Un acuerdo de votos a cambio de competencias para Cataluña, que según el expresidente del PP en la comunidad Alejo Vidal-Quadras acabó por "entregar" el territorio a los nacionalistas.

Sólo la líder de la formación en Madrid, Esperanza Aguirre, quiso admitir en público su coincidencia con el diagnóstico del expresidente, que llama además a reflexionar tras haber recibido "el quinto aviso" del electorado en las urnas.

"DESASTRE INEVITBALE"

Como ella, son muchos los dirigentes que en privado coinciden con el análisis del controvertido comunicado en el que Aznar alerta del fraccionamiento del espacio de centro-derecha, donde empieza a expandirse Ciudadanos. "Caminamos hacia el desastre inevitable", comentaba hoy un representante popular, preocupado por el "daño" que puede hacer Albert Rivera en la contienda electoral.

La sensación de "desolación" se ha apoderado del partido por el reforzamiento de Ciudadanos tras las elecciones catalanas. La cúpula, sin embargo, trata de mantener la calma y niega la mayor. Fuentes de la dirección insisten en que es el PSOE el adversario y rechazan que Rivera suponga una amenaza tan severa como se teme. "En Cataluña sólo nos ha robado un 11% ó 12% de los votos", aseguran mientras confían en que "a la hora de la verdad", en las generales de diciembre, los votantes apuesten por los "partidos de Gobierno" y por el "voto útil".

En ese escenario el PP se ve ganador, pero hasta entonces pide a los suyos casi un acto de fe. El partido espera que la gestión económica, así como la "firmeza" ante los secesionistas, sean premiadas por el electorado, y sostiene que la estrategia pasa por seguir "explicando y comunicando" los logros del Gobierno y las promesas de futuro. La misma conclusión a la que se llegó tras el retroceso electoral en cada uno de los comicios celebrados desde 2014.

Fuentes populares anticipan, por ello, que hasta que el PP no se renueve de arriba abajo, revise su forma de hacer política, y redefina su planteamiento ideológico, no habrá nada que hacer. Esto pasará, sin embargo, por un congreso y por el cambio de líder, Rajoy, que en principio sólo se irá si las urnas lo deciden.
volver arriba

Activar Notificaciones