Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Política

La izquierda alternativa gobernará 4 de las 5 grandes ciudades españolas

  • Entre Madrid, Barcelona, Valencia y Zaragoza manejan presupuestos de casi 8.500 millones de euros al año

Carmena se propone
Manuela Carmena, candidata a la alcaldía de Madrid.
AFP
  • Colpisa. Madrid
Actualizada 13/06/2015 a las 06:00
Los candidatos de las listas de unidad popular impulsadas por Podemos gobernarán en cuatro de las cinco mayores ciudades de España. Madrid, Barcelona, Valencia y Zaragoza tendrán este sábado alcaldes que, aunque no militan en el partido que lidera Pablo Iglesias, formaron parte de las candidaturas de izquierda alternativa.

Los consistorios de esas cuatro ciudades, que suman cerca de 6,5 millones de habitantes, manejarán este año presupuestos por valor de casi 8.500 millones de euros.

La exjueza Manuela Carmena presentó este viernes el acuerdo con el PSOE para ser la próxima alcaldesa de Madrid, la segunda detrás de Ana Botella. La activista antidesahucios Ada Colau hizo lo mismo en Barcelona con Esquerra Republicana y ella sí será la primera alcaldesa de la capital de Cataluña. El catedrático de instituto, exdirigente comunista y candidato de los nacionalistas de Compromís Joan Ribó presentó este viernes sus planes para gobernar en coalición el ayuntamiento valenciano con el PSOE y Valencia en Comú. El abogado, profesor universitario y cabeza de lista de Zaragoza en Común, Pedro Santisteve, recibió este viernes el respaldo de los socialistas para convertirse en el regidor de la capital aragonesa.

Ninguno es de Podemos y carecen de experiencia de gestión. Carmena, Colau y Santisteve son independientes, ya se han encargado de subrayar esa condición. Ribó es dirigente de Compromís, una alianza de fuerzas nacionalistas y de izquierda que tiene vínculos estrechos con Podemos, al punto de que ambas formaciones estudian concurrir juntos a las próximas generales, algo que por ahora el partido morado no se plantea hacer en ninguna otra parte. El próximo alcalde valenciano es el único que conoce la vida consistorial pues fue portavoz de su partido en el ayuntamiento en la pasada legislatura.

Los cuatro van a manejar un dineral en los próximos años. El presupuesto de Madrid para este es de 4.388 millones; el de Barcelona, 2.550; el de Valencia, 738; y el de Zaragoza, 726. Hasta ahora apenas han mostrado un esbozo de sus planes y por tanto no han ofrecido flancos atacables por la oposición, aunque unas palabras de Colau sobre su intención de desobedecer las leyes que considere injustas le acarreó un chaparrón de críticas.

También Carmena pretende paralizar algunas grandes operaciones inmobiliarias para estudiarlas. El gran perjudicado de esta irrupción de la izquierda alternativa ha sido el PP, que gobernaba en tres de las cinco grandes ciudades, Madrid, Valencia y Sevilla. Las dos primeras eran las más rutilantes joyas de la corona del poder municipal popular, mientras que en la capital andaluza Juan Ignacio Zoido será apeado el sábado del poder por el PSOE, que pactó con la lista avalada por Podemos y con IU. Pero las pérdidas de las ciudades más grandes no van a ser los únicos motivos de tristeza para los populares. Uno de los más dolorosos es Cádiz, donde la histórica Teófila Martínez, con dos décadas de alcaldía en sus espaldas, deberá pasar el testigo a José María González, 'Kichi', el líder local de Podemos. Los populares se emplearon a fondo para retener Cádiz, hasta la investidura de Susana Díaz fue moneda de cambio, pero el PSOE, con muchas dudas, se inclinó por el de Podemos. La capital gaditana, además, va a ser el gran laboratorio de Podemos porque 'Kichi' va a gobernar sin las servidumbres de formar parte de una candidatura multicolor.

Todo lo contrario de Colau en Barcelona. Tras décadas de gobiernos socialistas, la capital catalana fue gestionada por CiU en los últimos cuatro años, pero la alegría para los nacionalistas ha sido efímera para enfado de Artur Mas, que ha visto cómo uno de los grandes símbolos del independentismo, el ayuntamiento barcelonés, dejaba de serlo. Colau, hasta el momento, tiene un discurso ambiguo hacia el soberanismo. Si fuera por ella, la implicación del consistorio en el proceso secesionista sería mayor, pero Barcelona en Comú es una amalgama de amplio espectro político, desde soberanistas a federalistas pasando por anarquistas. Zaragoza, a su vez, es el paradigma del retroceso de los socialistas en las grandes ciudades. Tras dos legislaturas con Juan Alberto Belloch de alcalde, el PSOE se convirtió en la tercera fuerza y tendrá que conformarse con ser el socio minoritario de Zaragoza en Común.
Etiquetas


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE