Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
POLÍTICA

La crisis institucional lastra la estrategia triunfalista de Rajoy

  • ​Ningún Gobierno ha tenido que soportar una revuelta en la justicia con la dimisión del ministro y del fiscal general en menos de tres meses

Mariano Rajoy, en el Senado.

Mariano Rajoy, en el Senado.

EFE
3
Actualizada 20/12/2014 a las 23:21
  • colpisa. madrid
Mariano Rajoy esperaba que el último tramo del año fuera la rampa de lanzamiento de su Gobierno y del PP gracias a los datos de la recuperación económica, pero se ha convertido en un camino a los infiernos con una crisis institucional que no amaina. El jefe del Ejecutivo ha comprobado que sus mensajes triunfalistas, como el de que la crisis es historia, además de no cuajar, se han visto opacados por una crisis sin precedentes en la justicia con la dimisión del ministro del ramo y el fiscal general en menos de tres meses, junto a una inédita carta de los jueces del Supremo para pedir al Ejecutivo que no se entrometa en sus asuntos.

Era quizá el flanco más inesperado para Rajoy. El mundo de las togas, mayoritariamente conservador, nunca había sido beligerante con el PP a diferencia de su actitud con los socialistas, a los que organizaron dos históricas huelgas en tiempos de José Luis Rodríguez Zapatero. La estabilidad en la justicia se daba por supuesta con un Gobierno de Rajoy, hijo de magistrado y de familia versada en leyes. Pero los recortes económicos que impidieron cumplir las promesas de mejoras humanas y materiales, y unos requiebros políticos que hicieron fosfatina el programa de los populares han convertido la justicia en un terreno minado para el Gobierno.

Ningún jefe del Ejecutivo ha tenido que pasar por el trago de la dimisión del ministro de Justicia y del fiscal general del Estado en menos de tres meses, y en ambos casos por desacuerdos políticos. No hay precedentes de renuncias de semejante calado. Los titulares de Justicia, con la excepción de Mariano Fernández Bermejo, que dimitió en 2009 tras participar en una rocambolesca cacería con el juez Baltasar Garzón y mandos policiales en los albores del 'caso Gürtel', no dejan sus cargos por motivaciones políticas.

Tampoco los fiscales. Los antecesores de Eduardo Torres-Dulce, Jesús Cardenal estuvo seis años al frente del Ministerio Público con el Gobierno de José María Aznar, y Cándido Conde-Pumpido, ocho con José Luis Rodríguez Zapatero. Tiene que haber razones de mucho peso para que un fiscal general deje colgado al Gobierno, apuntaba un magistrado del Supremo tras conocer la marcha de Torres-Dulce, que alegó razones personales pero que estaba harto de "las sugerencias y opiniones" que le llegaban desde los despachos gubernamentales.

El detalle que convirtió en migraña el dolor de cabeza gubernamental con la justicia fue la carta que enviaron 13 de los 18 jueces de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo al presidente del Poder Judicial, Carlos Lesmes, para que reclamara a Rajoy que cesaran las intromisiones del Ejecutivo en las decisiones judiciales, en este caso concreto en las excarcelaciones de presos de ETA. Tampoco hay antecedentes de un gesto de enfado similar en el tribunal de la plaza de la Villa de París.

EN PIE DE GUERRA

El propio Lesmes recibió la misiva en medio de la enésima escaramuza con los vocales del Consejo del Poder Judicial, divididos una vez más entre conservadores y progresistas, pese a la promesa electoral del PP de acabar con esa división con una reforma de la ley que nunca se materializó. Esa fractura impidió renovar esta semana las comisiones del órgano de gobierno de los jueces, entre ellas la estratégica comisión permanente que dirime los nombramientos y la cobertura de vacantes.

Pero no es solo en los estratos más altos donde se expresa el malestar con el Ejecutivo. Los procuradores y los abogados están en pie de guerra desde la entrada en vigor del incremento de las tasas judiciales, que además de dificultar el acceso de los ciudadanos a los tribunales ha disminuido la carga de trabajo de estos dos colectivos. También los jueces, desde los de primera instancia a los de las más altas, se han sentido ignorados por el Gobierno en reformas tan determinantes para su labor como la de Enjuiciamiento Criminal o la del Código Penal.

"Qué nos está pasando". Se quejaba esta semana un veterano diputado del PP con escaño desde los tiempos de Aznar. No son solo los dardos de los socialistas, normales en la dialéctica entre Gobierno y oposición, -hoy mismo el líder del PSOE, Pedro Sánchez, acusó al Ejecutivo de Rajoy de "contaminar las decisiones judiciales e intervenir en el poder judicial"- es que dentro de las filas del partido gubernamental reina el estupor por la crisis institucional abierta en la justicia.
Selección DN+


  • Ocianeriple
    (21/12/14 13:16)
    #3

    Sr. Rajoy. Usted no quiere bajarse de la nube en la que viaja por el tiempo. No se entera de que lo están abandonando sus mejores aliados, y eso le pasa porque ya no pueden soportar tanto mal hacer. Usted no se entera por que solo piensa en las próximas, y eso lo está llevando al fracaso total. Hay un pueblo que sufre, y usted no quiere verlo, ni ayudarle. Usted lo pagará.

    Responder

  • RG
    (21/12/14 11:39)
    #2

    Con la justicia: siempre ha sido así; hasta que de vez en cuando alguien pega el grito!. Que a nadie le salga a mal si hay mil gramos en un kilo!.

    Responder

  • isidro
    (21/12/14 07:13)
    #1

    No es la crisis la que le lastra. Es su visión electoralista ajena a la realidad. Se puede torear de mejor manera, pero él no ha aprendido, Desde el Pretige, torpeza tras torpeza, se llegó a creer que ganaba las elecciones por su agudeza, cuando la realidad es, que las tonterás de Zapatero le pusieron el triunfo en bandeja.

    Responder


Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra