Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

ETA

Los acusados del bar Faisán niegan que cobraran dinero para ETA

Juicio contra la red de extorsión de ETA en torno al bar Faisán.
Juicio contra la red de extorsión de ETA en torno al bar Faisán.
EFE
  • EFE. San Fernando de Henares (Madrid)
Actualizada 02/03/2015 a las 15:02
Cinco acusados de pertenecer a una red de extorsión de ETA que actuaba en torno al bar Faisán de Irún (Guipúzcoa) han negado este lunes en el juicio relación alguna con la banda terrorista y que se dedicaran al cobro del denominado impuesto revolucionario entre 2005 y 2006.

La Audiencia Nacional ha comenzado este lunes el juicio de Ramón Sagarzazu Olazaguirre, Jean Pierre Harocarene Camio, Emilio Castillo González, José Carmelo Luquin e Ignacio Aristizábal, cinco de los siete acusados por su relación con esta red, ya que Jesús Iruretagoyena ha muerto y Alfonso Martínez de Lizarduy queda exento de la vista por su mal estado de salud y avanzada edad.

Los tres primeros se enfrentan a una petición del fiscal de ocho años de cárcel por integración en grupo terrorista y los otros dos a seis años por colaboración.

El fiscal también acusaba en esta causa a cinco personas que formaban parte del consejo de la empresa Azcoyen, para los que pedía seis meses de cárcel por delito de administración fraudulenta por acceder a pagar a ETA unos 222.000 euros (37 millones de pesetas de entonces), pero la Audiencia ha decidido enviar el procedimiento respecto a los mismos a los juzgados de Navarra.

Los acusados fueron procesados en 2008 por el entonces juez Baltasar Garzón como presuntos integrantes de una subestructura de ETA, llamada Gezi (Punta de flecha), liderada por el fallecido Joseba Elosúa, propietario del bar Faisán de la localidad guipuzcoana y que recibió un chivatazo policial en 2006 que frustró una operación policial contra la red de extorsión.

Los acusados han justificado en la vista las cartas que manejaron y las conversaciones que mantuvieron con Elosúa alegando que eran para publicidad, para la entrega de entradas para partidos de pelota, para felicitaciones de Navidad, sobre facturas de compraventa de vino e incluso para hablar de la tregua de ETA pero en ningún caso para extorsionar en nombre de la banda terrorista.

Jean Pierre Harocarene ha recordado que trabajaba como periodista deportivo, que su relación con Elosúa era de amistad y ha negado que formara parte de la red e incluso ha asegurado que cuando algún conocido de alguien extorsionado hablaba con él del asunto siempre intentaba decirles que no pagaran.

Ha añadido que entregó a Emilio Castillo dos sobres que, según le había dicho Elosúa, contenían publicidad para cuñas para la radio en la que trabajaba y que no le constaba que contuvieran cartas de extorsión de ETA.

Por otra parte, ha comentado que habló con Castillo del entonces presidente del club de fútbol Real Unión de Irún, Ricardo García Arias, por aspectos relacionados con su actividad pero no para pasar información a ETA del mismo, y ha asegurado que desconoce si recibió alguna carta de extorsión.

Emilio Castillo ha relatado que se dedicaba a repartir publicidad para sacar algún dinero y ha negado que fueran sobres con cartas de ETA enviadas, entre otros, al cocinero Juan María Arzak.

Ignacio Aristizábal ha recordado que cuando fue detenido le dijo al juez que "tenía la sensación de estar inmerso en un sueño profundo" y ha asegurado que la conversación que tuvo con Elosúa en las que hablaron de dinero era por unas facturas de una compraventa de vino pero no para temas relacionados con el impuesto revolucionario.

Ramón Sagarzazu ha negado que participara en la red de extorsión y ha comentado que dejó de colaborar con ETA en 1986, además de recordar que a los cinco meses de morir su mujer, su hijo, al que ha calificado como "patriota vasco", fue detenido y encarcelado en Francia.

Sagazazu ha relatado que él y Elosúa se reunieron con el fallecido Gorka Aguirre pero no para recibir de éste 54.000 euros de dos empresarios como mantiene el fiscal sino porque al parecer éste quería recabar su opinión sobre la tregua de ETA por su paso hacía años por la banda "en un momento en el que todo el mundo estaba muy ilusionado por que todo terminara bien".

Jose Carmelo Luquin, yerno de Elosúa, que tenía una perfumería junto al bar Faisán, ha dicho: "Nunca he distribuido cartas de extorsión. Está en contra de mis principios".

Ha añadido que de las conversaciones que tenía con su suegro no dedujo que formara parte de la red de extorsión de ETA ya que además "siempre estaba creando sus propias aventuras con mucha imaginación y metía bolas", y ha asegurado que las cartas que enviaban eran de felicitaciones de Navidad.

El juicio, en el que ejercen la acusación las asociaciones de Víctimas del Terrorismo y Dignidad y Justicia, seguirá mañana a las 10 horas en la sede de la Audiencia Nacional en San Fernando de Henares (Madrid) con la declaración de testigos.
Etiquetas


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE