Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

CASO PÚNICA

Pedro Sánchez exige a Rajoy la cabeza de Aguirre por la 'Púnica'

El líder socialista asegura que el "silencio cómplice" del presidente del PP sobre el escándalo es "una auténtica confesión"

Ampliar Pedro ​Sánchez cree que Barkos se ha
Pedro ​Sánchez cree que Barkos se ha "equivocado" al formar el gobierno
  • COLPISA. MADRID
Actualizado el 30/07/2015 a las 06:00
Pedro Sánchez salió hoy a tratar de ensanchar la herida política que el 'caso Púnica' está provocando en las expectativas electorales de Mariano Rajoy, que cuando creía que ya podría centrar todo su discurso en la recuperación económica y la unidad de España se vuelve a ver salpicado y acosado por otra trama de corrupción que implica a importantes cargos públicos y dirigentes de su partido.

El líder del PSOE, que le exigió explicaciones y ceses inmediatos, concluyó que esta nuevo escándalo, como sucedió con Gürtel o los papeles de Luis Bárcenas, es "el paradigma de la depravación política" del PP y considera que demuestra que el partido presidido por Mariano Rajoy ha vivido durante años "corrompido de arriba abajo". Desde esta tesis, cree que la formación merece que los españoles la manden a la oposición en los comicios generales que se celebrarán a final de año. "Es nuestro deber moral, no solo político, trabajar para poner fin al Gobierno de Mariano Rajoy".

El dirigente opositor no tiene dudas de que Púnica se trata también de un caso de financiación irregular de la formación conservadora y de "enriquecimiento ilícito" de sus dirigentes a través del "expolio" de las instituciones y las arcas públicas. "La prueba -afirmó- de que la cúpula del PP ha convivido en un entorno de corrupción e impunidad absoluta".

Pedro Sánchez aprovechó una intervención ante el grupo socialista en la Asamblea de Madrid, acompañado por su candidato en las autonómicas, Angel Gabilondo, y la flamante secretaria general en la comunidad, Sara Hernández, para asegurar que no basta con que la cúpula del PP trate de huir del escándalo diciendo que se trata de unas pocas ovejas negras que se han aprovechado del partido, o que están "horrorizados, indignados, avergonzados o escandalizados" por las revelaciones del sumario de la Audiencia Nacional. Pidió, si es que el arrepentimiento y las disculpas son verdaderas, menos condenas verbales y "algún hecho"
"¿Para cuándo el señor Rajoy va a limpiar el PP de Madrid? ¿cómo es posible que la presidenta del PP de Madrid siga siendo Esperanza Aguirre?", preguntó Sánchez directamente al presidente del Gobierno.

"MUCHO QUE CALLAR"

El secretario general socialista considera que Aguirre, presidenta de la comunidad y del partido en los años en los que muchos de los alcaldes y consejeros que encumbró se enriquecieron con la trama corrupta, según indica la investigación judicial, debe de asumir de inmediato responsabilidades políticas por el escándalo. En su opinión, Francisco Granados, presunto cabecilla de la trama Púnica y durante años mano derecha de Aguirre tanto en el partido como en el Gobierno, es a la aún presidenta madrileña del PP como Barcenas, el extesorero que manejaba la presunta caja B del PP nacional, es a Mariano Rajoy.

El líder socialista acusó al presidente nacional del PP y a Cristina Cifuentes, la recién elegida jefa del Ejecutivo madrileño, de mantener "un silencio cómplice" sobre el rosario de revelaciones de episodios de corrupción en su partido y en las instituciones y les exigió que comparezcan con urgencia en el Congreso de los Diputados y en el Parlamento autonómico para dar explicaciones y asumir responsabilidades. No obstante, dio por hecho que no le iban a hacer caso alguno porque "el silencio cómplice de Cifuentes y Rajoy es el de aquellos que tienen mucho que callar". "No vaya a ser -concluyó- que se conozca toda la verdad".

No hubo respuesta alguna de los aludidos, pero sí de Pablo Casado, el vicesecretario de Comunicación del PP. El dirigente nacional de la nueva hornada aconsejó a Sánchez que antes de dar a nadie lecciones sobre la corrupción "empiece limpiando su casa", en referencia a casos que afectan a los socialistas andaluces como los ERE fraudulentos o las ayudas a cursos de formación en su mayoría inexistentes o irregulares.

Casado, como otros dirigentes, volvió a insistir en que en la Púnica, como en Gürtel o Bárcenas, se está ante una "ínfima" cantidad de militantes o cargos públicos que "se aprovechan de las siglas de un partido honesto y ejemplar".
volver arriba

Activar Notificaciones