Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Podemos

Lleno a reventar y miles de personas fuera del polideportivo

El eurodiputado fue recibido al grito de "Pablo, queremos un hijo tuyo" y "presidente, presidente"

  • COLPISA. BARCELONA
Publicado el 22/12/2014 a las 06:00
Como en los grandes conciertos de rock, media hora antes del inicio del acto, ya no cabía ni un alfiler en el pabellón del Valle de Hebrón en Barcelona. No es el auditorio de más aforo de la capital catalana, pero que Pablo Iglesias lo reventara en su primera visita a Cataluña da una muestra de que el fenómeno Podemos también ha calado a fondo en Cataluña. Algo que inquieta sobremanera al independentismo, que mira con bastante recelo y no cierto temor el discurso de la formación morada.

Las comparaciones siempre son odiosas, pero, por ejemplo, en ese mismo recinto, el PSC sudó tinta en mayo para llenar en su mitin central de campaña para las europeas, en el que se dieron cita pesos pesados como el primer ministro francés, el barcelonés Manuel Valls, el expresidente Felipe González o el que era candidato socialista a la Comisión Europea, Martin Schulz.

Podemos no sólo colgó el cartel de no hay billetes y logró congregar a unas 3.000 personas, completando el aforo, sino que unas 2.500 personas se quedaron en la puerta. Viendo el éxito de convocatoria, no es descabellado pensar que para próximas citas los dirigentes de Podemos incluso podrían plantearse empresas más ambiciosas, como llenar el pabellón del Joventut, en Badalona, con aforo de 8.000, o incluso el mítico Palau Sant Jordi, aunque eso ya son palabras mayores, porque completar el Sant Jordi es sinónimo de estar a las puertas de alcanzar la Moncloa.

El caso es que una parte del electorado catalán tenía interés de ver a Pablo Iglesias en directo, aunque también curiosidad de gente que nunca le votará, y esas ganas se notaron desde que tomó el micrófono. "Pablo, queremos un hijo tuyo", gritaron dos mujeres de unos 35 años desde el fondo de la grada. Iglesias respondió con unos cuantos guiños a Cataluña, como referencias al escritor Manuel Vázquez Montalbán, o acabar el mitin (lo hacen siempre) cantando L'Estaca, de Lluís Llach, un tema algo trasnochado aunque representativo de la lucha antifranquista en Cataluña.

Las pancartas de Santa Coloma de Gramanet, Montornès del Vallès, Sabadell o Cerdanyola, localidades todas ellas en Barcelona, dibuja el perfil sociológico de los asistentes, habitantes del área metropolitana, la que sufre más la crisis y el paro galopante. Mientras un público entregado al verbo ácido de Iglesias gritaba "presidente, presidente" o "sí se puede", representantes del PSC, Iniciativa o Esquerra miraban con una cierta envidia en la primera fila. El expresidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, ahora en la órbita de Esquerra, también se dejó ver en un mitin, filmado por el director Fernando León de Aranoa.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones