Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Política

PP y PSOE descartan que el escenario político griego se repita en España

  • Sostienen que la situación "no es extrapolable", pero los dos partidos mayoritarios y Podemos tienen una intención de voto similar

PP y PSOE descartan que el escenario político griego se repita en España

Alexis Tsipras, aspirante a jefe de gobierno de Grecia por el partido Syriza

afp
0
Actualizada 30/12/2014 a las 23:04
  • Colpisa. Madrid
Los dos grandes partidos mayoritarios coinciden en que el escenario político en Grecia con Syriza, un partido de izquierda radical favorito en las encuestas para las elecciones del 25 de enero, no se puede reproducir en España con Podemos. "No es extrapolable", afirman con rotundidad populares y socialistas. Los estudios demoscópicos indican, sin embargo, que la situación se puede reeditar porque PP, PSOE y Podemos se disputan la primacía política y la posibilidad de acuerdos entre ellos es remota.

Ni Podemos, a diferencia de Syriza, es el favorito para ganar las elecciones ni el PSOE, a diferencia del Pasok, está hundido en el 5% ni el PP, a diferencia de Nueva Democracia, está agotado. Populares y socialistas aportaron sus argumentos para negar que existan puntos de coincidencia entre el escenario político de Grecia y España. Pero ambos partidos también admiten que siguen con interés la evolución de los acontecimientos en Atenas porque la irrupción de los partidos de Alexis Tsipras y de Pablo Iglesias sí es un elemento común que invita a las comparaciones.

PP y PSOE comparten que tanto un triunfo como una derrota de Syriza tendrá su reflejo en el apoyo a Podemos. Una victoria acompañada de un derrumbe de la economía griega con las consiguientes secuelas en la eurozona enfriaría las expectativas del partido de Iglesias en España. Del mismo modo que una derrota de Syriza sería un revés para Podemos. Solo un triunfo de Tsipras sin convulsiones económicas, que es la hipótesis menos probable, tendría efectos benéficos para el partido de Iglesias.

Este es el análisis a grandes rasgos que hacen los dos partidos mayoritarios, cuyos portavoces aseguraron con tozudez que la situación en Atenas no se va a repetir en España, algo que ya apuntó Mariano Rajoy en su comparecencia del pasado viernes. El número dos del PSOE, César Luena, indicó que es inimaginable la reedición de un escenario "político, electoral o institucional similar al griego" porque lo que ha ocurrido en ese país "no le puede pasar a la sociedad española". El secretario de Organización de los socialistas tampoco contempla que Podemos vaya a gobernar tras las próximas elecciones porque, a se juicio, en el espacio de la izquierda la fuerza hegemónica es el PSOE.

El secretario general del grupo popular en el Senado, Antolín Sanz, apuntó que la diferencia sustancial entre ambos países es que Grecia "no ha podido salir de la crisis" y una consecuencia de ello es el inestable panorama político. Además, añadió, en España existe la variable de "una gran coalición" entre PP y PSOE que daría la mayoría suficiente para gobernar.

COSA DE TRES

Pero los argumentos de populares y socialistas tropiezan con las predicciones que hacen las encuestas, tanto las oficiales del CIS y de organismos autonómicos como las privadas de medios de comunicación, que dibujan un panorama coincidente con el PP en caída, aunque aún retiene la primera posición en intención de voto, un PSOE con una leve recuperación que se acerca y Podemos, que tras un fulgurante arranque muestra síntomas de cierto estancamiento. Con este cuadro, ningún partido obtendría la mayoría absoluta en unas elecciones generales y por primera vez desde la recuperación de la democracia el acceso a la Moncloa sería cosa de tres.

La investidura, además, no la tendría asegurada nadie, y aunque el PP reitera sus invitaciones a los socialistas a pactar, estos las desoyen, al menos por ahora. Podemos, por su parte, descarta sin matices la posibilidad de llegar a acuerdos con los partidos de "la casta". Así las cosas nadie pactaría con nadie y la investidura exige mayoría absoluta a la primera, que sería imposible, y mayoría simple a la segunda, que con este panorama también sería inviable porque ninguna fuerza recogería más votos a favor de su candidato que en contra. En ese caso, la Constitución prevé la repetición de las elecciones en dos meses.
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra