Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
POLÍTICA

Bárcenas se ha convertido en una máquina de restar votos al PP

  • Rajoy, quien este sábado no mencionó al extesorero, tratará hoy el tema de la corrupción en la convención nacional del partido en Madrid

Este sábado, en la convención del partido

Este sábado, en la convención del partido

EFE
2
25/01/2015 a las 06:01
  • COLPISA.MADRID
La convención nacional del PP que se celebra en Madrid tiene dos protagonistas, uno de cuerpo presente, José María Aznar, y otro de cuerpo ausente, Luis Bárcenas. Del primero se habla y del segundo se susurra.

La sangría electoral del partido gubernamental tiene muchas causas, los recortes económicos, la crisis, la política antiterrorista, pero también, y no es una razón menor, las acusaciones del extesorero.

El estallido del caso marcó el inicio del declive del PP y el derrumbe de la imagen de Mariano Rajoy. Lo más grave del asunto, se lamentan los populares, es que la dirección no sabe cómo contrarrestar las andanadas de Bárcenas. Este sábado, Rajoy evitó mencionar su nombre y sólo adelantó que trataría el tema de la corrupción este domingo

La queja más extendida por los pasillos y salones del cónclave popular es que digan lo que digan sobre su extesorero tienen perdida la batalla de la credibilidad. "La calle cree a Bárcenas, no a nosotros", confesaba con crudeza un barón autonómico del PP. En ese escenario, la dirección del partido tiene muy difícil articular un discurso convincente. El de la recuperación económica, que era la gran baza de Rajoy, no cuaja, admiten, y mucho menos con un Bárcenas dicharachero, que en sus primeras 24 horas en libertad habló con los medios de comunicación en cinco ocasiones.

El tiempo ha demostrado que los intentos de minimizar sus acusaciones son vanos. Rajoy ganó las elecciones en noviembre de 2011 con el 44,6% de los votos y su imagen estaba en el punto más alto de valoración, 4,8. Fue estallar en el primer trimestre de 2012 el 'caso Bárcenas' y comenzar la debacle, aunque el extesorero no sea la causa exclusiva.

Las expectativas de voto de los populares iniciaron un inexorable descenso y solo en octubre de ese año, según el CIS, ya habían perdido casi diez puntos; con el ingreso en la cárcel del exguardián de la caja estaban ya en 32,5%, y en el último sondeo, en octubre pasado, habían retrocedido hasta el 27,5%, casi 17 puntos menos. El casi aprobado que concedían los ciudadanos al presidente del Gobierno al comenzar su mandato, se transformó en un rotundo suspenso, 2,8, diez meses después. La nota que recibe hoy Rajoy es de 2,3, la más baja de un jefe del Ejecutivo en la historia de la democracia.

Mientras Bárcenas lo negó todo, algo que hizo durante seis meses, fue uno de los suyos. En el momento que decidió tirar de la manta al sentirse abandonado por su partido y encarcelado, en julio de 2013, se convirtió en un apestado mentiroso. Rajoy intentó trazar un cortafuego en una comparecencia en el Parlamento un tórrido 1 de agosto, pero la bola ya era enorme. Salió a la luz el intento de comprar el silencio del hombre de las finanzas, con la patética explicación de la indemnización en diferido de Dolores de Cospedal con la que se triplicó su sueldo hasta los 10.000 euros al mes, y no hizo más que reafirmar el divorcio del votante popular con su partido.

El argumento de que Bárcenas ya no era del PP tampoco sirvió porque lo fue, y el hecho de que extinga una relación no exime de las responsabilidades por lo que ocurrió mientras existió. La negativa de la existencia de una caja B en el partido no cuajó por mucho que se repitiera. Personajes tan poco sospechosos de animadversión hacia el PP como el juez instructor, el fiscal y la acusación particular ejercida por la Abogacía del Estado en representación de Hacienda coincidieron en que está acreditado que el partido llevó durante años una contabilidad en negro.

Las pruebas periciales demostraron que 'los papeles de Bárcenas' no eran un montaje y que salieron de su puño y letra. El relato del PP sobre las andanzas de su extesorero ha hecho aguas por todos lados. Ni uno de sus argumentos sigue en pie. Solo queda por resolver la incógnita de dónde salió el dinero de Suiza.

DONACIONES

Los hechos, además, son tozudos. Con Bárcenas en la custodia de la caja, el partido fue un imán para las donaciones ya fueran las reflejados en la contabilidad legal como en la opaca. A partir de 2010, cuando se fue al estallar el 'caso Gürtel', llegó la sequía. El PP pasó de recaudar entre tres y cinco millones en aportaciones legales entre 2001 y 2007, muchas de ellas entregas en negro troceadas para ue pudieran reflejarse en las cuentas oficiales, a ingresar apenas 600.000 en 2010.

Pero no ha sido solo la credibilidad del PP lo que se ha hecho añicos. Las relaciones internas también se han deteriorado. Muchos barones territoriales del partido no alcanzan a entender los días de vino y rosas que se vivieron en Madrid mientras ellos apechugaban con estrecheces. Sin necesidad de irse a la periferia, las revelaciones de Bárcenas son en buena medida las culpables del distanciamiento entre la secretaria general del partido y la vicepresidenta del Gobierno. Dolores de Cospedal encajaba como puñaladas los silencios de Soraya Sáenz de Santamaría cada vez que era interrogada sobre el asunto.

El partido se siente atrapado en un laberinto. Bárcenas acusa a Rajoy y el presidente del Gobierno calla o responde con evasivas y argumentos derrotados. La película de los ciudadanos es que el extesorero es un delincuente, pero no miente. El PP no sabe por dónde salir a cuatro meses de unas elecciones territoriales y a diez de unas generales.
Selección DN+


  • Rex
    (25/01/15 11:40)
    #2

    Hoy más que nunca dijo..
    Que clase de persona hoy mas que nunca apoya a políticos corruptos?

    Responder

  • Hoy más que nunca
    (25/01/15 09:14)
    #1

    PP

    Responder


Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra