Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Casa Real

La negación de don Juan Carlos a la prueba sería un indicio de paternidad

  • Algunas sentencias civiles sobre filiación dan la razón al demandante, que debe aportar más pruebas documentales

El Rey Don Juan Carlos.

Don Juan Carlos

EFE
3
Actualizada 16/01/2015 a las 13:56
  • Colpisa. Madrid
El Tribunal Supremo ha establecido en algunas sentencias consultadas sobre demandas de filiación que negarse a realizarse la prueba de paternidad revela un indicio importante para reconocer el pretendido parentesco del demandante. Esta es la tesis que sigue la Sala de lo Civil cuando se dan estos supuestos y que viene al caso después de que este miércoles se admitiera una demanda de paternidad contra el rey Juan Carlos, que tiene veinte días para pronunciarse sobre la realización de la prueba, tal y como reclama en su escrito la ciudadana belga Ingrid Sartiau.

Según la sala, la realización de la prueba genética no puede ser impuesta contra su voluntad a ningún ciudadano. Esa negativa unida a la ausencia de convivencia entre demandante y demandado revela "un valioso indicio" conducente al reconocimiento de una presunción "seu iudicis", que lleva a la apreciación de la certeza de la pretendida paternidad.

En una situación de confrontación entre intereses públicos y privados, no deben primar los últimos y menos permitir que el interés particular del demandado haga prácticamente inefectiva la finalidad de una norma que tiende al logro de la verdad y al reconocimiento de los derechos de un tercero, señala la sala en algunos sentencias sobre este asunto.

A la negativa del demandado a someterse a las pruebas de paternidad, añaden los magistrados del Supremo, hay que acompañar un mínimo principio probatorio. Por ejemplo es importante destacar las declaraciones juradas acompañadas con la demanda como prueba documental. Así, si la parte demandada no las impugna implicaría tácitamente que estaba reconociendo su contenido.

PRETENSIÓN DE SARTIAU 

En el caso de la demanda contra don Juan Carlos, la pretensión de Ingrid Sartiau desde que inició la vía judicial para reclamar la paternidad, según sostiene su abogado -Jaume Pararols-, es el mero reconocimiento filio-parental, pero en el caso de demostrarse que la ciudadana belga, efectivamente, es hija del anterior jefe de Estado, la Casa Real se encontraría en una situación más que comprometida, y eso descontando que la ciudadana belga no tiene aspiraciones de ocupar un puesto (le correspondería el undécimo) en la línea de sucesión al trono.

Ingrid Sartiau, siempre en el caso de que se demuestre que es hija biológica de don Juan Carlos, tendría los mismos derechos civiles que el resto de sus hermanos, pero el hecho de que ya no sea el cabeza de la Familia Real la apartaría de cualquier posibilidad de reclamar pertenencias de la Corona, de la que en ningún caso formaría parte, como ocurre ahora mismo con las infantas Elena y Cristina.

Tampoco recibiría tratamiento especial alguno. Ingrid Sartiau sería una ciudadana más, con la diferencia de que su padre fue rey de España durante casi cuatro décadas. Sirva como ejemplo el caso de los hijos reconocidos, fuera del matrimonio, del príncipe Alberto de Mónaco, quienes, llegado el momento, se beneficiarán de la herencia económica de su padre, pero que carecen de papel institucional dentro del Principado.

Mientras el caso de Sartiau continúa en el Supremo, Albert Solá, cuya causa desestimó el alto tribunal, ya anunció que tiene la intención de acudir al Tribunal de Estrasburgo con todas las pruebas aportadas para que la Justicia europea decida qué hacer.
Selección DN+


  • Josefo
    (16/01/15 15:48)
    #3

    RG dijo..
    ..hasta completar el futbolín de palacio.

    Responder

  • Josefo
    (16/01/15 15:44)
    #2

    Antaño, se decía que nunca dijeras que ese cura no es tu padre. Hoy, tendremos que decir que nunca digamos que ese Rey no es tu padre. ¡Pero, vamos! Aquí, uno, seco de Celibato por alcanzar la luz divina y milagro de aguantarla muerta de asco para gloria del cielo, mientras otros ¡dale que te dale! sin parar y llevándose las perras en la tierra. No es justo.

    Responder

  • RG
    (16/01/15 08:30)
    #1

    Le van a salir más enanitos que a Blancanieves!

    Responder


Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra