Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Política

España, un país sin cultura de coalición de gobiernos

  • España, a diferencia de los grandes países europeos, nunca ha tenido gobiernos formados por dos o más partido, tan sólo pactos

0
07/12/2014 a las 06:00
  • Colpisa. Madrid
España siempre ha tenido gobiernos monocolores en las últimas cuatro décadas. O ha gobernado la UCD o el PSOE o el PP, pero siempre en solitario. A lo sumo que se ha llegado en materia de acuerdos ha sido a entendimientos para que fuerzas minoritarias, casi siempre nacionalistas, dieran apoyo parlamentario al gobernante de turno.

Una tradición que puede romperse en las próximas elecciones legislativas, en las que se prevé que nadie logrará la mayoría absoluta y además el que gane se quedara lejos de ella, de modo que el respaldo de las fuerzas minoritarias puede ser insuficiente para gobernar.

El debate sobre la gran coalición de PP y PSOE en 2015 ha puesto sobre el tapete la incultura española para formar gobiernos con más de un partido. Ha sido posible en las comunidades autónomas, pero nunca en el Ejecutivo central.

Hay quien dice que esta incapacidad es fruto de las enconadas enemistades que se generaron a partir de la transición. Pero también es cierto que ha habido hasta cinco mayoría absolutas en las once elecciones generales celebradas que hicieron innecesario el pacto, y en las seis que no se alcanzó los resultados del ganador han sido tan próximos que con el apoyo en las Cortes de uno o dos minoritarios fue suficiente para garantizar la estabilidad.

No siempre ha sido así. Durante la Segunda República y en los reinados de Alfonso XII y XIII en el siglo pasado se formaron gobiernos de coalición, incluso con más de dos partidos, aunque casi siempre fueron turbulentos y de corta duración. La experiencia, en este sentido, es mala consejera.

Pero es buena si se mira lo que ocurre en los grandes países europeos. Alemania tiene una consolidada tradición de coalición entre democristianos y socialdemócratas, y entre estos y los liberales o los verdes; en Italia durante la década de los ochenta y buena parte de los noventa gobernó un 'pentapartito' de democristianos, liberales, socialistas, socialdemócratas y republicanos; en Francia las derechas y las izquierdas se han coaligado para gobernar; y en el Reino Unido ahora forman parte del Ejecutivo de David Cameron 'tories' y liberales. Es decir, se han consumado alianzas entre fuerzas de la misma familia ideológica, pero también de opuestas.

En España, sin embargo, todos los que se han sentado en el Consejo de Ministros desde 1977 eran del mismo equipo, a lo sumo había independientes, pero con alta afinidad ideológica con el partido del presidente del Gobierno. Adolfo Suárez no tuvo mayoría absoluta en ninguno de sus dos mandatos, pero en el primero, la legislatura constituyente, la redacción de la Carta Magna hizo innecesaria otro tipo de alianzas. El segundo fue un pequeño infierno para el político centrista, que gobernó en solitario, en minoría, y lo pagó.

LOS PRIMEROS PACTOS

Felipe González encadenó mayorías absolutas en 1982, 1986 y 1989, solo en 1993 se encontró ante la disyuntiva de tener que pactar con IU o con los nacionalistas. El líder del PSOE, pese a las presiones de su partido para sellar una alianza de la izquierda, optó por entenderse con CiU y, en menor medida, con el PNV. Los acuerdos fueron parlamentarios sin ministros nacionalistas, aunque el convergente Miquel Roca coqueteó con alguna cartera hasta que Jordi Pujol cercenó de raíz tal posibilidad. Incluso los nacionalistas vascos recibieron alguna oferta en ese sentido, en concreto el Ministerio de Industria, pero tampoco cuajó.

Aznar tuvo que hacer lo propio en 1996. Selló el 'pacto del Majestic' con CiU en el hotel barcelonés del mismo nombre, alcanzó un acuerdo también con el PNV de Xabier Arzalluz y hasta con Coalición Canaria. Pero tampoco hubo coalición gubernamental. Aznar se rodeó de ministros del PP tanto en su primera legislatura como en la segunda, en esta con más razón porque disfrutó de mayoría absoluta.

José Luis Rodríguez Zapatero gobernó siempre en minoría en sus dos legislaturas. Puso en marcha la geometría variable, una fórmula para pactar los proyectos legislativos según con qué partido en función de la materia de que se tratase. Así acordó con IU las cuestiones sociales, y con CiU y PNV, las medidas económicas. Incluso Esquerra Republicana fue invitada a la mesa de las alianzas.

Esa estrategia, sin embargo, le acarreó más de un disgusto parlamentario. A pesar de su posición minoritaria, nunca se planteó un gobierno de coalición, aunque de nuevo hubo amagos con CiU, en esta ocasión con Josep Antoni Duran Lleida.

Mariano Rajoy ni se planteó compartir el poder gracias a la potente mayoría absoluta que obtuvo el 20 de noviembre de 2011. Pero el escenario puede cambiar en la próximas generales. Lo habitual desde la restauración de la democracia era que entre los dos partidos mayoritarios cosecharan el 70% y hasta el 80% de los votos en las citas con las urnas, pero a en las elecciones europeas de mayo pasado la suma de PP y PSOE se quedó por debajo del 50% de los votos. Una votación que se puede repetir el próximo año, máxime con la irrupción en escena de Podemos. Con esos resultados, la coalición de los dos grandes formará parte de las negociaciones, por mucho que ambos descarten ahora esa hipótesis de trabajo.
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra