Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Política

​Los partidos políticos dan por amortizada la legislatura

  • El Debate del estado de la Nación puso punto y final al cuatrienio, y la atención se centra ahora en las urnas

​Los partidos políticos dan por amortizada la legislatura

Pedro Sánchez abandona el Congreso tras el Debate del Estado de la Nación.

Efe
0
Actualizada 01/03/2015 a las 12:37
  • Colpisa. Madrid
Hay una extraña sensación que se expande por los pasillos del Congreso de los Diputados y es la de que todo lo que había que decir ha quedado dicho ya. Aún faltan nueve meses para las elecciones generales y la actividad legislativa continuará, según el Gobierno, hasta el último minuto.

En lo político, sin embargo, los partidos han dado por amortizada la legislatura en el Debate del estado de la Nación. Las intervenciones de los principales líderes se convirtieron esta semana en los discursos con los que se presentarán ante los electores para solicitar su confianza.

Y la imposibilidad de pactar las conclusiones del debate puso de manifiesto que es tarde para consensos cuando la batalla ha comenzado y amenaza con ser cruenta en un escenario de incertidumbre y volatilidad. En el hemiciclo ha sonado, en definitiva, el pistoletazo de salida en la carrera electoral y, como anticipaba el socialista Antonio Hernando en el último pleno, sólo queda "esperar a la solemne decisión de los ciudadanos".

Las cartas se han puesto sobre la mesa. Las 105 propuestas de resolución que defendieron el jueves los grupos parlamentarios tras quince horas de confrontación dialéctica, a veces hasta personal, son un ensayo de los programas que ofrecerán las fuerzas políticas en los cinco procesos electorales que el país tiene por delante. Los textos contenían la hoja de ruta y la visión de país de cada una de las formaciones representadas en el Congreso. Pero de todos ellos, únicamente 19 obtuvieron el visto bueno de la cámara. La mayoría absoluta del partido que sustenta al Gobierno permitió que se diera luz verde a las 15 mociones del PP y a cuatro más. Es tanto como decir que los populares tan sólo aprobaron su propio proyecto. Es más, fueron ellos quienes forzaron con el peso exclusivo de sus votos que la cámara instara al Ejecutivo de Mariano Rajoy a continuar por la senda que se marcó al llegar a la Moncloa en 2011.

La próxima vez que esas propuestas sean votadas será ya en las urnas. El resultado de los comicios determinará si la inclinación política de los españoles continúa o no reflejada en el juego de mayorías que hace casi cuatro años pintó un Parlamento bajo la hegemonía del PP, un panorama que ya no recogen los sondeos.

El barómetro que el CIS preparó tras el Debate del estado de la Nación deja patente que el bipartidismo está en cuestión. Los españoles sitúan al jefe del Ejecutivo fuera de la realidad, con escasa sensibilidad hacia los problemas de los ciudadanos y alejado de la moderación política.

Y la mayoría tampoco ve preparado al líder de los socialistas, Pedro Sánchez, para tomar las riendas del país. El tiempo que resta hasta las elecciones generales será, por ello, una valiosa oportunidad para que los grandes partidos comprueben si aún pueden recuperar el pulso de la calle y el espacio perdido desde hace tiempo. Lo que está en juego en este fin de legislatura atípica es su supervivencia.

La crisis económica y la corrupción han colocado en la arena de las expectativas tanto a Podemos como Ciudadanos, las dos cabezas visibles de un fenómeno que se enraíza en el hartazgo de la sociedad y la indignación por el retroceso de un estado del bienestar que se daba por conquistado mientras proliferan los escándalos en la clase política.

Ambas formaciones aspiran a crecer en ese cado de cultivo, copar el centro-izquierda y el centro-derecha del espectro electoral, rediseñar el vigente dibujo de las Cortes y reducir a la mínima expresión a los partidos tradicionales. Esos a los que Pablo Iglesias ha situado en el saco de la 'casta'.

De ello son conscientes no sólo las dos principales fuerzas. También lo saben los grupos minoritarios que han ejercido durante décadas el papel de oposición alternativa a la fórmula en la que PSOE y PP marcaban la agenda política. Son esos partidos, el archipiélago de formaciones como UPyD, Izquierda Unida, Esquerra, BNG o Compromís, los que reivindican su posición en el futuro arco parlamentario y tratan de mantenerse a flote, después de años recurriendo a chapas, camisetas, eslóganes, carteles, concentraciones junto a la puerta de los leones del Congreso y un sinfín de estrategias para no pasar desapercibidos.

Son los mismos que criticaban estos días la actitud de Iglesias al erigirse desde fuera de las instituciones en jefe de la oposición y representante de la mayoría social que reclama cambio. De la misma manera está por ver el lugar que ocuparán los nacionalistas, PNV y CiU, hasta ahora llave de estabilidad mimada por el bipartidismo.

ESTRATEGIAS

Como en las representaciones teatrales, tampoco se llegará a la puesta en escena de los comicios de finales de año sin ensayos ni preestrenos. Las elecciones andaluzas, municipales, autonómicas y catalanas constituirán la antesala de lo que está por venir a nivel nacional y las direcciones de los partidos advierten de que los resultados en cada una de las convocatorias podrán modificar los trasvases de electores y la posición final de los votantes en las generales.

El PP ya ha marcado su estrategia. Rajoy ha decidido jugársela todo o nada a la recuperación económica. A la vista del CIS, su mensaje del Debate del estado de la Nación no llegó ni tan siquiera a quienes le votaron en 2011, pero el presidente aspira a que los ciudadanos acaben compartiendo su percepción de la situación del país frente a los pronósticos "pesimistas y equivocados", como aseguraba el jueves el popular José Antonio Bermúdez de Castro, de una oposición que denuncia ante el jefe del Ejecutivo una España que él no reconoce.

En la sede del partido en la calle Génova, la cúpula del PP señala que el problema es que no se ha sabido transmitir con eficacia que, gracias al Ejecutivo, ya no estamos en el abismo del rescate y que los datos macroeconómicos comienzan a ser positivos, aunque las familias no acaben de percibirlo. Su meta será lograrlo antes de que Rajoy convoque las elecciones generales que, aunque podría retrasar hasta enero, tiene intención de fijar "cuando tocan", entre finales de noviembre y diciembre.

Mientras, el PSOE busca evitar puntos de confluencia con el PP. Las promesas de los socialistas son, según su portavoz parlamentario, "diametralmente opuestas" a las de los populares. Y en esa voluntad de alejarse, y con la seguridad de quien no tiene nada que perder, Pedro Sánchez encontró una vía en el debate de esta semana, en el que, sin embargo, no consiguió despertar la confianza de los ciudadanos.

IU, la tercera formación de ámbito nacional hasta ahora, trata, por su parte, de luchar por no ser fagocitada por la arrolladora locomotora de Podemos. Mismo espectro, similares propuestas, pero distintas caras y currículum. De momento, Alberto Garzón, el cabeza de cartel, consiguió salir reforzado del pleno del Congreso. Los encuestados lo ubicaron lejos de Rajoy o Sánchez, pero frente a ellos logró captar un mayor porcentaje de aprobación a su discurso.

Dirigentes de todos los partidos coinciden, en cualquier caso, en que aún es pronto para anticipar qué ocurrirá. Lo único que tienen claro es que el panorama es cambiante, que nada de lo conocido sirve para elaborar vaticinios y que los grandes estrategas caminan, más que nunca, a ciegas.
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra