INMIGRACIÓN ILEGAL

Un año después del Tarajal: sin culpables y apenas cambios

  • Un total de 15 inmigrantes subsaharianos perdieron la vida intentando atravesar la frontera

Quince rosas blancas depositadas en una concertina colocada ante el Templo de Debod, en Madrid

Quince rosas blancas en una concertina han recordado a los 15 fallecidos hace un año.

EFE
0
Actualizada 06/02/2015 a las 15:43
  • EFE. CEUTA
Hace exactamente un año que la Ciudad Autónoma de Ceuta escribió su página migratoria más triste cuando 15 inmigrantes subsaharianos perdían la vida en la frontera al intentar entrar en la ciudad. Doce meses después, todavía no hay culpables y la situación apenas ha cambiado.

Ceuta despertaba el 6 de febrero de 2014 con un suceso que conmocionó a la sociedad ceutí primero, a nivel nacional en segundo lugar y a la comunidad internacional: una avalancha de unos 250 inmigrantes provocaba la muerte de quince de ellos, la practica totalidad, ahogados.

La ciudad, acostumbrada a vivir con desgracias relacionadas con la inmigración irregular, tenía que digerir la mayor tragedia de su historia entre las críticas por la actuación de la Guardia Civil -lo que dio origen a la polémica sobre las llamadas "devoluciones en caliente"- y el entierro de cinco de los quince inmigrantes que aparecían en playas de Ceuta en los días sucesivos al asalto masivo.

El hallazgo de estos cadáveres en las playas españolas dio origen a que el Juzgado de Instrucción número 6 de Ceuta abriera diligencias y iniciara una investigación, liderada por la jueza María del Carmen Serván.

La recopilación de datos, grabaciones y opiniones todavía sigue sin cerrarse, sobre todo después de que a mediados de diciembre de 2014 la jueza optara por firmar un auto para inhibirse del caso en favor de la Audiencia Nacional.

La jueza entendía que las muertes se habían producido en aguas de Marruecos, por lo que estimaba que carecía de competencia para continuar con la investigación.

Hoy mismo, coincidiendo con el aniversario de la tragedia, el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu ha rechazado la competencia de este tribunal para investigar lo ocurrido y ha devuelto la causa a un juzgado de Ceuta, al entender que corresponde a ese tribunal aún en el "hipotético caso de que quedase acreditado que el resultado, el fallecimiento de los inmigrantes, se produjo en suelo o en aguas marroquíes".

De esa misma opinión era la Fiscalía de Ceuta, que recurrió la inhibición del juzgado de la Ciudad Autónoma.

Un año después, no hay culpables.

Mientras en los juzgados todavía se mueven los papeles de la tragedia, en la frontera del Tarajal, donde ocurrieron los hechos, hoy es un día normal de tránsito aunque en el recuerdo quede ese fatídico 6 de febrero.

"Todo sigue igual. Ahora cualquier actuación se mira más con lupa pero se siguen aplicando los mismos protocolos de siempre y tampoco es que haya más personal", cuenta a Efe un agente del instituto armado.

Precisamente, esta misma opinión es compartida por la Asociación Española de Guardias Civiles (AEGC).

"Los medios siguen siendo los mismos, con pequeños cambios puntuales que son los lógicos, pero sin que estos cambios tengan nada que ver con lo sucedido ese fatídico día", ha comentado la organización en un comunicado remitido a EFE.

Esta organización ha entendido que la situación "sigue siendo la misma porque los guardias prestan servicio en la frontera con dos premisas básicas: una evitar el paso de personas y dos proteger y garantizar los derechos de los inmigrantes".

Mientras tanto, en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) la situación es prácticamente similar a la de hace un año ya que hoy en día hay censados 580 inmigrantes mientras que en 2014 la cifra oficial era de 590 personas, según los datos facilitados a EFE por la Delegación del Gobierno.

Igualmente, coincide con el de hace un año el número de inmigrantes que, según el ente gubernativo, espera en el entorno de la frontera para entrar ilegalmente en Ceuta.

Y tranquilidad no hay en los inmigrantes que esta misma semana han intentado hasta en dos ocasiones entrar. La primera el martes, una iniciativa protagonizada por unos 50 inmigrantes -de los cuales sólo uno lo logró a nado- y la segunda el miércoles cuando unos 180 inmigrantes se aproximaban al vallado y fueron rechazados por Marruecos.

Hoy, por tanto, se cumple un año de una tragedia que sigue sin culpables, con algunos señalados y sin cambios en el fenómeno de la inmigración en una ciudad como Ceuta cuya condición fronteriza con Marruecos la mantienen en el punto de mira de la inmigración irregular. Y eso, sin duda, ni cambia ni cambiará.
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE